Río de Janeiro: Muere uno de los narcotraficantes más buscados a manos de la policía

Por este hombre se ofrecía una recompensa de US$14.300, y en una entrevista, aseguró que era "un ser humano que intentó vivir como trabajador pero que las circunstancias no se lo permitieron".

08 de Agosto de 2015 | 18:13 | EFE
RÍO DE JANEIRO.- El narcotraficante brasileño Celso Pinheiro Pimenta, conocido como Playboy y quien era considerado como uno de los jefes de bandas criminales más buscados de Río de Janeiro, murió hoy en una operación policial, informaron fuentes oficiales.

Pinheiro, que huyó de un presidio tras haber sido condenado a 15 años por homicidio calificado, narcotráfico y robo, fue tiroteado al resistirse a una operación policial en la que participaron cerca de 80 uniformados y que movilizó vehículos blindados y hasta un helicóptero, informó la Secretaría regional de Seguridad Pública.

El narcotraficante, por quien era ofrecida una recompensa de 50.000 reales (unos 14.300 dólares), fue cercado luego de que la Policía fue informada de que estaba visitando la casa de su novia en el Morro da Pedreira, una favela en la zona norte de Río de Janeiro.

En la operación participaron agentes de la Policía Federal, de la Policía Civil, de la Policía Militarizada y de la Coordinación de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública de Río de Janeiro, ya que su captura era considerada prioritaria para el gobierno regional.

Pinheiro, al que se le incautó un fusil y una pistola, alcanzó a ser conducido con vida a un hospital vecino pero no resistió a las heridas y murió cuando era atendido por los médicos.

El narcotraficante, cuya muerte fue conmemorada por miembros de bandas rivales, controlaba la venta de drogas en el Morro da Pedreira y en la favela de Lagartixa.

La Policía lo acusa de haber sido el líder de un grupo de 50 pistoleros que en 2011 intentó invadir algunas favelas de la región conocida como Complexo da Maré, controlada por una banda rival, en una acción infructuosa que dio inicio a una larga guerra entre narcotraficantes en Río de Janeiro.

Igualmente fue acusado de haber liderado a un grupo de cientos de personas, incluyendo mujeres y niños, que en diciembre del año pasado invadió un depósito en que las autoridades de tránsito guardaban vehículos inmovilizadas y que robó un total de 193 motocicletas en pleno día y a la vista de varios fiscales.

En una entrevista que concedió en febrero pasado al semanario Veja, el narcotraficante, hijo del propietario de un kiosco de periódicos en un barrio de clase media, se definió como "un ser humano que intentó vivir como trabajador pero al que las circunstancias no se lo permitieron".

Pese a que la política de seguridad puesta en marcha por el gobierno de Río de Janeiro en 2009 para instalar puestos permanentes de Policía en favelas, antes controladas por narcotraficantes, ha permitido la expulsión de las bandas armadas de numerosas barriadas, aún hay varias en las que los pistoleros imponen su ley.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores