Incertidumbre ante cambios políticos y valóricos: Las razones del pesimismo de los chilenos ante el futuro

La mayoría de las personas cree que el país estará peor en cinco años más, según el estudio "Chile Dice", de la U. Alberto Hurtado. Expertos analizan esta percepción.

24 de Octubre de 2017 | 07:01 | Por Natacha Ramírez, Emol
LUN / Archivo
SANTIAGO.- Una visión poco auspiciosa de los chilenos sobre el futuro del país evidenció la encuesta "Chile Dice" –elaborada por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado–, donde la mayoría de las personas manifestó que cree que el país estará peor que hoy día en cinco años más. Esta percepción negativa es mayor entre las personas de grupos socioeconómicos medios y bajos, y en quienes se identifican con el centro y la izquierda política. Mientras que los más optimistas son las personas de los estratos altos y afines a la derecha.

¿A qué se debe esta baja expectativa que manifiestan los chilenos acerca del futuro? ¿Se condice con la realidad o es una sensación sin mucho fundamento?

Expertos consultados por Emol aseguran que el factor que subyace a ese estado de ánimo es la "incertidumbre" que hoy habría en el país, debido a que se viviría un periodo de transformaciones en distintos ámbitos.

"Más que de pesimismo u optimismo, yo hablaría más bien de una cierta incertidumbre, en el contexto de un periodo de cambio que estamos viviendo, porque estamos en un periodo de transformaciones en el ámbito político, social y cultural", afirma Julieta Palma, académica del Departamento de Sociología de la facultad de Ciencias Sociales de la UAH.

Desconfianza e incertidumbre ante los cambios


Al respecto, menciona que en el aspecto político, "estamos en un año de elecciones, vamos a enfrentar un cambio de Gobierno y no sabemos si va a haber o no alternancia, entonces eso repercute en cómo las personas ven el futuro próximo de Chile".

Mientras que en lo cultural, "se están generando cambios en los temas valóricos, el matrimonio igualitario, mayor apertura a la diversidad sexual, etc. Entonces las personas más conservadores pueden ver eso como algo negativo".

En tanto, el Dr. Manuel Antonio Baeza, director del Departamento de Sociología de la Universidad de Concepción, afirma que "el fenómeno actual" en que predomina "una subjetividad social pesimista" se podría resumir en una "pérdida de la fe pública".

"Quienes tienen un pensamiento más conservador o retrógrado pueden alimentar allí un grado importante de pesimismo, al considerar simplemente que 'las cosas ya no serán como antes'"

Manuel Baeza
Esto como resultado de "distintos procesos negativos", relacionado con el Estado, como "el ejercicio malicioso de la política" y "la sensación de impunidad de quienes delinquen"; pero también con el mercado, con "la sensación de desamparo frente a prácticas económicas abusivas". Asegura que todo esto "provoca una fuerte incertidumbre que se materializa en desconfianza social".

A esto se suma lo valórico, donde comenta que "Chile no tiene una tradición de cultura liberal", pero se están produciendo cambios culturales y la "frontera que divide lo que estamos dispuestos a tolerar y lo que no" se está moviendo, "haciendo admisibles comportamientos que no lo eran en un pasado mediato". Ante eso, dice que "quienes tienen un pensamiento más conservador o retrógrado pueden alimentar allí un grado importante de pesimismo, al considerar simplemente que 'las cosas ya no serán como antes'".

A juicio de los expertos, esta incertidumbre es lo que explicaría que los grupos socioeconómicos bajos sean los que tengan una visión más pesimista, ya que –según explica Palma– "tienen mayor vulnerabilidad y menores redes de protección frente a un contexto de incertidumbre", mientras que los sectores altos "cuentan con recursos propios o con redes familiares que los puedan proteger".

Al respecto, el Dr. Baeza señala que "la sensación de incertidumbre no se distribuye democráticamente", ya que los segmentos altos tienen "mayores márgenes de maniobra" –como "la posibilidad de llevar a cabo nuevos emprendimientos, adaptarse a nuevos desafíos y cambiar incluso de ocupación"–, lo que les permite "controlar de mejor manera el efecto incertidumbre". "En cambio, los sectores medios y bajos parecen quedar a merced de cambios bruscos".

Políticas sociales fuertes podrían dar más certezas


En ese contexto, Palma sostiene que un factor que contribuye a reducir el nivel de incertidumbre y generar más certeza en la población es la existencia de "más políticas de Estado, que trasciendan al Gobierno de turno", por sobre "políticas que puedan estar más limitadas al actuar de los gobiernos".

Cita como ejemplo la gratuidad en la educación superior –que aún no está asegurada por una ley–. "Entonces la gente puede tener miedo de que, si hay un cambio de Gobierno, se va a acabar la gratuidad", comenta.

Dice que la importancia que tienen las políticas sociales para la población chilena se reafirma en que en la encuesta esto se menciona como la segunda razón para pensar que el país va a estar mejor o peor en cinco años más. "Eso muestra que la gente valora que haya un Estado fuerte, con políticas sociales fuertes, ya que eso les genera certezas", afirma.

Al respecto, explica que "en la medida en que hay un Estado fuerte en políticas sociales y una buena red de protección estatal uno puede ver de manera más optimista el futuro y disminuye la incertidumbre, porque sabes que si te quedas sin empleo va a haber un seguro de cesantía, no vas a dejar de acceder a la salud y que igual tus hijos pueden ir al colegio".

Otra razón que las personas mencionan en la encuesta para pensar en el futuro con optimismo es que haya más crecimiento, empleo y progreso. Palma dice que esto también se relaciona con lo anterior, ya que "en la medida en que no hay un Estado fuerte en política social, la otra forma es que cada uno se las arregle solo. Entonces, si hay mayor crecimiento y empleo, la gente puede asumir que va a estar mejor".

El optimismo de la derecha


Finalmente, respecto de que la gente de derecha tenga una visión más optimista sobre el futuro, señalan que podría tener que ver con la expectativa del cambio de Gobierno, ya que quien se alza con mayores opciones en las encuestas es el candidato de ese sector.

"Pareciera que un cierto electorado, afín a la derecha política, vislumbra a través de una administración más clásica del gobierno –que solamente podría llevar, presuntamente, a cabo la derecha– una especie de 'ordenamiento' curioso de los asuntos públicos, la condición sine qua non para recuperar el optimismo. Hay allí un elemento mágico, porque esa visión positiva no está sustentada en un programa grueso, sino en una suerte de superioridad en materia de moral pública que es autoatribuida", afirma el Dr. Baeza.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores