Lanzamientos de discos: Comentamos lo nuevo de Crisálida

Bien guiada por el portugués Daniel Cardoso, la banda de rock nacional comparte "Tierra ancestral", un trabajo que refuerza su crecimiento y que los vincula como nunca antes con las raíces locales.

12 de Julio de 2015 | 11:45 | Por Felipe Kraljevich M., Emol
La apuesta de los nacionales Crisálida de contar con un productor extranjero, en este caso el portugués Daniel Cardoso, se suma a las de otros conjuntos locales que se han puesto en manos ajenas a las del círculo del grupo y que, en la mayoría de los casos, ha resultado un absoluto acierto. Basta recordar el trabajo que hizo David Pratter con Fahrenheit (ahora FHT) o Jack Endino con The Ganjas, agrupaciones que ampliaron y llevaron su sonido a nuevos derroteros. En este caso, sucede lo mismo con Tierra ancestral, la producción 2015 del ahora cuarteto, que consigue un trabajo que exuda calidad desde el momento en que se inicia el reproductor.

El tema con que arranca el disco, "Cabo de Hornos", refleja la forma en que Crisálida aborda este nuevo registro. Una suerte de viaje por Chile y sus mitos, que parte en clave menor y en el que las guitarras privilegian las atmósferas por sobre los riffs más duros que pueden hallarse en el estilo. Ése es uno de los cambios notorios. El otro, y quizás el que mejor se aprecie por la producción de Cardoso, es la voz de Cinthia Santibáñez: Su canto, siempre al frente de la mezcla, va liderando el concepto detrás de este disco, en el que narra, como en "Cabo de Hornos", lo indómito del extremo austral de Chile; o la asfixia y desconexión con el ser interior al vivir en la capital, en "Morir aquí".

En esta suerte de viaje conceptual, los estilos y métricas que cruzan a nuestro país también se hacen presentes. Hay guiños al mundo mapuche en "HidroMachi", como también el clásico 6/8 de la cueca en "Violeta gris", una de las mejores composiciones de este trabajo y que cierra el elepé. El homenaje a Violeta Parra sucede a "Kawesqar", canción que recuerda a los indígenas que poblaron el extremo sur del país y que construye, a través del canto y la música, un imaginario de la vida de este pueblo ancestral. También aparece "Lágrimas negras", canción que imprime el tono épico necesario para que el concepto que soporta a Tierra ancestral, este viaje al interior de la raíz profunda,  adquiera una forma concreta.

Ciertamente, con este nuevo trabajo los nacionales Crisálida dan un paso más en la interesante evolución musical que vienen siguiendo desde el lejano Raco. Si bien, como lo demanda el estilo, hay cuotas de virtuosismo, lo que prima en Tierra ancestral es el detalle, la búsqueda de sonoridades a través de las atmósferas y de la exploración de las distintas texturas que pueden hallarse en una misma composición. Crecimiento, en el fondo, es lo que ofrece este álbum. Un crecimiento constante y que, por ahora, parece no tener techo.

Crisálida / "Tierra ancestral" (Independiente, 2015)

1. Cabo de Hornos, 2. Morir aquí, 3. Bosque triste, 4. HidroMachi, 5. Lágrimas negras, 6. Kawesqar, 7. Violeta gris.

Músicos: Cinthia Santibáñez (voz), Damian Agurto (guitarras), Braulio Aspe (bajo), Rodrigo Sánchez (batería), Felipe Troncoso (teclados).

Producción: Daniel Cardoso.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores