La dramática confesión de Ignacio Casale: Duro "bajón sicológico" lo tuvo al borde del retiro

El único piloto chileno campeón del Rally Dakar habló con Emol de un episodio hasta hoy desconocido en su promisoria carrera en el deporte tuerca.

13 de Septiembre de 2015 | 11:18 | Manuel Rojas, Emol

Vea la dramática confesión

SANTIAGO.- "Uno en estas entrevistas debe soltarse, tratar de hablar cosas que a la gente le importan. Siento que a la mayoría poco le interesan los resultados, más quieren conocerte a ti, escuchar algo más atractivo", se argumenta Ignacio Casale, el único piloto chileno en la historia que ha ganado el Rally Dakar. Lo hizo en cuadriciclos.

¿Y qué crees tú que quiere saber la gente de ti?

(Medita a la vez que camina y mira hacia abajo, hacia la tierra, esa misma que deja atrás cada vez que se sube a una moto.) "Hay algo que no he hablado nunca y que quizás sería bueno contarlo, tal vez a la gente le interesa".

A ver ¿Qué es eso?

"Pensé en retirarme", lanza y mira a los ojos como buscando respuesta a su afirmación, centrando luego su mirada en los cerros que adornan la escena de la entrevista.

¿Retirarte? La pregunta lleva un doble tono de interrogación, por lo potente de la frase que el ganador del último Atacama Rally en quads acaba de lanzar.

(Respira hondo, muy profundo y se larga.) "La vida del deportista es muy dura, sobre todo el del mundo motor, porque tienes que hacer de todo, de mecánico, cocinarte, viajar solo al norte. El año pasado en enero del 2014 gané el Dakar, fue todo exitoso hasta mediados de año cuando tuve una lesión y debí operarme. No llegué bien preparado físicamente con la fuerza necesaria para correr el Dakar siguiente, eso me produjo un bajón sicológico importante".

Casale corrió el Dakar 2015 y no fue como el anterior. Debió dejar la competencia en la décima etapa y eso ahondó aún más su crisis, se le ponía cuesta arriba el ánimo de continuar, casi con más obstáculos que las propias dunas que debe sortear cada vez que está en carrera.

"Después de ese Dakar pensé en el retiro. Fue el período de febrero, marzo. Quería dejar la actividad de las motos por un tema de salud mental, quería estar más tranquilo, estaba muy metido en las motos, entrenar, que tengo que hacer todo bien, empecé a alejarme de los amigos, ya no tenía una vida normal estaba muy ermitaño y eso me hizo meterme en un hoyo allá abajo donde veía todo muy negativo", explica.

¿Y por qué te marcó tanto abandonar esa carrera?

"Es que el Dakar 2015 fue un desastre en todos los aspectos, en lo deportivo, mental, sicológico, de entrenamiento. Llegué muy mal y creo que eso me pasó la cuenta. Obvio, gané muchas etapas, pero colapsé, colapsó la moto, rompí el quad, estaba con la cabeza en otro lado".

Además, suma que en esa versión de la carrera vivió el episodio más complicado de su participación en el Rally. Cree haber estado cerca de la muerte.

"En la etapa de Bolivia, apareció el invierno boliviano, iba ganando por 20 o 30 minutos y empezó a granizar cada vez más fuerte y empezaron a caer rayos, me caían a 50 metros. Dije 'listo qué voy a hacer aquí no habían casas, no había algo donde refugiarse. Pensé 'bueno aquí estamos qué pena que esto termine así', estaba preparándome ya para que me cayera un rayo en la moto, en mi cuerpo, como que lo asumí dije 'vamos aceleramos nomás'. Gracias a Dios no pasó nada y se debió suspender esa parte de la etapa. Yo fui el primero en reclamar por lo cruel del tramo, al otro día nadie quería partir", arremete aún con cara de espanto.

¿Crees haber tenido depresión?

"No, no creo que depresión, pero estaba mal, me sentía solo".

Tras todo eso y cuando Casale parecía tener tomada la decisión de no competir más, una conversación lo devolvió a la pista. "Cuando fui a hablar con los sponsor me dijeron 'Ignacio despierta eres uno de los mejores del mundo, fuiste el primer chileno en ganar el Dakar, despierta, tienes 27 años, nosotros te vamos a apoyar siempre, porque creemos en ti, creemos en el proyecto', y como que ahí desperté, empecé a entrenar nuevamente, a planificar mi año, a decir voy a ir a esta carrera y voy a hacerlo bien, quiero ganar todo".

Así llegó la semana pasada - y tras varias terapias sicológicas- su participación en el Atacama Rally donde se coronó campeón ganando por varios minutos a su principal rival en la ruta, el polaco Rafal Sonic. Una buena previa para lo que será el Dakar 2016, ese que por primera vez desde que está en Sudamérica se correrá sin Chile en el mapa.

Ese triunfo, reconoce, lo levantó aún más, aunque su principal motivación le llegó el 4 de julio pasado, tras el fallecimiento de su "maestro", quien "me ayudó a ganar el Dakar": Carlo de Gavardo. "Llevo una foto de él en mi moto, quiero ganar, dedicárselo y hacerle un homenaje a ese hombre por el cual todos estamos acá. Sin él, quizás no existiría mi carrera en el Rally, ni la de 'Chaleco', ni la de otros más".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores