Banco Central de Brasil frena ciclo de alza de tasas en medio de recesión

El organismo le dio respiro a la economía pese a temores de que una crisis fiscal pueda avivar aún más una inflación que ya es alta.

02 de Septiembre de 2015 | 21:30 | Reuters
Reuters
BRASILIA.- El Banco Central de Brasil detuvo este miércoles uno de los ciclos de endurecimiento monetario más audaces del mundo, dándole un respiro a una economía en recesión pese a temores de que una crisis fiscal pueda avivar aún más una inflación que ya es alta.

En una votación unánime, el comité de política monetaria del Banco Central brasileño, conocido como Copom, mantuvo su tasa de interés referencial Selic en un 14,25 por ciento, un máximo de nueve años y la más alta dentro de las principales 10 economías del mundo.

Una abrumadora mayoría de economistas esperaba que la tasa se mantuviera estable tras siete alzas consecutivas. Mientras la mayorías de las otras grandes economías de los mercados emergentes se preparan para aumentar los costos del endeudamiento para frenar la aceleración de la inflación, Brasil está poniendo fin a un ciclo de ajuste monetario debido a que recesión resultó ser más profunda que lo que habían previsto incluso los economistas más pesimistas.

El banco no hizo cambios al comunicado sobre su decisión, apuntando nuevamente a que mantendrá los costos del endeudamiento en el nivel actual para hacer bajar la inflación.

"El Comité entiende que es necesario mantener la tasa de interés referencial en ese nivel, por un tiempo lo suficientemente prolongado, para garantizar que la inflación converja hacia la meta a fines del 2016", dijo el banco.

La profunda recesión una caída de las expectativas inflacionarias para los próximos años llevaron al Banco Central a poner fin al ciclo de ajuste, aún cuando la inflación permanece cerca de cifras de dos dígitos. Aunque la recesión está ayudando a desacelerar la inflación por una disminución del consumo, un creciente déficit fiscal y las turbulencias en el mercado han mantenido al Banco Central bajo presión.

"Lo que ocurrió en los últimos 10 días es que hubo un aumento de la incertidumbre, pero aparentemente ellos pensaron que lo mejor era esperar y ver si este deterioro está aquí para quedarse o si es reversible", dijo José Francisco de Lima, economista jefe de Banco Fator en Sao Paulo.

El fracaso de los esfuerzos de la presidenta Dilma Rousseff por frenar el deterioro de las finanzas del Gobierno está amenazando al grado de inversión de Brasil y ha mermado la confianza de los inversores.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores