EMOLTV

El relato del médico baleado en Curacautín: "Me apuntaron en la cara (...) los que vamos a terreno tenemos temor"

El profesional cuenta que mientras era atendido en el hospital los sujetos fueron hasta la posta de Rari Ruca y realizaron nuevos disparos. Pese a esto, revela que "me encantaría seguir trabajando acá, ayudando a los que más lo necesitan".

20 de Abril de 2023 | 09:00 | Por Leonardo Vallejos, Emol
imagen

El disparo entró por el vidrio trasero de la camioneta.

Captura
"Temí por mi vida, pensé que me mataban. Un sujeto me apuntó directo a la cara. La saqué barata". Así comienza el médico J.J.A. su relato de lo vivido el pasado martes, en la ruta R-867 de Curacautín, en la Región de La Araucanía.

El especialista, quien pide no identificarse por miedo a represalias, realizaba labores de atención médica rural. Había empezado en la posta del sector de Rari Ruca e iba en camino a la de Radalco. Viajaba en una camioneta municipal, acompañado de un conductor.

Se trasladaban por un camino interior, que reconoce que es peligroso, donde han ocurrido otro tipo de ataques, pero que es el más directo y rápido para llegar a cumplir con sus funciones.

"Llevábamos 2 kilómetros de recorrido y nos dimos cuenta que una camioneta nos seguía. En primera instancia pensamos que podía ser un vecino que iba apurado, por lo que nos hicimos a un costado. Ahí vino lo peor. Los sujetos cruzaron la camioneta delante de la nuestra, se bajaron, eran dos, armados con escopeta. Nos apuntaron y gritaban 'bájense conchasu...' y le pegaban a la camioneta", recuerda.

Fue en ese momento cuando uno de los antisociales se paró por el costado del copiloto, lo apuntó con la escopeta. El médico temió lo peor. Pero una rápida maniobra del conductor, que aceleró el vehículo, hizo que el disparo llegara por la ventana trasera. Un perdigón hirió al profesional en su brazo y provocó lesiones en tórax, espalda y cabeza.

"Escuché el escopetazo, pensé que me había llegado en la cabeza, pero luego vi que tenía mucha sangre en mi brazo y manos. Al inicio quedé aturdido con el ruido del disparo. Por suerte el conductor mantuvo la calma y condujo rápido hasta el hospital de Curacatín", señala.

En el camino hacia el recinto de salud ambos trataron de comunicarse con Carabineros, pero la señal era mala, hasta que lo lograron. El segundo llamado del médico fue a su polola, quien también es doctora y que justo en ese momento estaba de guardia en la Urgencia del hospital de Curacautín.

"Ella y una amiga me recibieron. Estaba destrozada, pero se mantuvo firme para asistirme. Me pasaron al reanimador, me tomaron signos vitales y me hicieron radiografías, las que no dejaban claro si el perdigón me había tocado un hueso o vaso sanguíneo, por lo que se decidió mi traslado al hospital de Victoria. Ahí mi polola fue conmigo, junto con el director de Curacautín".

Pero mientras recibía los primeros tratamientos, colegas le comentaron que los sujetos llegaron hasta el frontis de la posta de Rari Ruca y realizaron disparos. "Me contaron que todos se agacharon, había público. Por suerte nadie resultó herido ni tampoco con daños el hospital".

No es primera vez


El médico, oriundo de Linares, cuenta que lo vivido el martes no es su primera situación límite. El pasado 8 de marzo comuneros del sector de Pailahueque entraron a la fuerza a la comisaría del sector, se enfrentaron con Carabineros y hubo disparos.

Uno de ellos dio en el automóvil en el que justo pasaba por el lugar la víctima junto a su polola. "Íbamos en viaje hacia la Región del Maule y teníamos que pasar por ese sector. La sacamos barata esa vez. Solo daños al auto. Pero ese día hirieron de bala a un camionero, que por casualidad es padre de una colega en el hospital. Hay mucho temor acá".

Comenta que "lamentablemente todo esto era una situación que se veía venir, viene ocurriendo hace rato. Llevo tres años acá y la seguridad ha afectado la salud en la zona. Los paramédicos, que son los más expuestos, han sufrido disparos, las ambulancias no han podido llegar a buscar pacientes a sectores alejados. La salud se ve complicada por la violencia, sobre todo los que vamos a terreno, tenemos miedo, más hoy. Eso ha deteriorado la calidad de atención".

Tras estos dos hechos que le han pasado, ¿no han pensado en irse del sector? "Obviamente ahora nos hemos replanteado la idea, pero la verdad, me encantaría seguir trabajando acá, ayudando a los que más lo necesitan. Ojalá esto se solucione pronto y retomar con normalidad nuestra pega. Pero no te miento, hay miedo, y muchos colegas han pensado en irse".

Ayer el médico recibió la visita de la ministra de Salud, Ximena Aguilera. También destaca el apoyo desde el Colegio Médico, delegado presidencial regional, la delegada presidencial de la provincia. "Ojalá que esto marque un precedente, que no quede solo en esto. Que se tomen las medidas y no se deje de ayudar a nosotros, para que así podamos ayudar a los más necesitados", sentencia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?