"Se enamoró de la aviación": Familiares y amigos recuerdan al ingeniero que murió junto a su hijo en accidente en Casablanca

Álvaro Schmitt y su hijo del mismo nombre fallecieron anoche luego de que la avioneta en que viajaban capotara en el sector de Tapihue.

26 de Agosto de 2018 | 16:10 | Por Leonardo Vallejos y Juan Peña, Emol

Las víctimas del accidente ocurrido ayer.

Gentileza Familia Schmitt
SANTIAGO.- Álvaro Schmitt Yoma (73 años) salió a volar el sábado como habitualmente lo hacía, aunque esta vez con su hijo del mismo nombre (41 años). Ambos tomaron la avioneta matrícula CC-PJA con un plan de vuelo que contemplaba volver a las 19:50, pero el reloj marcó la hora y no había noticias de su aterrizaje. Las alarmas se encendieron.

Su familia trató de contactarlo, pero no tuvo resultados y lo reportó como desaparecido. Personal de la FACH, según los reportes policiales, llamó a la 5ta. comisaría de Casablanca para saber si contaban con algún reporte. La respuesta no fue la que esperaban los familiares de Schmitt y quienes estaban en el aeródromo de Tapihue.

Carabineros activa la búsqueda y llega hasta el fundo Los Perales, donde entrevista a varios lugareños, entre los que estaban los familiares de las víctimas. A las 22:00 horas, efectivos policiales llegan al sector de Tapihue, luego de que algunos vecinos señalaran que en ese lugar podría haber caído la avioneta.

Así fue. El duelo se iniciaba.

"Era un hombre tan aficionado a volar que prácticamente era una adicción. Era tremendamente generoso, sólo con mencionarte un caso: Cuando fue el matrimonio de Alvarito, su hijo que murió en este accidente, invitó a todo el Club de Planeadores de Santiago, porque era así", dijo a Emol Carmen Schmitt Yoma, hermana del piloto.

"Y lo último que supe ahora es que el viernes fue a Buenos Aires y regresó el martes, porque fue a organizarle un viaje a todos sus compañeros de curso del Saint George", relató.

Tras recordar estas últimas actividades, vuelve al accidente: "Mi cuñado tiene el campo al lado y llamó uno de los funcionarios diciendo que se había sentido que había caído un avión o un helicóptero".

La hermana del ingeniero recordó que le gustaba disfrutar con las familia y los amigos. "Piensa tú que él introdujo a Chile el playback, con el que todos íbamos a cantar. Se hizo una gran cantidad de amigos en Chile, fue tanto la gente que había concursos de canto. Él era tremendamente generoso".

"Nos regaló un avión"


El ingeniero fue socio y piloto del Club Aéreo de San Antonio. Su presidente es Jorge Ponce Gómez, quien en conversación con Emol recordó la jornada en que les hizo un obsequio. Fue el 26 de abril de 2014.

Aquel sábado fue la ceremonia de recepción y bautizo de la era la nueva aeronave del club: La Piper PA-28-180 matrícula CC-PGQ. A la cita asistieron autoridades locales, además de representantes de la Armada, la DGAC, el Ejército y Carabineros. Asimismo, dirigentes de otros clubes aéreos.

Ponce Gómez así define a quien fuera socio y piloto del club sanantonino. "Era un hombre muy bueno, generoso, buen amigo. Fue tanta la bondad y generosidad que nos regaló un avión PA-28. Se destacó por su buena disposición, por su alegría. Siempre llano y amable. Buen amigo".

"Viendo que no teníamos posibilidades de comprar uno, él lo regaló. Fue muy generoso con los demás pilotos", recordó.

Cuenta que lo conoce hace ocho años, que lo visitó en su campo en Tapihue, comuna de Casablanca. "Cuando iba al aeródromo de Santo Domingo pasaba donde tenemos nuestro club aéreo de San Antonio".

"Es un gran sentimiento de dolor que nos acompañará por mucho tiempo acá en el club, a los socios, todo tenemos el mismo recuerdo de lo buena persona que fue", concluyó.
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores