Tour: Stybar gana en un final perturbado por una caída del líder Martin, Nibali y Quintana

El alemán y maillot amarillo llegó muy maltrecho a la meta, por lo que se pone en duda su continuidad en la carrera.

09 de Julio de 2015 | 13:17 | EFE
LE HAVRE, Francia.- El checo Zdenek Stybar (Etixx) aprovechó el desorden provocado por una caída en el último kilómetro de la etapa para lograr la victoria en Le Havre en la sexta jornada del Tour de Francia, por delante del eslovaco Peter Sagan (Tinkoff).

El maillot amarillo, el alemán Tony Martin (Etixx), provocó una caída en el último kilómetro en la que se vieron afectados entre otros, el italiano Vincenzo Nibali (Astana), vencedor del año pasado, y el colombiano Nairo Quintana (Movistar), segundo de 2013.

Aunque la caída no tendrá consecuencias en la general, puesto que se produjo en el último kilómetro (se respeta el mismo crono si la caída se produce durante los últimos tres kilómetros), el líder atravesó la línea de meta con la mano en el hombro, lo que hace tener dudas sobre su continuidad.

Quintana, con la mano ensangrentada, no parece tener problemas, mientras que Nibali entró en Le Havre sin problemas aparentes.

La caída impidió que se formara un "sprint" clásico, circunstancia que aprovechó Stybar, un especialista en clásicas de 29 años, procedente del ciclocross, donde fue tres veces campeón del mundo.

El ciclista del Etixx, ganador de una etapa en la Vuelta a España en 2013, mostraba una sonrisa que contrastaba con la cara de preocupación de su compañero de equipo, el alemán Martin.

Sagan firmó su decimocuarto segundo puesto en el Tour de Francia, el tercero en esta edición.

La etapa fue más tranquila que en las últimas jornadas y estuvo marcada por una fuga de tres ciclistas, el eritreo Daniel Teklehaimanot, primer negro africano en participar en el Tour de Francia, el francés Perrig Quemeneur, el Europcar, y el belga Kenneth Van Bilsen, del Cofidis, que pasaron fugados casi toda la jornada.

Eso permitió a Teklehaimanot, rey de la montaña en la pasada Dauphiné, lograr tres puntos en la clasificación de la montaña y arrebatar el maillot a puntos rojos al español Joaquim "Purito" Rodríguez. Algo inédito e histórico en la ronda gala.

Jornada de "sprint"

El diseño de la séptima etapa del Tour parece hecho para que haya una nueva llegada agrupada entre Livarot y Fougeres, con 190,5 kilómetros totalmente planos, última oportunidad de la primera semana de un final al "sprint".

Una única dificultad montañosa puntuable, la cota de Canapville, a 12,5 kilómetros de la salida, rompe el perfil plano de la etapa, protegida además del viento, lo que deja poca duda a que el final se lo disputarán los velocistas.

No será una llegada limpia, puesto que la recta final apenas tiene 90 metros, lo que convertirá en una batalla táctica de colocación la preparación del "sprint".

Una última etapa de tranquilidad para los favoritos antes de que el Tour ascienda el sábado al Muro de Bretaña y, al día siguiente, deje la general vista para sentencia con la contrarreloj por equipos antes de que tras la primera jornada de descanso llegue la alta montaña.
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores