Reforestación en la Patagonia: Cómo se hizo en Torres del Paine y qué medidas se pueden replicar en Cochrane

Los incendios que están afectando a la zona ya han dejado más de 15.000 hectáreas destruidas. Teniendo en cuenta que la vegetación es similar, desde la Conaf y una fundación explican cómo podría ser este proceso.

24 de Febrero de 2019 | 18:21 | Por Fernanda Villalobos Díaz, Emol
SANTIAGO.- La situación en la comuna de Cochrane (Región de Aysén) con respecto a los incendios forestales sigue siendo complicada. Según las autoridades, las hectáreas quemadas ya son más de 15.000, asemejándose a lo que fue el gran siniestro de 2011-2012 en Torres del Paine, donde 17.000 fueron las afectadas.

Considerando la similitud de la vegetación en ambos lugares y teniendo en cuenta que ésta no es igual a la de las zonas centro-sur del país, el jefe de sección plantaciones y encargado de reforestación ecológica de la Conaf Magallanes, José Larson, lo detalla así: "Nosotros desde el 2005 -cuando hubo otro mega incendio- tenemos un programa de trabajo para restaurar las fallas afectadas por el incendio en el Parque Nacional Torres del Paine que tiene que ver con reposición y producción de árboles, cuidados de matorrales, de praderas e implementación de algunas medidas que traten de evitar nuevas situaciones, es decir, que no se produzcan nuevos incendios".

"En un incendio se afectan varios tipos de ambientes, algunos de mayor dificultad de recuperación, como los bosques donde hay árboles grandes, en cambio lo que son otras áreas, como matorrales y praderas, tienen una gran capacidad de recuperación intrínseca y nosotros allí lo que hacemos es evitar que se produzcan nuevos incendios (...) para el área de bosques tenemos un programa de producción de plantas y de plantación en el parque".

"Hoy queda mucho por recuperar, pero el programa está vigente, tenemos un invernadero -implementado con la contribución de República Checa- ubicado en las afueras de Puerto Natales a unos 80 kilómetros de la administración que trabaja alrededor de 100.00 plantas por año".

Hasta el momento el organismo ha plantado más de 800.000 ejemplares, y si bien asegura que "ha sido difícil, se ha podido lograr la meta".

Respecto a los recursos que disponen para estas acciones, el ingeniero forestal dice que "los primeros fondos son para estos programas de prevención, para la administración del parque y cerrar ciertos sectores al público cuando están en recuperación, y entregar información para que los turistas que pasen por allí tengan mucho más cuidado".

50 años demora una hectárea de bosque en cumplir las funciones parecidas a las anteriores al incendio.
Por otra parte, "lo que hacemos año a año es gestionar los recursos para poder llevar a cabo el máximo posible de plantaciones y de monitoreo de otras áreas donde no plantamos, estamos permanentemente evaluando lo que es la recuperación natural porque la naturaleza, como estrategia, también se basa en eso, hay algunas especies que rebrotan, que van ocupando el espacio y generando las condiciones para la recuperación de otras especies como micro y macro fauna".

También cuentan con aportes monetarios por parte de ONG's y privados, además de voluntarios que trabajan en la plantación y cuidado de la vegetación.

Según comenta, los bosques requieren muchos años para recuperar a cabalidad la función que cumplían antes de los incendios, "por eso que la plantación de árboles es importante comenzarla pronto, sobre todo en ambientes más dañados". En cambio las praderas y matorrales "a los pocos años recuperan gran parte de sus funciones ecológicas como detención de erosión, hábitat de fauna menor, o favorecimiento de infiltración de agua".

100% de recuperación se puede alcanzar una vez que los árboles llegan a edades adultas y de sobremaduracion.

Reforestemos

En 2012, tras la catástrofe en Torres del Paine nació "Reforestemos la Patagonia", una campaña donde una persona de cualquier parte del mundo podía donar un árbol por $2.000 y saber la ubicación exacta donde se plantó. Al año siguiente se convirtió en fundación, conservando el mismo nombre, pero finalmente en 2017, después de los incendios de la zona centro-sur del país, se pasó a llamar Reforestemos. Hoy en día sigue vigente y cada árbol, ya sea Lenga, Coihue o Ñirre, cuesta $3.000.

"En Patagonia sólo plantamos en parques y reservas nacionales, es decir en áreas silvestres protegidas. En el fondo, ahí es Conaf Aysén los que nos van diciendo dónde podemos ir trabajando y dónde tienen terrenos disponibles para poder plantar", explica la jefa de comunicaciones de la organización, María Eugenia Lapuente.

"En la zona centro sur (entre las regiones Metropolitana y Ñuble) tenemos un modelo distinto. Al no haberse incendiado tantas áreas silvestres protegidas, hicimos un convenio con la Universidad de Chile y hemos plantado mucho en el Centro Experimental Dr. Justo Pastor León, al lado de Santa Olga, asegurándonos, al igual que la Conaf, que en estos terrenos no van cambiar su uso de suelo, que los árboles no van a ser cortados y que van a cuidarlos". En esta área las especies pueden ser Quillay, Peumo, Radal, Maqui, Patagua y Maitén, entre otras especies pertenecientes a "bosque maulino".

En Magallanes y Aysén "no necesariamente plantamos en el sector exacto donde fue un incendio, sí donde pueda haber habido incendio o algún terreno deforestado por otras causas. En la zona centro-sur sólo en terrenos donde han sido quemados porque hay paños que quedaron 100% libres", añade.

"Nuestra idea ya es plantar nativos donde el terreno lo necesite, siempre priorizando áreas de alto valor ecológico como quebradas o sectores cercanos a lugares donde vive gente", subraya la periodista.

"Si bien no puedo dar una receta en particular para Cochrane, las evaluaciones ambientales posteriores son fundamentales y siempre es necesario, en primer lugar, atender las áreas más sensibles y estar muy atento a lo que la recuperación natural puede aportar".

José Larson, Conaf Magallanes
Sobre los incendios en Cochrane, afirma que "llevamos ocho años trabajando en la región entonces de todas maneras vamos a seguir trabajando ahí. A lo mejor si hay que esperar un rato para poder plantar directamente donde están siendo los incendios seguiremos trabajando en otros terrenos, pero siempre teniendo en cuenta que ese árbol también está siendo un aporte al medio ambiente en general".

En esa línea, Lapuente recalca que "nuestra Patagonia es uno de los últimos pulmones verdes que va quedando en el hemisferio sur y funciona para el mundo completo".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores