EmolTV

Ante aumento de ataques en Afganistán: ¿Pueden los talibanes reprimir la potente amenaza del Estado Islámico?

Los guerrilleros fundamentalistas, hoy a cargo del emirato, han garantizado que no se convertirán en un refugio para los grupos terroristas. Sin embargo, el EI ha hecho notar su presencia desde que EE.UU. abandonó el país.

12 de Octubre de 2021 | 13:30 | Por AP / Equipo Multimedia, Emol.
Con los talibanes en el poder en Afganistán, hay un nuevo enemigo en ascenso.

El grupo Estado Islámico (EI) amenaza con marcar el comienzo de otra fase violenta. Excepto que esta vez los ex insurgentes, los talibanes, desempeñan el papel del estado, ahora que las tropas estadounidenses y su aliado -el gobierno afgano- se han ido.

Los talibanes prometieron a Estados Unidos mantener bajo control al grupo extremista durante las sucesivas rondas de conversaciones de paz. Según el acuerdo de 2020, los talibanes garantizaron que Afganistán no se convertiría en un refugio para los grupos terroristas que amenazan al país norteamericano o a sus aliados.

Pero no está claro si pueden cumplir su promesa, ya que se ha registrado un repentino aumento de ataques por parte del EI, desde la toma de poder de los talibanes el 15 de agosto.

Un atentado mortal el viernes en la provincia norteña de Kunduz mató a 46 fieles dentro de una mezquita frecuentada por chiítas. Otros ataques mortales del EI han tenido lugar en la capital, Kabul, y en las provincias del este y el norte, mientras que ataques de menor escala tienen como objetivo a los combatientes talibanes casi a diario.

"Históricamente, la mayoría de los ataques del Estado Islámico han tenido como objetivo el estado ... Ahora que Estados Unidos y la presencia internacional se han ido en su mayor parte, necesitan ir tras el estado, y el estado son los talibanes", dijo Andrew Mines, investigador asociado. en el Programa de Extremismo de la Universidad George Washington.

  • Larga rivalidad

    Bandera del EI | Reuters

    Tanto los talibanes como el Estado Islámico abogan por el gobierno mediante sus interpretaciones radicales de la ley islámica. Pero hay diferencias ideológicas clave que alimentan su odio mutuo.

    Los talibanes dicen que están creando un estado islámico en Afganistán, dentro de las fronteras de ese país. No obstante, el EI dice que ellos son el Estados Islámico, un califato global que insiste en que todos los musulmanes deben apoyar. Desprecia los objetivos nacionalistas de los talibanes y no los reconoce como un movimiento islámico puro. Por razones similares, el Estado Islámico ha sido durante mucho tiempo un enemigo acérrimo de Al Qaeda.

    Tanto los talibanes como el EI abogan por versiones particularmente duras de la ley islámica Shariah y han utilizado tácticas como los terroristas suicidas. Pero cuando el EI gobernaba territorio en Siria e Irak, fueron aún más brutales y llevaron a cabo castigos más horribles que los talibanes.

    El EI surgió en Afganistán en 2015 con el nombre de Estado Islámico en la provincia de Khorasan, en un momento en que el grupo estaba en su apogeo, controlando gran parte de Irak y Siria. Atrajo a miembros de militantes afganos y paquistaníes, incluida una ola de desertores talibanes.

    El grupo inicialmente encontró apoyo entre el pequeño movimiento salafista de Afganistán en las provincias orientales de Kunar y Nangarhar. Los salafistas habían sido en gran parte marginados por los talibanes, y al conectarse con el creciente Estado Islámico, el movimiento salafista encontró un medio para establecer su fuerza militar.

    Pero las formas brutales de EI han llevado desde entonces a algunos clérigos salafistas a expresar su oposición. En los años posteriores a su aparición, el Estado Islámico resultó gravemente herido por los reveses militares a manos de los talibanes y por los ataques aéreos estadounidenses, antes de reaparecer de nuevo el año pasado.

    Los talibanes minimizan las capacidades de EI y los descartan como un grupo marginal sin atractivo general. "No tienen raíces aquí", dijo a The Associated Press una influyente figura talibán, el jeque Abdul-Hameed Hamasi.

  • Fin del juego

    Niño vendiendo banderas talibanas en Kabul | Reuters

    Aún así, es innegable la potencia de la amenaza del Estado Islámico.

    Dos atentados mortales han afectado a Kabul, incluido uno fuera del aeropuerto en el punto álgido de las evacuaciones antes de la salida de Estados Unidos que mató a 169 afganos y 13 militares estadounidenses. Los ataques a menor escala también están aumentando.

    "La intensidad y amplitud de los ataques muestran la capacidad y el nivel de alcance nacional que ha tomado por sorpresa a los talibanes", dijo Ibraheem Bahiss, consultor del International Crisis Group. EI "no es una amenaza a corto plazo", agregó.

    Podría pasar un tiempo hasta que el Estado Islámico tenga la capacidad de ocupar territorio nuevamente. Su objetivo inmediato es desestabilizar a los talibanes y destruir la imagen del grupo como guardián de la seguridad.

    Por ahora, su estrategia es lenta y metódica. Se está acercando a las tribus y otros grupos para que recluten entre sus filas, al tiempo que elimina la disidencia entre los salafis moderados y lleva a cabo fugas, asesinatos y ataques contra el personal talibán.

    "Empaquetar todo eso, es todo un método de insurgencia que los talibanes no están equipados para manejar", dijo Mines.

    Bill Roggio, del Long War Journal, producido por un grupo de expertos de la Fundación para la Defensa de las Democracias, ofreció una opinión diferente y dijo que cree que los talibanes pueden desarraigar al EI por sí mismos, incluso sin el respaldo de los ataques aéreos estadounidenses.

    Roggio dijo que los talibanes han demostrado ser capaces de erradicar algunas células del Estado Islámico, utilizando sus vastas redes locales de recopilación de inteligencia. Señaló que el EI, a diferencia de los talibanes durante su insurgencia, no tiene acceso a refugios seguros en Pakistán e Irán.

    La trayectoria futura de EI en Afganistán dependerá en gran medida de su capacidad para reclutar más miembros y ganarse a grandes segmentos de la población.

    Desde sus inicios, el Estado Islámico ha estado cazando furtivamente a miembros talibanes. En 2015, un excomandante talibán, Abdul Rauf Khadim, fue nombrado adjunto del EI en Afganistán y, según los informes, ofreció incentivos económicos a otros combatientes talibanes para que se unieran al grupo.

    En 2020, cuando el EI resurgió en Afganistán, estaba bajo un nuevo líder proveniente de la Red Haqqani, actualmente una facción de los talibanes. Ahora se cree que los talibanes de línea más dura podrían unirse al EI, ya que sus pares al poder han prometido un gobierno más inclusivo y tendrán que hacer concesiones tanto en casa como en el extranjero.

    Cuanto más cooperan los talibanes con los estados internacionales, más corren en contra de la imagen del combatiente de la resistencia muyahidín. "Esa es una identidad clave que los talibanes perderán", dijo Mines.

  • Tratamiento de las minorías

    Un cartel a las afueras de las oficinas de la IATSE en Califorina. | AP

    A medida que los talibanes pasan de la insurgencia a la gobernanza, una prueba clave será si actúan para proteger a los grupos minoritarios que sus combatientes una vez tiranizaron, como los chiítas hazaras.

    Loshazaras han soportado múltiples campañas de persecución y desplazamiento a lo largo de la historia de Afganistán. Cuando los talibanes tomaron el poder por primera vez en la década de 1990, llevaron a cabo masacres contra la comunidad, en algunos casos como represalia por las masacres de la etnia pastunes.

    En esta línea, EI ha apuntado a los hazaras porque la mayoría son musulmanes chiítas, matando a cientos en ataques brutales contra sus lugares de culto en lo que llama una guerra contra los herejes.

    Es más, el ataque a la mezquita perpetrado este viernes en Kunduz fue una oportunidad para que los talibanes proyectaran una nueva imagen como potencia estatal. Ante ello actuaron rápidamente: las fuerzas especiales barrieron la escena, se iniciaron las investigaciones, el jefe de la policía provincial hizo grandes promesas de proteger a los "hermanos" de las minorías.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores