Caída de avioneta reabre debate sobre cercanía de aeródromos con zonas urbanas

La nave se estrelló contra una vivienda y dejó seis muertos. El alcalde de Puerto Montt solicitó reubicar la terminal, mientras el Club Aéreo defiende que su ubicación es estratégica. ¿Puede coexistir de forma segura un aeródromo con zonas residenciales?

17 de Abril de 2019 | 08:00 | Por Consuelo Ferrer, Emol
Agencia Uno
SANTIAGO.- "Esta discusión de lo que significa la ubicación del aeródromo es algo que siempre se da cuando hay algún accidente y nunca se ha podido sacar", aseguró esta mañana el alcalde de Puerto Montt, Gervoy Paredes, luego de que una avioneta se estrellara contra una casa y dejara seis muertos. "¿Necesitamos dos aeródromos tan cercanos? ¿No será el de Puerto Varas suficiente?", planteó.

La nave, que despegó desde el aeródromo privado La Paloma, dos kilómetros al noreste de la ciudad, se estrelló en la zona residencial cuando faltaban pocos minutos para las 11:00 AM. Aunque la casa no se encontraba con residentes en el momento, la totalidad de la tripulación perdió la vida.

El alcalde realizó de inmediato un llamado a las autoridades regionales para que hicieran lo posible por "sacar" de la comuna al aeródromo privado y declarar la zona como "exclusivamente residencial", aunque el Club Aéreo de Puerto Montt, que lo administra, defendió que "está emplazado en una zona estratégica de la región" y que, desde su puesta en marcha en 1943, "cumple un rol fundamental en garantizar la conectividad aérea del territorio nacional".

No es la primera vez que, tras un accidente, una autoridad emite declaraciones en ese sentido. En 2002, después de un aterrizaje de emergencia en la avenida Las Parcelas luego de que un Piper Tomahawk despegara desde el aeródromo de Tobalaba, el entonces ministro de Vivienda, Jaime Ravinet, ya hablaba de tomar una decisión "dolorosa" para que los habitantes de la zona no siguieran "viviendo con el credo en la boca".

Pero 17 años y más de una decena de accidentes después, el recinto sigue en funcionamiento. Así también lo están otros 342 aeródromos, según datos de la propia Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), y aunque en su mayoría fueron construidos lejos de las ciudades, el crecimiento de las zonas urbanas les plantean nuevos desafíos: ¿cómo hacer convivir en espacios contiguos a las terminales aéreas y los barrios residenciales, minimizando el riesgo de esa vecindad?

Una red necesaria


Chile cuenta con una extensa red aeroportuaria, que comienza con 16 recintos pertenecientes a la red primaria: los siete aeropuertos y nueve aeródromos más importantes del país. Se ubican en las capitales regionales o "en las cercanías de ciudades que son relevantes por ciertos aspectos, como el económico, permitiendo así su conectividad tanto nacional como internacional", explica la DGAC.

Adicionalmente, la red secundaria se compone de 14 aeródromos que complementan la primaria y que cumplen "una labor de conectividad y un nexo con la red de pequeños aeródromos". Estos, a su vez, son 303. Además hay 11 pertenecientes a la red de aeródromos militares.

"Es un poco injusto que sean los aeropuertos los que se tengan que mover, cuando fue la ciudad la que se empezó a trasladar a sus cercanías. Eso fue lo que pasó en su momento en Cerrillos, y terminamos perdiéndolo"

Felipe Delgado
De ese total, la DGAC administra directamente 101 terminales de propiedad fiscal, y cuenta con personal en 36 de ellos. Hasta ahora, el que ha concentrado más críticas ha sido el de Tobalaba. Hoy se suma a esa lista La Paloma, pero los expertos advierten que hay otros a los que la expansión de la ciudad también los comienza a rodear. Un ejemplo es el Aeropuerto Internacional La Florida, en La Serena.

Las críticas han surgido debido a la cercanía que hoy muestra con la ciudad —se encuentra contiguo a una zona residencial— y ha surgido la idea de trasladarlo a la ciudad de Tongoy. Ya en 2017 la idea fue rechazada por el entonces candidato presidencial, Sebastián Piñera.

"Vamos a relicitar el aeropuerto de La Florida, vamos a mejorar sus condiciones de seguridad, vamos a estudiar ampliar la pista para que pueda tener mayor seguridad y tal vez recibir aviones de mayor tamaño, pero los aeropuertos tienen que estar cerca de donde vive la gente", afirmó en radio Mistral.

"Fue la ciudad la que se empezó a trasladar"


Para el académico del Departamento de Ingeniería de Transporte y Logística de la U. Católica, Felipe Delgado, no se trata de un conflicto nuevo y para ilustrarlo se remonta algunos años. "Es un poco injusto que sean los aeropuertos los que se tengan que mover, cuando fue la ciudad la que se empezó a trasladar a sus cercanías. Eso fue lo que pasó en su momento en Cerrillos, y terminamos perdiéndolo", recuerda.

El docente, especializado en operación de sistemas de transporte aéreo y público, defiende la pertinencia de que los terminales aéreos queden cerca de las ciudades. "Al final, a uno le gustaría poder acceder de manera rápida y fácil al aeropuerto. Si no, el costo de llegar a un aeropuerto termina siendo mayor que el pasaje mismo", dice a Emol.

Sin embargo, no desconoce los problemas que presenta esta cercanía, como los ruidos molestos para vecinos. "Hace cinco años, el área de influencia del ruido era mucho mayor en kilómetros cuadrados que lo que es actualmente, debido a que el desarrollo de aviones nuevos, con nueva tecnología, lo ha disminuido. Pero como cada vez hay más población que se va asentando cerca del aeropuerto, vuelve a ser un problema", expone.

En el Aeropuerto Arturo Merino Benítez, explica, ya hay una pista cuyo horario está restringido por su cercanía a poblaciones. "Eso pasa porque los planos reguladores no han cuidado los aeropuertos y no podemos permitir que después su operación quede limitada porque hay zonas residenciales cerca. La inversión que significa un aeropuerto para estar limitando su funcionamiento porque la ciudad no se pensó de manera adecuada lo vuelve un asunto grave", añade.

Según Delgado, ese tipo de materias están consignadas en los planos reguladores de cada comuna. Sin embargo, el alcalde de Puerto Montt refutó esa información, señalando que la responsabilidad recae en los seremis de Vivienda, que elaboran "planes reguladores intercomunales". "Si alguien ofrece en la comuna de Puerto Montt sacar el aeródromo, no puede", afirmó. "Quien tiene las competencias de mover aquello son los instrumentos interregionales o intercomunales, que ya no están en manos del municipio".

No obstante, los expertos siguen apuntando a no tomar ese camino. Para el presidente del Instituto Chileno de Derecho Aeronáutico, Tito Muñoz, la ciudad es perfectamente compatible con la existencia de un aeródromo y lo considera además una simbiosis deseable. En conversación con CNN Chile, destacó que es "una labor conjunta" de las empresas que operan y los propietarios de cada recinto "darles cuenta de que hay mantenimiento" y de que "los que están volando esos aviones son todos profesionales".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores