EMOLTV

Cristóbal Bellolio y tesis de Boric: "Las vanguardias van más rápido que los pueblos, pero no estoy seguro en este caso"

El filósofo no cree que el triunfo del Rechazo "haya sido porque la vanguardia justiciera no fue comprendida por un pueblo flojo o lento o epistémicamente inferior. Creo que aquí hubo problemas estratégicos".

28 de Septiembre de 2022 | 08:06 | Por Cecilia Román, Emol.
Aton
En casi un mes desde el Plebiscito han surgido decenas de interpretaciones sobre por qué la población rechazó tan masivamente el proyecto de nueva Constitución. El Presidente Gabriel Boric sumó la suya este lunes, cuando dijo que "no puedes ir más rápido que tu gente" en entrevista con CNN.

El doctor en Filosofía Política y académico de la Escuela de Gobierno de la UAI, Cristóbal Bellolio, plantea que una explicación de las palabras del Mandatario podría ser que el Rechazo se dio porque en Chile muchos de los contenidos del texto de Constitución "no estaban socializados". Pero eso "no es obvio", dice el filósofo.

"Sobre todo porque muchas cuestiones que estaban en el texto son legítimamente disputadas en la teoría política. La idea de que distintos grupos históricamente desaventajados tengan derechos especiales, políticas restitutivas, es una cuestión que está en disputa", explica.

—¿El Presidente estaba diciendo que el pueblo es "lento"?

"Yo creo que es una manera de interpretar lo que dice el Presidente, no es la única. Una posible es que la Convención operó como una vanguardia progresista y fue capaz de identificar correctamente la dirección hacia la que debemos ir, pero que todavía en el pueblo chileno muchas de esas disputas no están lo suficientemente socializadas. Dicho de otra manera, que no tiene tanto que ver con los principios y disposiciones que quedaron en la propuesta, sino más bien con que todavía no se han socializado lo suficiente en la población".

"En la teoría política hay una disputa entre quienes creen que los hechos son más importantes que los ideales, generalmente son aquellos de una sensibilidad más conservadora. Y otra posibilidad es que no, que los ideales sean más importantes que los hechos y si los ideales colisionan contra los hechos, peor para los hechos, los ideales siguen siendo los correctos. Si la gente no los procesa, no es culpa de los ideales, es culpa quizás de que no hemos llegado a ese estadio cultural".

— Y en política, en general, ¿diría que las autoridades van más rápido que la gente?

"Depende de los políticos. Hay políticos más conservadores, o que creen que su rol es olfatear cuáles son los sentidos comunes instalados y de ahí proyectar el discurso o muchas veces atizar ciertos miedos instalados en la población para sacar una ventaja. Hay otros que creen que la política tiene una responsabilidad más allá de representar lo que la gente quiere, de llevar al pueblo hacia un cierto lugar. Generalmente los que están a la cabeza de esa tarea se sienten una especie de vanguardia del progreso, que ellos ya identificaron cuáles eran las fórmulas correctas".

—Días después del Plebiscito surgieron ciertas críticas hacia quienes votaron Rechazo, que decían que no habían entendido el texto. Esto de decir que "no se puede ir más rápido que tu pueblo" ¿se parece a esas críticas?

"Se parece, pero no es lo mismo. Una cosa es decir que la gente no entendió el texto, que es una crítica epistémica, que tuviste un problema cognitivo. Algo distinto es que tus valores todavía no estén alineados con los valores del texto. No es epistémica, es más bien moral. En rigor no es lo mismo. Una cosa es no entender y otra es que no compartes el sentido del texto".

"La Convención operó como una vanguardia y las vanguardias utilizan un lenguaje que muchas veces no está socializado todavía"

Cristóbal Bellolio, filósofo
"La zona gris tiene que ver con básicamente la Convención operó como una vanguardia política y cultural y las vanguardias utilizan un lenguaje que muchas veces no está todavía socializado. El concepto de disidencia sexogenérica no estaba socializado, puede estar en el mundo del activismo, de las ONG, de las asambleas universitarias, pero no en la opinión pública. Los sistemas paralelos de justicia pueden ser muy justos en su mérito, no lo sabemos, ni siquiera lo hemos conversado, pero nunca antes de la Convención se había publicado una columna, un artículo, que fuera haciendo que esto permeara en la opinión pública".

"La Convención, en vez de operar en base a sentidos comunes ya instalados, trató de instalar conceptos de vanguardia. Ese es un error estratégico, más allá de que la gente entienda o no entienda. Si la gente no entendió, es un error estratégico haberle propuesto una Constitución de vanguardia en vez de una de sentidos comunes".

—El Presidente también menciona que estar "adelantado a tu época es una forma elegante de estar equivocado". ¿Cree que efectivamente esto estaba adelantado, es decir, que en un tiempo más vamos a ir hacia lo que proponía la Convención?

"Es una posibilidad. Es lo que decía Fernando Atria cuando decía que 'puede que en unos años más lo que hoy parece vanguardia y se ganó por poco, se termine instalando en la opinión pública como un nuevo sentido común'. En ese caso tendría razón el Presidente, pero no es obvio, sobre todo porque muchas cuestiones que estaban en el texto son legítimamente disputadas en la teoría política. La idea de que distintos grupos históricamente desaventajados tengan derechos especiales, acciones afirmativas, políticas restitutivas, es una cuestión que está en disputa. Hay otros países donde cuestiones que parecen obvias hoy día están de alguna manera retrocediendo, como el aborto en Estados Unidos".

"Mi punto es que pensar que siempre lo que viene mañana va a ser mejor, creo que es presa de un progresismo un poco inocente. El progresismo cree por definición que mañana vamos a lograr cierto estándar de progreso moral mejor que el actual y en muchas cosas tienen razón, pero en muchas otras la discusión sigue estando abierta. En otras cuestiones no es tan evidente que lo que propuso la Convención se transforme en sentido común".

"Independiente de eso, aunque sea cierto que cosas que estaban en la discusión de la Convención puedan ser mañana sentidos comunes, puede que haya sido igual de estratégicamente torpe incluirlos en la Constitución. Esas disputas tienen que darse en otro lado".

—Fernando Atria, Jaime Bassa, varias figuras del oficialismo y el mismo Presidente Boric, han atribuido parte del Rechazo no al fondo del contenido de la Constitución sino al contexto en el que se hicieron estas propuestas. ¿A qué le atribuye esas lecturas?

"La autocrítica siempre es un ejercicio difícil, desgarrador, porque te obliga a enfrentarte con tu propia equivocación y gran parte de los convencionales, no todos, creo que enfrentaron el proceso con el espíritu equivocado. Es muy difícil que ellos reconozcan eso".

"Es cierto que gran parte del rechazo tiene que ver con elementos que van más allá del texto y la propia actitud de los convencionales todo el mundo la menciona como uno de los factores. También hay factores externos, como que el clima refundacional del año 2020 y 2019, no era el mismo de 2022. Es cierto también que el triunfo del Rechazo se relaciona con la desaprobación puntual al Gobierno del Presidente Boric. Todas son hipótesis plausibles, pero también y esto lo reconoció el propio Boric de alguna manera, el exceso de política identitaria creo que lo que hizo fue despertar la reacción de las identidades residuales, de los que no son mujeres, indígenas, disidencias sexuales".

"Hubo también un error en no mirar lo que estaba pasando en otras partes del mundo, eso ha pasado en todas partes y aquí nadie lo vio a pesar de que se lo advertimos desde marzo. Eso sí tiene que ver con el texto. Que diga 77 veces la palabra pueblos originarios o plurinacionalidad, perdóname, pero eso está en el texto".

—¿No está de acuerdo entonces con la lectura de Bassa, Atria y el Presidente?

"Estoy parcialmente de acuerdo; pero hay cuestiones relevantes del texto que sí fueron problemáticas. En otros casos, cada grupo encontró algo que le molestó específicamente del texto, como que no estaba la inembargabilidad de los fondos de pensiones".

"Aunque sea cierto que cosas que estaban en la discusión de la Convención puedan ser mañana sentidos comunes, esas disputas tienen que darse en otro lado"

Cristóbal Bellolio, filósofo
"Me parece de una ingenuidad brutal pensar que una cuestión como esta se decide solo sobre la calidad del texto. Obviamente lo que se puso sobre el banquillo fue el texto con su proceso y todas las condiciones accesorias. Pensar que es una prueba de comprensión de lectura es no entender mucho de qué trata la política".

—¿Y considera que el Presidente dio en el clavo en alguna de las interpretaciones que ha hecho desde el 4 de septiembre sobre por qué triunfó el Rechazo?

"Pedirle al Presidente que tenga una interpretación concluyente me parece que es mucho, creo que todavía no hay interpretaciones concluyentes. Yo lo que he hecho desde antes del Plebiscito es elaborar tres o cuatro hipótesis, las echas a correr y ves si los sondeos de opinión las confirman o no. Pero no hay ninguna posibilidad de que nosotros digamos ‘ya, fue por esto, se acabó la discusión’. Van a haber siempre dos o tres hipótesis que llevan la delantera, tres o cuatro más son más marginales, interesantes, provocadoras. Algunos incluso sostienen que se rechazó porque la CC no fue suficientemente radical. Hay para todos los gustos".

"Pero yo no creo que el Presidente tenga que cumplir la función de cientista social tratando de teorizar. El Presidente debe tratar de ver cuáles son las posiciones que hay en el escenario, las hipótesis, y tratar de empatizar con la narrativa de su segundo piso. Alguien estará pensando ahí esto, le dirá, ‘mire, creo que tiene que ver más con esto’. Y eso es con independencia de lo que él quiera".

"Mi recomendación es estar abierto a la posibilidad de otras hipótesis, que te dejen en una posición más incómoda pero que sean más plausibles"

Cristóbal Bellolio, filósofo
"A veces uno quiere creer ciertas cosas justamente porque los seres humanos evitamos las disonancias cognitivas, y tratamos de quedarnos con respuestas que nos dejan más tranquilos, eso es un riesgo. Más que quedarse con la hipótesis que te tranquiliza, como en este caso ‘el pueblo es más lento que la vanguardia’, que de por sí es así, pero no significa que las vanguardias tengan razón; mi recomendación sería simplemente que más que intepretarlo de acuerdo a lo que uno quiere creer, estar abierto a la posibilidad de que haya otras hipótesis que te dejen en una posición más incómoda pero que quizás sean más plausibles".

—¿Fue un error plantearlo así, en los términos de la rapidez del avance de la gente versus el texto?

"Es que las palabras tienen distintas interpretaciones, hay que conocer todos los contextos para saber. No podría decir si hoy el Presidente quiso decir esto o quiso ningunear a su pueblo. No creo. Lo que creo es que sí es cierto que las vanguardias van más rápido que los pueblos, pero no estoy seguro de que en este caso haya sido porque la vanguardia justiciera no haya sido comprendida por un pueblo flojo o lento o epistémicamente inferior. Creo que aquí hubo problemas estratégicos, de fondo, de diagnóstico".

"Desde el momento que la CC decidió dejar a la derecha afuera, se sabía que ibas a tener a un mundo gigantesco -que antes se dividió a la mitad y una mitad apoyó el Apruebo de entrada- haciendo campaña en contra y no te importó. Cuando aparecieron los Amarillos en febrero, marzo, diciendo que eran de centroizquierda y no estaban tan convencidos, en vez de abrazarlos y decirles "a ver, ¿cuál es tu punto?" los ridiculizaste. Pocas veces había visto una campaña tan matona desde el punto de vista de dejar afuera a todos los que tenían una crítica. Eso no tiene que ver con ser vanguardia o con la calidad del texto".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores