Hijo de ex futbolista protagonizó debut de "La Vega", el docureality que "rehabilita" a flojos

El primer episodio cuenta la historia de Gerson Ahumada, un tipo de 25 años separado y con un hijo de tres años que tiene una particularidad: no estudia ni trabaja, aunque está demandado por pensión alimenticia. Su padre es el ex goleador de Colo Colo Sergio "Negro" Ahumada.

14 de Septiembre de 2016 | 00:36 | Emol
TVN
SANTIAGO.- Es difícil conocer la historia de Gerson Ahumada, el primer caso del docureality "La Vega", sin creer que se trata de una broma. De un broma triste, claro.

Porque este joven de 25 años impresiona rápidamente por el modo en que pasa sus días. Vive con sus papás —ella con más de 60 años y él es el ex jugador de Colo Colo Sergio "Negro" Ahumada, quien ya tiene más de 70— pero no hace nada por ellos ni menos por su propio hijo. Pues, en contra de todo pronóstico, se trata de un tipo que le pide a su mamá cosas tan básicas como que le haga el desayuno, en algún minuto Gerson tuvo su propia familia. Pero ahora está divorciado y ni siquiera es capaz de pagar la pensión alimenticia de su hijo de tres años. Algo con lo que no cumple aunque su ex pareja lo tiene demandado.

¿La razón? Gerson no trabaja, no estudia y depende de sus padres en todo. Y esto no es una exageración. Él admite abiertamente "No soy nada sin mi papi y sin mi mami" e incluso ellos le regalaron la consola Playstation y los juegos con los que él ocupa su tiempo libre, que es mucho.

Nada de raro entonces que sus padres estén desesperados y lo hayan inscrito en "La Vega" un docureality que se presenta como "un programa de rehabilitación para flojos" en que los llevarán a uno de los lugares en que más se trabaja en el país. Algo que Gerson desconoce, porque está convencido de que aparecerá en un reality para familias.

Frío y trabajo duro


Es gracias a Leo Caprile, el conductor de este espacio, que Gerson se enterará de su nueva realidad: tiene tres días para reformarse y trabajar en La Vega. De ese modo, podrá ganar hasta dos sueldos mínimos y conseguir que sus padres no le quiten todo el apoyo y lo echen de la casa.

El cambio es brutal y tragicómico. Caprile llega a la casa familiar poco antes de las cinco de la mañana y Gerson llama a su mamá cual niño que no quiere ir al colegio.

Todo esto lo hará gracias a su "padrino" en el lugar, quien le da las reglas y le quita el celular, y tres capataces que lo evaluarán cada día. En tanto, Caprile, su padres y su inseparable amigo Carlitos van a mirar cada uno de sus pasos.

El primer día de trabajo, cargando cajas y sacos de comida bajo la lluvia, resulta demasiado para Gerson. Quien repite una y otra vez frases como "Yo no sirvo para esto" e intenta abandonar el programa por lo duro del trabajo. No por nada, debe cargar carretones y cargar mallas de 30 kilos. Finalmente recapacita y entiende que este trabajo no es "humillante", aunque con su flojera extrema se gana cada de las bromas de sus nuevos colegas de trabajo.

Poco a poco, este niño de 25 años comienza a cambiar de actitud y comenta "Me doy cuenta que soy una lacra. Soy un cacho para mis papás, ya nos están para aguantar mis huevadas de cabro chico".
La jornada siguiente no es más fácil: comienza a medianoche en Lo Valledor y Gerson se enfrenta al frío y al esfuerzo físico nuevamente. Cuando flaquea, recuerda que hizo un compromiso con sus padres, quienes ya le han hecho un ultimatum para que cambie su vida (y no hacen más que culparse entre ellos por la el comportamiento de su hijo).

Si bien mejora, el joven se sigue quejando del cansancio, pero logra ganarse de vuelta su amado Playstation en una de las pruebas que se le presentan.

Finalmente llega el tercer día, con una oportunidad que parece perfecta: debe ser jefe. El problema es que debe cumplir con una misión casi imposible de parte de un capataz rudo —no por nada lo apodan "carne amarga"— que le exige que en 45 minutos desaloje los 160 camiones que llegan a La Vega, supervise la entrada de 500 autos y mantenga limpios 500 metros cuadrados de patio.

Con esta actitud y incapacidad de liderar al equipo, el joven se toma la tarea un tanto a la broma y no logra su cometido.

Mientras este capataz lo alecciona, Gerson deja entrever una de las extrañas razones por las que se comporta de este particular modo: considera que su papá, al ser un ex goleador de Colo Colo, tiene plata y que él la va a heredar cuando muera.

La evaluación final


En la última parte del programa, momento que casi no ocurre porque el protagonista decide escapar de las cámaras causando revuelo en la producción y una nueva decepción a sus padres, los tres capataces analizan fríamente el trabajo de Gerson.

Al final, le pagan un total de 290 mil pesos entre todos, que quedan en 260 mil cuando se le descuenta lo gastado en comida durante esos días. Es aquí donde se ve un giro real en el protagonista del programa. Cuando se le da la opción entre quedarse con el dinero o entregarlo a cuenta de su deuda por pensión alimenticia, elige lo segundo y se muestra realmente afectado porque siente que le ha fallado al pequeño.

Ya al terminar el capítulo le ofrecen un trabajo y el dice que llegará el lunes. Esto no ocurre, pero no todo está perdido: se informa que Gerson está trabajando en un mall para cumplir con sus obligaciones paternas y está en un preuniversitario.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores