"El mayor regalo que tuve en la vida fue haber podido educarme"

El hombre ancla de Teletarde de TVUC se enorgullece de sus orígenes y de lo que ha logrado en su carrera; por eso, es un ferviente defensor de mejorar la educación en Chile como vehículo para mejorar la situación global del país.

21 de Marzo de 2006 | 09:22 |
Antonio Quinteros nos espera en un café, se ve relajado y posa para las fotos sin molestia, aunque parecen no gustarle demasiado; sabe que son gajes del oficio y, como la disciplinada persona que es, sigue todas las instrucciones de la fotógrafa.

Nació el 5 de agosto de 1962 en Santiago y se crió en el barrio de Las Rejas, lo que es hoy Estación Central. "Soy de un barrio muy humilde, con los típicos amigos del barrio, los tipos que cuidan la esquina", dice.

Estudió en el San Ignacio de Alonso Ovalle toda su vida y se siente un fiel producto de la educación jesuita. Después, entró a periodismo en la Universidad Católica; eran los tiempos en que la carrera se dictaba sólo en esa casa de estudios y en la Chile y, por lo tanto, los cupos eran mucho menores.

-¿Por qué periodismo?
"Siempre quise ser periodista, desde pequeño. Tenía una especie de mix con la cosa de la psicología, que parece que es muy común, y hasta última hora estuve entre las dos. La cosa periodística siempre me llamó la atención; participé en el colegio de los anuarios… bueno ¡la típica!"

Asegura que la vocación partió gracias a su padre que le inculcó el gusto por la lectura. "Siempre quise saber más, conocer otros lugares. Siempre fui inquieto intelectualmente y me iba muy bien en el colegio".

-¿Tenías claro que preferías la televisión como medio?
"No, nunca me imaginé ser periodista de televisión. Si bien es cierto, el 90 % de mi carrera se ha desarrollado en televisión, partí trabajando muy temprano –en segundo año- en "La Estrella" de Valparaíso. Siento que ahí aprendí lo que después pude empezar a aplicar".

En la escuela pertenecía a un grupo que había entrado a periodismo como vehículo para hacer otras cosas, todos muy audiovisuales y cinéfilos; el único que realmente quería reportear era él. A ese grupo pertenece, entre otros, Marcelo Ferrari, el director de Sub Terra.

Después de dos veranos en el puerto, hizo su práctica profesional en Canal 11, actual Chilevisión, y se quedó. Partió cubriendo mucho deporte, a pesar de que lo contrataron en noticias. De ese tiempo es el exitoso programa "Deporte en vivo".

-¡Te gustaba el deporte, si tu búsqueda era intelectual!
"Siempre miré esto desde la perspectiva de aprender. Era un canal donde había que hacer de todo".

-Siempre alucinabas con las notas que te tocaban.
"He vivido mi trabajo con pasión; y no solo los grandes temas, también a los pequeños me gusta ponerle todo el empeño y el profesionalismo posible. Entonces ¡claro! todo me llamaba mucho la atención.
"Tal vez lo que más ha marcado mi vida es que siempre me ha gustado saber más; ser más por la vía del conocimiento. Por ejemplo, me encanta leer, soy un lector tremendo, por el simple placer de conocer".

-¿Hiciste algún postgrado?
"No, porque me he dedicado toda la vida a trabajar. Mi fuente de aprendizaje ha sido el mundo, la calle y los libros. Uno entra en la máquina y… tengo proyectos de hacer algunas cosas ahora, pero no sé si me alcance el tiempo".

-¿Después del 11 te fuiste a la Fundación Teletón?
"Sí, a hacer los reportajes para las campañas de la Teletón, trabajo que hago hasta el día de hoy.
"Llegué ahí conociendo poco y aprendí mucho. Hoy hago los reportajes motivacionales en mis ratos libres y sin ningún tipo de figuración. Es una cuestión personal, creo que lo que se ha hecho es fantástico; entonces, es mi manera de colaborar".

Estuvo un año y medio de planta en la Fundación. El año '90, con el retorno a la democracia, se forma un nuevo equipo de prensa en TVN y el entonces jefe de prensa, Bernardo de la Maza, lo llama a integrarse como periodista.

"Fue un equipo muy joven el que se armó, pero, de ellos, yo era el que tenía más experiencia, por todas las cosas que había hecho antes, y eso me abrió muchas puertas en TVN. De inmediato me dieron temas de primer orden, porque tenía la experiencia del "en vivo" y de los reportajes en profundidad. Tenía mucho que mejorar, eso sí, pero partí altiro con temas importantes", cuenta.

-También empezaron los viajes, otra de tus aficiones.
"Fue bien curioso, porque, sin buscarlo –yo no me imaginé nunca que iba a llegar a la televisión-, llegué, de a poco, a todo lo que me había propuesto".

-¿Por qué no te imaginabas llegar a la TV?
"No sé, lo veía tan lejano, tan como para otra gente. Decía ¿Cómo voy a llegar yo ahí?, la verdad, no veía cómo".

-¿Pero por qué?
"A ver… será que yo lo veía como… quizás, en el fondo, era el respeto que le tenía, el pensar que allí había tipos que llevaban años. Además que, bueno, no te olvides que (hace un silencio), yo provengo de una extracción súper humilde… de repente por esas mismas deformaciones o prejuicios creía que no podía llegar a la tele.
"Ya, de hecho, entrar a la Católica fue una cuestión increíble (se ríe). Hay que reconocer que, aunque me siento orgulloso de vivir donde viví y de los amigos que tengo, a mí la vida me comenzó a cambiar desde que entré al San Ignacio".

-¿Gracias a la educación, entonces?
"Soy un tipo que creció, progresó y que le ha ido bien, finalmente, porque tuve la posibilidad de educarme. El mayor regalo que tuve en la vida fue haber podido educarme. En ese sentido, me siento ejemplo de que las cosas se pueden lograr a través de la educación".

Entre los años ‘90 y ‘93 se hizo un gran trabajo en el área de prensa de TVN para recuperar la credibilidad. El '94 lo llamó Patricio Caldichoury para que se integrara al equipo de "Informe Especial". “Fue un alto honor trabajar ahí, además que me uní al equipo histórico”, dice.

-Habían pasado apenas unos años desde recibirte y ya habías recorrido un largo camino en la televisión.
“Claro, 5 o 6 años. No podía creer que ya formaba parte de ese equipo. Yo siempre he sido súper trabajador y nunca le he hecho el quite a nada; ese, creo, es la clave de mi éxito profesional.
“Llegué al Informe Especial que para mí era como ya no puedo aspirar más de la vida, me sentía súper feliz; además me dieron oficina y me di cuenta que estaba compartiendo con gente que para mí era un referente, como el Chago Pavlovic”.

Ahí estuvo una temporada y media del programa y lo llamaron de canal 13. Fue una difícil decisión, porque –aparte de que jamás se imaginó llegar al canal católico- estaba cumpliendo muchas metas a nivel personal, profesional y económico en TVN.

-¿Una buena experiencia?
“Me han tratado súper bien. Ha sido siempre una carrera en ascenso y me he sentido súper querido”.


“Nunca me imaginé vivir todo lo que he vivido”


Su admiración por las mujeres



EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores