En búsqueda de personajes potentes

04 de Septiembre de 2006 | 16:34 |
Parece tener muy claro lo que busca y lo que espera; también que lo suyo es la actuación, que lo hace vibrar y encontrar que no es un trabajo simplemente, sino una vocación que le provoca felicidad.

A pesar de su juventud, no toma cualquier papel que le ofrecen, incluso para hacer cine que es uno de sus sueños, porque cree firmemente que los personajes deben entregar algo e involucrar un trabajo de parte del actor.

Vestido de chaqueta de cuero, jeans y camisa negra, se ve muy "taquilla" y, a primera vista, podría parecer uno de esos jóvenes talentos que van por la vida con aires de divo. Nada más alejado de la personalidad de Cristián Riquelme. Él es un chico seguro de sí mismo y bastante profundo en sus reflexiones. Asegura que su manera de ser se debe a que creció en provincia y a la educación de sus padres que siempre buscó abrir horizontes y entregar herramientas.

-¿Cuál es tu fuerte en los personajes que ya has interpretado?
"La comedia, me encanta".

-Estuviste en "Los treinta" y en "Ídolos", ¿no tienes problemas con esa programación más de adultos?
"Como actor es muy difícil enjuiciar tu trabajo; sin embargo, haber hecho 'Ídolos', que es una teleserie fuerte, me parece bien para la hora que estaba.
"Como persona, me parece fuerte ver a las 8 de la noche una cosas así. Siento que mostrar una escena de sexo en una teleserie es consecuencia de algo en la historia. Hoy somos testigos de gente en televisión que, si bien no muestran sexo, muestran instancias al sexo que pueden ser mucho más fuertes. O programas –no voy a decir nombres- sin contenido que pasan a ser la catapulta para crear conflicto. Eso lo encuentro mucho peor que mostrar una escena de sexo en la tele".

-¿Te refieres a la opinología o a la utilización de la mujer?
"A la utilización de la mujer y el hombre. No me molesta, lo cambio no más".

-¿Y tú no tienes problemas en hacer desnudos?
"No, pero creo que con 'Ídolos' y 'Los treinta' fue suficiente. Haría otra cosa, tal vez, más adelante, porque estoy empezando y no me gustaría que me encasillaran como el actor que sale en pelotas… ¡y salí tres veces mostrando el poto!"

-¿Es cierto que no quisiste hacer el papel de un gay en la "La mujer de mi hermano"?
"Sí, porque era un rol muy menor; la escena era un hombre haciendo el amor con otro hombre y no estoy preparado para hacer una cosa así… no lo podría hacer, me pondría nerviosísimo y muy prejuiciado".

-¿Tienes prejuicios en contra de los gay?
"Yo no tengo ninguno, pero estaba prejuiciado con la escena, no podría haberla hecho".

-¿Y eso te pasaría con alguna actriz con la que no te sientas cómodo?
"Ah, pero es distinto, porque yo soy heterosexual y ella es mujer… ahí lo podría hacer".

-O sea te complica el rol de homosexual.
"No, no, lo haría, pero en un contexto, en una historia. El personaje que me ofrecieron hacía la escena de cama y eso sería".

-En 'Versus' tenías una relación con Coca Guazzini, ¿cómo fue ese personaje que se relacionaba con una mujer mayor?
"¡Alucinante! Aparte que trabajar con la Coca es muy entretenido, porque maneja un humor muy especial, un trabajo actoral increíble y, además, es una persona muy cálida.
"Fue muy entretenido hacerlo y yo aluciné, porque ella es muy buenamoza y jugaba mucho con su coquetería en las escenas. Es una coquetería más madura, más intensa, más sin prejuicios. Además, mi personaje era un pendejo de 22 años, taquillerísimo y era muy bueno trabajarlo y ver cómo se enfrentaba a la seducción de esta mujer mayor. Muy entretenido".

-¡Te gusta pensarte harto a los personajes!
"Sí, claro. Es que esa relación era muy entretenida, cómo ella, con esa coquetería directa, lograba que yo, pendejo, cediera a esta mujer más adulta".

-¿Y en la vida real? ¿Adultas, jóvenes o la que venga? ¡Me tinca que eres súper coqueto!
"Sí, me ha ido bien, siempre, no podría negarlo. Estoy soltero, pero tengo alguna cosita por ahí".

-Trabajaste con Marco Enríquez-Ominami, también.
"En la serie, ‘La vida es una Lotería’, para Mega y en la película, ‘Cariquima’, en el norte. Fue alucinante".

-¡Qué divertido, ustedes dos se parecen!
"Sí, si cuando Marco me conoció me dijo erís igualito a mí, weón; pero yo soy tu hermano boliviano, porque soy chico y guatón. Yo no lo conocía, pero fue muy bueno trabajar con él, porque es un tipo muy acogedor y que, como director, te da libertad para crear.
"Además, yo lo único que quería era hacer cine, porque es una mezcla exquisita entre el teatro y la televisión. Es cámara, pero tiene la cadencia de una escena de teatro, donde los textos se pueden digerir y hay pausas. La televisión no permite la pauta".

-¿Y teatro?
"Hicimos "Demian" de Hesse, un año de montajes, nos ganamos el Fondart y estuvimos seis meses en el Teatro de la UC. Es un texto fuertísimo y de mucho cuestionarse internamente, es una búsqueda eterna. Fue alucinante hacer ese personaje.
"Me encantaría hacer más teatro; este año me ofrecieron dos obras, una no la tomé por un tema de guión y la otra por un tema de tiempo".

Actualmente está en "Floricienta", es panelista los jueves del programa "Pasiones" y está armando, con sus propios medios, un proyecto de teatro.

-¿Cuál es tu aspiración? ¿Un protagónico, un antagónico?
"Mi ambición es hacer un antagónico malo, pero malo, malo. Te estoy hablando de Gary Oldman en "Profesional"; malo, que nadie lo perdone.
"También me gustaría hacer un protagónico para evaluar mi nivel de actuación, tener más texto y darle una línea".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores