Vacunar contra virus Papiloma es muy caro aún

Estudio inédito encontró que los principales tipos del virus que causa el tumor de cáncer cérvico uterino a las chilenas son los mismos que atacan las dos vacunas disponibles en el mercado, pero usarlas es más caro que todo el plan nacional de inmunización.

25 de Marzo de 2008 | 09:46 |
Un estudio hecho en Chile identificó los tipos de virus papiloma humano (VPH) que más frecuentemente causan cáncer cervicouterino en el país. La investigación, realizada por un equipo de las universidades de Chile y de La Frontera a partir de biopsias de 312 mujeres afectadas por este cáncer, aporta datos inéditos en Chile y en América Latina.

Los genotipos que más afectan a las chilenas son el 16 y 18, los mismos que predominan en el extranjero. Éstos se presentan en forma única o combinada, junto a los genotipos 31 y 45.

Este hallazgo será determinante al momento de evaluar la eficacia que tendrían en el país las dos vacunas diseñadas internacionalmente para prevenir la infección por VPH, dato que es clave al analizar su eventual incorporación al Programa Nacional de Inmunización.

"Es un tema que no está definido. Con el precio actual de venta, el costo que tendría aplicarla es varias veces superior al costo total que tiene el Programa Nacional de Inmunización", dice el doctor Eugenio Suárez, coordinador de la Comisión de Expertos en Cáncer de cuello uterino del Ministerio de Salud y uno de los autores del estudio, presentado durante la celebración de los 20 años del Programa Nacional de Cáncer Cervicouterino del Minsal.

Análisis de biopsias

El VPH se transmite por contacto sexual, y de los cerca de 100 tipos que existen, hay 14 cuya presencia aumenta el riesgo de desarrollar cáncer cervicouterino. "En el estudio vimos que el genotipo 16 es el responsable del 74% de este cáncer en el país", dice el doctor Suárez, quien trabaja en la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

El doctor Juan Carlos Roa, anatomopatólogo de la U. de La Frontera, fue quien procesó las muestras en el Laboratorio de Biología Molecular de dicho centro de estudios. Las biopsias utilizadas son de los años 2002 a 2005 y fueron obtenidas de los hospitales San Borja-Arriarán y Luis Tisné, de Santiago, del laboratorio Citolab y del Hospital Regional de Temuco.

"Todas las muestras corresponden a biopsias de mujeres en las cuales se confirmó el diagnóstico de un cáncer invasor", aclara el doctor Suárez. Precisamente, este dato marca la diferencia con anteriores estudios hechos en el país, los cuales usaron muestras de mujeres sanas.

Cada año se diagnostican 1.200 nuevos casos de chilenas con cáncer cervicouterino y 670 mujeres mueren anualmente por esta causa. Pese a ello, Chile y Colombia son los únicos países en América Latina que han logrado reducir la mortalidad por este cáncer gracias a programas nacionales de detección que proporcionan derecho a PAP gratuito. Este examen permite detectar anormalidades en las células del cuello del útero, las que podrían indicar la presencia de una lesión precancerosa.

"Gracias a esto desde 1987 se ha reducido en 40% la mortalidad", precisa el doctor Suárez.

A la detección precoz que se logra con el Pap, también se suma ahora la prevención que ofrecen las dos vacunas existentes para combatir el VPH. Gardasil (laboratorio MSD) llegó en julio pasado a Chile, mientras que en diciembre estará disponible Cervarix, que hoy lanza GlaxoSmithKleine.
Cifras
50% a 80% de las mujeres se infactarían con el virus papiloma, el que está asociado al 99,7% de los casos de cáncer cervicouterino.

Ambas vacunas se administran en tres dosis y otorgan protección contra los tipos 16 y 18.

Gardasil protege también contra los tipos 11 y 6, que son responsables del 90% de las verrugas o condilomas genitales y anales, tanto en hombres como en mujeres, mientras que Cervarix tiene una sustancia adyuvante que aumenta la respuesta inmune, con lo que logra ampliar su protección contra las cepas cancerígenas 31 y 45.

Según datos presentados en la 24º Conferencia Internacional de VPH, en China, Gardasil previene el 91% de los casos de infección persistente, lesiones precancerosas y lesiones genitales externas causadas por los tipos 16, 18, 11 y 6.

"Cervarix entrega protección del 100% contra los tipos 16 y 18 y de 80 y 40%, respectivamente, para los tipos 45 y 31", dice la doctora Mariana Gayoso, directora médica de GSK.

Hasta ahora se sabe que la protección de ambas vacunas dura al menos cinco años. "La mayor efectividad se obtiene aplicándola a niñas que no han tenido contacto sexual. Hasta ahora, no hay estudios que indiquen que protege contra infecciones preexistentes", dice Suárez. No obstante, una mujer ya infectada con un tipo del virus podría verse protegida de patologías causadas por los otros tipos incluidos en las vacunas.

Negociación conjunta

Incluir las vacunas contra el VPH en los planes nacionales de inmunización es una posibilidad abierta en todos los países donde ésta se ha aprobado.

Australia, España e Italia son algunos que ya la han incluido de forma gratuita en sus programas. Al negociar el precio por vacuna para un plan nacional "se analizan las condiciones de cada país", dice la doctora Gayoso. "Nuestra política es evaluar variables como el número de personas favorecidas y el ingreso per cápita del país", agrega la doctora Tatiana Derderian, gerenta de servicios médicos de MSD.

La doctora Merle Lewis, de la Unidad de Inmunización de la OPS, que estuvo en Chile invitada por el Minsal, destacó que este organismo está promoviendo que los países de América Latina evalúen la conveniencia de hacer vacunaciones masivas. En este caso, dice, se podría recurrir al Fondo Rotatorio para la Compra de Vacunas, un mecanismo que permite a los países miembros de la OPS negociar conjuntamente el precio. "De esa forma tenemos más poder de conseguir un precio conveniente".



EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores