EMOLTV

Aliado de Putin y considerado un "dictador" por sus adversarios: Cómo Lukashenko ha desviado la atención con la guerra

El Presidente de Bielorrusia, que lleva 28 años en el cargo, ha facilitado su territorio para llevar a cabo la "operación militar especial" en Ucrania. Mientras tanto, son miles las personas que han pasado por la cárcel en su país los últimos 24 meses, llegando a ser la nación con más presos políticos del mundo.

10 de Agosto de 2022 | 08:06 | Por EFE / Equipo Multimedia, Emol.
El régimen bielorruso de Alexandr Lukashenko, cuyo poder se tambaleó hace dos años con las multitudinarias protestas opositoras, ha conseguido con la campaña militar rusa en Ucrania desviar la atención internacional de la represión en la considerada como la última dictadura de Europa.

Lukashenko utiliza la guerra para que el mundo olvide los crímenes que cometió. Y nuestro papel es impedir que Bielorrusia desaparezca de la agenda internacional”, comentó a EFE Pável Latushko, dirigente opositor en el exilio.

Dos años después de que cientos de miles de bielorrusos se rebelaran contra el fraude electoral, Lukashenko ha reforzado su poder con la ayuda del incombustible KGB bielorruso y del Kremlin, que subsidia su alicaída economía planificada.

“Si no queremos combatir, si ustedes no quieren que sus hijos defiendan su soberanía e independencia con un fusil en las manos, debemos tener una economía fuerte”, dijo hoy Lukashenko, ajeno al aniversario, durante una reunión del Gobierno.

  • Bielorrusia, principal aliado de Putin

    Lukashenko, al que el presidente ruso, Vladímir Putin, apoyó en su momento de más necesidad, respondió involucrando directamente a su país en la “operación militar especial” rusa en Ucrania.

    Es el único aliado de Rusia en la agresión a Ucrania. Cedió su territorio para el lanzamiento de misiles contra el país vecino”, explica Latushko.

    Antes y durante el conflicto Minsk permitió al Ejército ruso el empleo de sus bases militares, trenes, carreteras, aeródromos, además de servicios sanitarios y las cadenas de suministro de alimentos.

    “El propio Lukashenko admitió que 20.000 soldados rusos avanzaron hacia Kiev desde territorio bielorruso en los primeros días de la guerra”, resalta.

    El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, acusó la víspera al régimen de Lukashenko de convertirse en cómplice de la “injustificada guerra de agresión contra Ucrania” contra la voluntad "de la mayoría de bielorrusos".

    Y llamó a Minsk a dejar de colaborar con el esfuerzo bélico ruso, lo que incluye servir de plataforma de lanzamiento de misiles.

  • Sin Lukashenko no habría Bucha

    Agencias

    Latushko denuncia que “Lukashenko está teniendo un mínimo de responsabilidad por su complicidad en la agresión”.

    “Es un error estratégico de EE.UU. y Occidente, en general. Había que haber castigado con mucha más severidad al régimen bielorruso por secuestrar el avión (de Ryanair) y lanzar una guerra híbrida contra la Unión Europea (UE) con los inmigrantes”, insistió.

    En su opinión, “si Lukashenko no hubiera abierto la frontera a los soldados rusos, nunca se hubiera producido la tragedia de Bucha”, en alusión a los supuestos crímenes de guerra cometidos por soldados rusos al norte de Kiev.

    “Ahora el papel de Bielorrusia consiste en mantener ocupados en la frontera al mayor número de soldados ucranianos para que no puedan ser utilizados en el Donbás y el sur del país”, agregó.

    Y advierte que Lukashenko nunca se decidirá al despliegue de tropas en Ucrania, a no ser que se lo ordene Putin.

    Si el país se ve sumido en la desestabilización, “será peor que en Ucrania. Lo siento en mis entrañas. La situación es muy seria”, admitió hoy el mandatario.

  • Continúa la represión

    Lukashenko, cuya reelección en las presidenciales del 9 de agosto de 2020 no es reconocida ni por la oposición ni por Occidente, aprovechó las tensiones entre Rusia y Occidente para apretar las tuercas a sus conciudadanos.

    “A día de hoy, Bielorrusia es un régimen totalitario que han lanzado una campaña de represión a gran escala. En el país ya no se puede hacer nada, solo de manera clandestina”, explica Latushko, exministro de Cultura exiliado en Polonia.

    Estima en unas 50.000 las personas que han pasado por la cárcel en los últimos 24 meses, a lo que hay que sumar los casi 1.300 presos políticos, según confirmó la organización de derechos humanos Viasna, y los más de 400 periodistas que han emigrado.

    “Es un récord mundial. No hay ningún país del mundo con tantos presos políticos. El régimen ha destruido la sociedad civil y los medios de comunicación independientes”, explica.

    La represión ha llegado a tal punto que un lector puede ser condenado a varios años de cárcel sólo por registrarse en un canal de Telegram que las autoridades consideren extremista.

    “Hace dos años el régimen de Minsk lanzó una (campaña de) persecución masiva contra los bielorrusos por buscar pacíficamente un Gobierno democrático. Desde entonces, el régimen ha orquestado una represión brutal que no ha dejado de empeorar”, denunció Borrell.

    El alto funcionario asegura que Bruselas no olvidará los crímenes cometidos por Lukashenko, del que dijo que carece de "toda legitimidad democrática", y exigió la liberación de todos los presos políticos.

  • Dividida oposición

    Agencias

    Coincidiendo con el aniversario, la oposición bielorrusa celebró en Vilna, capital lituana, un foro en el que quedaron en evidencia las divisiones en el seno de las filas democráticas.

    "Debemos crear un Gobierno alternativo que incluya ministros de Exterior, Interior y Defensa. Se trata de preparar las condiciones para forjar un nuevo movimiento de resistencia al régimen", propuso Latushko.

    Ese gabinete en el exilio tendría que rendir cuentas de su labor seis meses después al Consejo Coordinador creado por la oposición tras el estallido de las protestas hace dos años.

    En el foro participó la líder opositora en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, quien insistió en que, además de la demanda de nuevas elecciones presidenciales, también exige "el fin de la guerra en Ucrania".

    "Nuestro objetivo es encontrar una salida a la crisis política, económica y humanitaria en Bielorrusia. Hacer esto sólo es posible juntos con el apoyo de la mayoría", dijo.

    La aliada de Tijanóvskaya en las elecciones de 2020, Veronika Tsepkalo, criticó la práctica ausencia de logros y la falta de transparencia del comité que la primera lidera desde Lituania.

Contenido : EFE
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores