Branding

La palabra branding significa en ingles "marcar con hierros candentes o fuego". De ahí que la técnica busca realizar una quemadura con metales ardientes de diferentes formas o fuego directo con el objeto de marcar la piel con fines ornamentales.

El branding es un método muy similar a cómo se marca a un ganado, es una forma -la más rudimentaria de todas- de inscribir en la piel diseños indelebles; es la quemadura sin anestesia, el suplicio voluntario en aras de una nueva estética corporal.

Antiguamente, los esclavos africanos eran marcados con este tipo de técnica por sus patrones para identificarlos como de de propiedad, tal y como se marcaba también al ganado.
A juicio de la dermatóloga Hilda Rojas, presidenta de la Sociedad de Dermatología de Chile, el branding "es aún algo muy nuevo". Agrega que "el branding no es sacable. La podrás atenuar, pero no borrar, siempre vas a tener una cicatriz sobre la piel".

Con la técnica del branding existen mayores riesgos de contraer un virus, debido a que al ser una quemadura autoprovocada, en la que se evita la cicatrización de la piel por al menos un mes, raspando o escobillando la incipiente costra que se forme, la herida permanece abierta por un tiempo más prolongado con el consiguiente peligro de infección.