Volver al inicio
Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.


Jurista argentino Marcelo Delpech:

"EL TRATADO DE PAZ ES JUSTO Y EQUITATIVO"

"Una guerra no podía ser aceptable por argentinos ni chilenos".

Por Mónica Cerda, La Segunda, 6 de agosto de 2004.

Su contraparte, con quien mantuvo conversaciones de días enteros, y otros miembros de la delegación chilena, considera que el jurista Marcelo Delpech fue clave en el resultado de la negociación. "De mucho nivel, salvó el prestigio de sus colegas argentinos", dice de él Helmut Brunner. A nosotros nos ayudó a ubicar a los otros actores de allende Los Andes, que lamentablemente en su mayoría no respondió -entre ellos Alfonsín y Caputo. En la Mediación papal entre Chile y Argentina entró a participar en la recta final del proceso. Desempeñaba el cargo de Consejero Legal de la cancillería trasandina desde mediados de 1982 y posteriormente fue designado subsecretario de Asuntos Australes y Limítrofes.

- ¿Cómo veía entonces el diferendo?
- Se trataba de un diferendo muy antiguo, complicado y que afectaba la sensibilidad política en ambos países.

- ¿Qué tan cerca cree Ud. estuvimos de la guerra?
- Todavía sigo pensando que una guerra entre nuestros dos países no podía ser aceptable por chilenos ni argentinos.

- ¿Argentina no habría invadido las islas del Beagle, tal como lo hizo con Las Malvinas, como temían en Chile?
- Son dos cuestiones totalmente diferentes. El tema del Canal de Beagle provenía de un tratado de límites y sus distintas interpretaciones. Las islas Malvinas son territorio argentino usurpado con violencia por los británicos en 1833.

"Importantes diferencias entre el Tratado y el Laudo"

- ¿Por qué cree Ud. que fue el gobierno democrático el que se allanó a una solución, que tampoco le parecía la mejor, dado que confirmaba el Laudo arbitral declarado nulo?
- El gobierno argentino no se allanó ni reconoció el Laudo que se declarara nulo. Menos aún podía considerar que el Tratado de Paz y Amistad implicaba la confirmación del Laudo nulo. Por el contrario, el Tratado contiene importantes diferencias en relación al Laudo.

- ¿Como cuáles?
- Todo el tema de la delimitación marítima que no contempla el Laudo nulo.

- ¿Qué importancia le asigna a la empatía recíproca que se dio entre usted y el jefe de la delegación chilena en el logro del acuerdo?
- Una especial importancia. Creo que con el general Videla compartimos el mismo concepto de patriotismo, seriedad y honestidad.

- ¿Hubo algún momento difícil que le haya tocado vivir en la mediación?
- Durante el período en el que actué no existieron momentos demasiado críticos.

- ¿Qué sintió el 18 de octubre de 1984 cuando firmó y recibió del Cardenal Casaroli el acuerdo que luego sería Tratado?- Una gran alegría. Tengo la convicción que el Tratado satisface los intereses esenciales de ambos países pues es justo y equitativo.

- ¿Y qué vigencia tiene hoy, a veinte años, teniendo en cuenta los últimos desencuentros por la crisis del gas?
- Estoy convencido que el Tratado de Paz y Amistad regirá para siempre las relaciones entre Chile y Argentina. La llamada crisis del gas es sólo un epifenómeno que no creo tenga larga duración. El problema energético en Argentina ha sido encarado seriamente. Con esfuerzo y buena voluntad recíprocos, pronto se encontrará una solución aceptable.