Viña era una fiesta: El lado B de la cuarta jornada del Festival

Durante la noche del jueves hubo baile, canto y risas con Lionel Richie, Pedro Ruminot y Rick Astley. Eso sí, se vivieron minutos de angustia con el bis del comediante.

26 de Febrero de 2016 | 12:01 | Carolina Cerda M., enviada especial a Viña del Mar

Lionel Richie durante su show en la Quinta.

EFE
VIÑA DEL MAR.- Las risas, el baile y el karaoke masivo se tomaron anoche la Quinta Vergara. Y eso partió con la voz en off —una labor que suele hacer director televisivo, Álex Hernández—, que comenzó a sacar carcajadas mientras probaba el audio con el público. Aseguró que eran el mejor de los 57 años de Festival, que Rick Astley los invitaba a todos a un asado en el Sheraton más tarde en agradecimiento, que la producción necesitaba saber si les gustaba la cerveza o la bebida para ese supuesto asado digno de récord Guinness por su masividad y, finalmente, comentó: "Les voy a contar una intimidad, Rafael usa calzoncillos con diseño de corazones".

Gracias a eso, un público que ya estaba feliz antes de que llegara Lionel Richie a escena, estaba con el mejor de los ánimos para disfrutar del excelente show y, también, de los chistes del ex The Commodors. Richie bromeó con todo: con que invitó a Diana Ross a cantar con él en su show pero ella se negó, dijo que lo asustaba un enorme lienzo con un retrato suyo entre el público —comentario que algunos se tomaron demasiado literal y terminaron sacando el cuadro de la platea—, e incluso aseguró que sus hijos no tenían idea cómo se ganaba la vida antes del homenaje de los Grammy hace unos días. Obviamente, el público disfrutó cada momento del show.

Con una rutina graciosa y casi sin garabatos, una novedad para esta edición, Ruminot sacó risas del público —salvo un grupo que se molestó con los chistes religiosos—, hasta que llegó el bis. Ahí todo se fue cuesta abajo.

Lo bueno es que la agonía duró poco. Cuales superhéroes, De Moras y Araneda salieron rápidamente al escenario para salvar a Ruminot de una potencial pifiadera. La reacción de ellos fue casi instintiva, cuenta alguien que estaba en el backstage en ese momento: "Era lo que se debía hacer", comenta. Pero no todo fue sufrimiento para los presentadores: por primera vez, se quedaron casi toda la primera canción de los dos artistas musicales de la noche bailando en un costado del escenario.

Aunque fue la noche más fría hasta ahora, la Quinta estuvo repleta al minuto en que Rick Astley salió a escena tomando una taza de té, como buen inglés que es. Astley, quien ya ha dejado en claro que es el tipo más relajado y buena onda del jurado y los artistas invitados a Viña. Astley demostró que tiene una voz increíble a los 50 años y que temas como "Never Gonna Give You Up" y "Cry For Help" lo mantienen de gira no sólo por una popular broma de Internet.

El resultado fue la Quinta más llena para el segundo show musical en lo que va del certamen. En lo práctico, se generaron tacos de gente a la hora de salir del lugar, situación nada agradable para quienes circulaban en el lugar tras una noche de baile.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores