Cambio de traje: Vivir el despido después de los 40

Más allá del trago amargo de quedarse sin trabajo, quienes están en la mitad de su carrera profesional atraviesan un momento especialmente indicado para volver a comenzar. Revista "Viernes" indagó sobre las maneras que existen para reinventarse.

14 de Agosto de 2015 | 14:16 | Cristóbal Bley, Revista Viernes
REVISE LA REVISTA VIERNES

En la calle, sin zapatos. Así quedó Erica Astorga un día de octubre de 2006, justo a los 40 años, cuando tras una discusión con su empleador, el dueño de una empresa de insumos mecánicos, la despidieron ahí mismo, quitándole incluso el calzado de seguridad. A pata pelada en plena Vicuña Mackenna, Erica –una ingeniera mecánica de Puente Alto, madre de dos hijos y principal sustento de la economía familiar– fue hasta su auto, lo estacionó a pocas cuadras y lloró durante cuatro horas. Entre la humillación y la tristeza, se acordó que en pocos minutos más tenía una reunión con un gerente de CCU, a quien había quedado de vender algunos productos y servicios. Llamó al gerente y le dijo "no voy a poder ir, me echaron". Él le dijo "qué vas a hacer". Erica respondió: "me voy a independizar".

"Esa misma tarde, en las oficinas de CCU, cerré mi primer negocio personal", cuenta hoy Astorga, de 49 años, desde su propia maestranza en Lampa. "Les dije: yo compro los materiales, sé cómo hacer los planos, sé hacer levantamientos en terreno y voy a mandar a hacer los trabajos a terceros. No tenía ni facturas y pagaba el IVA con la tarjeta Presto. Así partí".

Lo que le ocurrió a Erica es cada vez más común: el mercado laboral, debido al bajo crecimiento económico y a la reducción de algunos sectores industriales, como la minería, está en un momento muy volátil, con rotaciones y cambios permanentes. Según el Informe de Empleo Trimestral del INE, la pérdida de trabajo afecta mayoritariamente a las mujeres en el tramo de 25 a 44 años de edad. Si el año pasado, un 6,8% estaba sin empleo, esa cifra llega hoy al 7,8%.

Un escenario que, según Karina Pérez, experta en mercado laboral y directora de operaciones en la agencia de reclutamiento Robert Half, no se va a modificar. "La gente empleada tiene que darse cuenta que todos los empleos terminan: ya no hay un trabajo que dure toda la vida", dice. "Esto no sólo tiene que ver con las condiciones de los empleadores. El futuro del trabajo, las nuevas generaciones, tampoco ven la permanencia eterna en una empresa como algo deseable".

Erica vive ahora en Pirque, tiene unos $50 millones invertidos en maquinaria y fabrica sus propios materiales. Hace negocios con la industria minera y realiza presupuestos de miles de millones de pesos. Pero fue ese primer trato, minutos después de estar en la calle y sin zapatos, lo que le permitió transformar la humillación en valentía. Desde entonces, todo cambió todo para ella y su familia. "Ese año me fui de vacaciones a Algarrobo, el siguiente a Punta Cana, y el tercero a Isla de Pascua. Ha sido maravilloso".

"Perder el trabajo es parte de la vida profesional", dice Karina Pérez. "A todas las personas les va pasar. Hay que saber que son períodos que todos vivimos incluso más de una vez. Y se ve además que mucha gente, más que en otro tiempo, aprovecha esta oportunidad para emprender".

"Yo creo que hoy la filosofía es pedalear", reflexiona Erica Astorga, protegiéndose de la lluvia bajo el techo de su maestranza. "Toda la vida tienes que pedalear. Muchas veces no sabes a qué te enfrentas o para qué te vas a levantar, pero tienes que levantarte. Tienes que salir al mundo, porque todos los días te ofrece cosas: el mundo está vivo y como está vivo siempre te entrega oportunidades".

Un tránsito asistido

Cuando Danilo Rojic habla, todos escuchan. En el noveno piso de un edificio de oficinas en el barrio El Golf, dentro de un amplio salón alfombrado con vista a Apoquindo, Rojic se mueve con soltura. "Los poderosos no ayudan a nadie", dice como predicando, vestido de impecable traje gris, mientras veintitrés hombres y dos mujeres , ex gerentes y subgerentes, hoy desempleados, lo miran asintiendo. "Los que ayudan a conseguir pega son los pares, los como uno". Muchos toman nota, casi todos en su iPad, porque cada consejo es esencial cuando se acaba de perder el trabajo.

Hace quince años, Danilo Rojic (57) y Janet Sprohnle (59) crearon People&Partners, la primera firma chilena en ofrecer el outplacement: un servicio que contratan algunas empresas para asesorar a los ejecutivos despedidos. En esa época era un beneficio que sólo ofrecían las compañías internacionales a sus ex empleados, pero últimamente se ha transformado en un estándar para muchas industrias.

Si quieres conocer en qué consiste el outplacement, puedes seguir leyendo este artículo aquí, en Revista Viernes.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores