Una ‘tita’ que vive aclanada

14 de Marzo de 2008 | 09:06 |
Tiene 69 años, pero no los representa.

Debe ser, porque entre otras cosas, tiene su agenda llena y, por el momento, nada indica que vaya a bajar en ritmo de trabajo.

Teóloga de la Universidad Católica -carrera que estudió en 10 años porque estaba casada y tenía 6 hijos- hizo clases en dicha casa de estudio hasta que decidió hacerse cargo de Trabajo para un Hermano en 1982. “Uno no puede hacerlo todo”, dice.

Pese a ello, nunca ha dejado la teología; sigue haciendo clases de de temas bíblicos, cristológicos, espirituales. También dirige, desde hace 30 años, Ejercicios Espirituales de San Ignacio en retiros y en la vida diaria. Además, colabora con el Centro de Espiritualidad Ignaciana, CEI, y participa desde hace décadas de una comunidad de CVX.

Miembro activa de su parroquia, en la población La Pincoya, se siente profundamente ligada a esa comunidad porque vive en la casa que sus padres tenían en una ladera del cerro El Barrero que mira hacia Huechuraba. De hecho, con su madre, su hermana y una prima ayudó a formar a las famosas bordadoras de Conchalí.

-Con esa intensa vida de Iglesia, fue natural desembocar en Trabajo para un Hermano.
“Creo que sí. Siempre fui muy religiosa. Estudié trabajo social primero, pero después me casé y no ejercí; tuve 6 hijos muy seguidos y cuando el menor tuvo edad para ir al San Ignacio dije quiero seguir estudiando y entré a teología”.

-Han sido largos años de servicio. ¿Muchos dolores al palpar la cesantía?
“Uno vive mucho más desguarnecida de defensas cuando está abierta a la pobreza…”

-¿Más vulnerable?
“Más vulnerable. Esto es lo mismo que cuando uno se enamora; cuando uno lo hace vive más intensamente las alegrías y las penas. Eso pasa en una vida religiosa… las cosas que a Dios le importan empiezan a importar más que las de uno; eso es un regalo”.

Vive rodeada de sus hijos -que van de los 47 a 30 años, el último aún soltero- y sus 17 nietos, porque la ladera del cerro, con los años, se fue parcelando para dar cabida a otras casas.

-¿Crees que tu camino ha dejado huella en tu familia?
“Veo que hay una preocupación muy grande de mis hijos por los demás; sacrificarse por los demás”.

-¿Eres una verdadera nona? ¿Tienes tiempo para tus nietos?
“Me dicen ‘tita’. Los que actualmente más me emocionan son los dos más chiquititos, una de 3 y otro de 1 que me los como a besos, pero tengo muy poco tiempo para ellos y eso me apena”.

-¿Tienes algún pasatiempo?
“¿Cuál? Me gusta leer novelas, pero no tengo tiempo para ello. Con Jorge (Joannon, su marido) salimos a caminar y nos gusta preocuparnos del jardín”.

-¿Has pensado en retirarte, dejarte más tiempo?
“Sí, mi prioridad este año es bajar el ritmo de trabajo. Quiero menos trabajo para no cansarme tanto, para poder rezar más, regalonear más a los nietos, me siento en falta con ellos aunque hago lo posible. Creo que con más tiempo…(se ríe)”.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores