El boom de la cosmética orgánica

Existe hace varios años, pero se está convirtiendo en tendencia mundial. La industria de la cosmética orgánica ha pasado a formar parte importante no sólo en la economía, sino también en la experiencia diaria de quienes la consideran una filosofía de vida.

04 de Abril de 2008 | 09:23 |
En Estados Unidos, la industria de la cosmética natural y orgánica es la que está creciendo más rápido actualmente, alrededor de un 20% anual. Se espera que su participación en el mercado aumente del 8 al 15% en los próximos años.

De hecho, marcas como Estée Lauder y L'Oréal ya han ingresado al mercado de la cosmética orgánica, comprando las empresas Aveda y The Body Shop, respectivamente. L'Oréal, además, acaba de adquirir Sanoflore, pionera en el ámbito en Francia. Stella McCartney, por su parte, está presentando su línea de cosmética con certificado Eco Cert para Yves St. Laurent.

A pesar de que estas marcas no han llegado a Chile, existen varias alternativas para pasar a formar parte del grupo mundial de usuarias de cosmética orgánica, entre las que se cuentan artistas como Kate Moss y Kylie Minogue. Logona, Lush y Weleda son algunas opciones presentes en el mercado nacional.

Vegetarianos

Su historia: Lush es una marca inglesa que tiene sus orígenes en los años setenta. En 1978, este equipo vendió su primer producto a The Body Shop y se transformó en su principal proveedor hasta fines de los '80. En 1994, este mismo grupo formó Lush, abriendo su primera tienda en la ciudad de Poole, en la costa sur de Inglaterra, donde está hasta hoy. Rápidamente la marca fue creciendo, llegando actualmente a tener más de 80 tiendas en el Reino Unido y 500 en todo el mundo.

En Chile, Lush abrió su primer local en septiembre del 2003, en el mall Parque Arauco. Hoy existen 8 puntos de venta. Lush inventa sus propios productos y fragancias, usando sólo ingredientes vegetarianos y preservantes sintéticos seguros únicamente en los productos que lo requieren.

Su filosofía: Preparar productos efectivos, hechos de frutas y vegetales orgánicos frescos, aceites esenciales y sintéticos seguros. Además, compra ingredientes a compañías que efectúan sus pruebas de seguridad sin involucrar animales y prueba los productos sólo en seres humanos.

Todos los productos de Lush son aptos para vegetarianos y el 80% son también veganos.

Respeto a la naturaleza

Su historia: En 1975, Hans Hansel creó Logona en la ciudad de Hanover "Alraune", una de las primeras tiendas de productos orgánicos de la República Federal de Alemania. Hansel había concluido sus estudios de homeopatía. En 1995 la empresa pasó a llamarse Logona Kosmetik. A Chile llegó hace un año, a cargo de Silvia Brinkmann y su hija Constanza Martínez. La dirección de la marca es Candelaria Goyenechea 3820, local 68.

Los productos son formulados sin la utilización de colorantes, conservantes o perfumes de síntesis. Se fabrican a base de aceites vegetales, grasas y ceras, extractos de plantas y agua de flores, o también de aceites y aromas etéreos de cultivo biológico, prescindiendo de los derivados de la parafina o del petróleo y de aceites del tipo de la silicona.

Su filosofía Dar una oportunidad a los consumidores para elegir entre la cosmética química y orgánica. Respetar el medio ambiente al no utilizar sustancias tóxicas ni materias primas derivadas de animales sacrificados. No probar los productos en animales, sino en personas voluntarias, para garantizar la eficacia en cada producto.

Sin aditivos

Su historia: El Grupo Weleda A.G fue fundado en Suiza en 1921, como resultado del trabajo conjunto de un grupo de médicos y farmacéuticos liderados por la Dra. Ita Wegman y el Dr. Rudolf Steiner, que buscaban complementar el tratamiento de la persona como un todo. Emplean materias primas de origen natural y plantas medicinales cultivadas en campos propios, no realizan experimentos en animales, ni utilizan aditivos químicos sintéticos.

La marca llegó a Chile hace más de 15 años. Cuenta con una farmacia, ubicada en Nuñoa (Simón Bolívar 4188). La línea de productos para el cuidado corporal es importada de Alemania y Argentina, donde son elaborados bajo las especificaciones de la casa matriz.
Dónde comprar
No sólo en las tiendas de cada marca es posible encontrar sus productos. Acá, algunas alternativas para buscar cosmética orgánica en Santiago.

El Almacén del Comer Sano: Lynch Norte 15. Teléfono: 7584379.

Diprovena: a través de Internet en www.diprovena.cl, con reparto a domicilio.

La Chakra: Sánchez Fontecilla 534. Teléfono: 2342138.

Della Natura: Avda. Vitacura 3255. Teléfono: 2187710.

Su filosofía La cosmética natural surge de un desarrollo científico continuo y de un profundo conocimiento de las interrelaciones entre el hombre y el mundo natural. Siendo la piel el órgano más extenso del cuerpo humano, su salud está íntimamente ligada a la de nuestro organismo. El secreto de satisfacer todas las necesidades de la piel está en la estimulación de sus propias fuerzas vitales, a través de productos naturales.

Los requisitos internacionales

En Europa, la asociación gremial alemana BDIH (Federación Alemana de Industrias y Empresas Unidas) estableció una serie de criterios para los productos de cosmética orgánica:

1. Ingredientes vegetales: Se fomenta el uso de ingredientes vegetales. Las plantas deben ser de cultivo biológico o silvestre, aunque se consideran otras alternativas que se basen en la calidad.

2. Protección de los animales y pruebas en animales: Ni en la producción ni en el desarrollo del producto deben hacerse pruebas con animales, ni deben encargarse a otra empresa. No se permite el uso de derivados animales que provengan de vertebrados (por ejemplo, esperma de ballena, aceite de tortuga, aceite de visón, aceite de marmota, grasas animales, colágeno o células frescas animales).

3. Ingredientes minerales: En general, se permite el uso de sales inorgánicas (por ejemplo, sulfato de magnesio) e ingredientes minerales.

4. Ingredientes no permitidos: Agentes colorantes sintéticos, perfumes sintéticos, ingredientes etoxilados, siliconas, parafinas y otros derivados del petróleo.

5. Conservantes: Se permiten aquellos que se encuentran en la naturaleza, así como los sistemas de conservación natural para la seguridad y estabilidad del producto. Éstos incluyen: ácido benzóico, sus sales y ésteres ácidos; ácido salicílico y sus sales; ácido ascórbico y sus sales; benzil alcohol.

6. Irradiación: No se permite la esterilización de ingredientes naturales o de los productos cosméticos finales mediante tratamiento radioactivo.

7. Certificación: Se evalúa el cumplimiento de los criterios citados. El cumplimiento de los criterios es recompensado con el sello "Certificado de cosmética natural" BDIH.









Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores