Volver al inicio
Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.

Los principales puntos del acuerdo

Los jefes de los equipos negociadores de ambos países estrechan sus manos frente a monseñor Casaroli.

Además de resolver las controversias limítrofes australes que hasta el minuto existían entre Chile y Argentina, el Tratado de Paz y Amistad sentó las bases para que ante todo conflicto que pueda surgir entre ambas naciones se anteponga el diálogo como solución.

Así lo estipula el texto del acuerdo que comienza afirmando que ambas naciones “reiteran solemnemente su compromiso de preservar, reforzar y desarrollar sus vínculos de paz inalterable y amistad perpetua”.

Además queda estipulado que “las Partes celebrarán reuniones periódicas de consulta en las cuales examinarán especialmente todo hecho o situación que sea susceptible de alterar la armonía entre ellas, procurarán evitar que una discrepancia de sus puntos de vista origine una controversia y sugerirán o adoptarán medidas concretas tendientes a mantener y afianzar las buenas y relaciones entre ambos países”.

El tratado obliga a las partes a buscar siempre soluciones pacíficas a las diferencias, cualquiera sea la naturaleza de éstas, y a adoptar las medidas adecuadas para mantener las condiciones generales de convivencia y evitar que la controversia se agrave.

De hecho, en su artículo 4, el acuerdo sostiene que “las Partes se esforzarán por lograr la solución de toda controversia entre ellas mediante negociaciones directas, realizadas de buena fe y con espíritu de cooperación”.

Además agrega que “si, a juicio de ambas Partes o de una de ellas, las negociaciones directas no alcanzaren un resultado satisfactorio, cualquiera de las Partes podrá invitar a la otra a someter la controversia a un medio de arreglo pacífico elegido de común acuerdo”.

La foto muestra las firmas que sellaron el acuerdo el 29 de noviembre de 1984.

En cuanto a la delimitación marítima, el tratado estipula en detalle el límite entre las respectivas soberanías sobre el mar, suelo y subsuelo de la República Argentina y de la República de Chile en el Mar de la Zona Austral.

Además sostiene que las Zonas Económicas Exclusivas de la República Argentina y de la República de Chile se extenderán respectivamente al Oriente y al Occidente del límite descrito.

En lo que respecta a uno de los puntos más discutidos durante la negociación, ambos países acordaron que en el término oriental del Estrecho de Magallanes, determinado por Punta Dúngenes en el Norte y Cabo del Espíritu Santo en el Sur, el límite en sus respectivas soberanías será la línea recta que una el “Hito Ex-Baliza Dungeness”, situado en el extremo de dicho accidente geográfico, y el “Hito I Cabo del Espíritu Santo” en Tierra del Fuego.

El acuerdo precisa también que las Partes se reconocen mutuamente las líneas de base rectas que han trazado en sus respectivos territorios.

En relación con la Cooperación Económica e Integración Física, el acuerdo estipula la creación una Comisión Binacional de carácter permanente, encargada de promover y desarrollar iniciativas, entre otros, sobre sistema global de enlaces terrestres, habilitación mutua de puertos y zonas francas, transporte terrestre, aeronavegación, interconexiones eléctricas y telecomunicaciones, explotación de recursos naturales, protección del medio ambiente y complementación turística.

< Anterior