El abuso de antibióticos está generando "superbacterias" resistentes a un tratamiento

Los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas son los más perjudicados por esta mutación. En Chile, los centros de salud tienen la obligación de informar este tipo de casos a las autoridades del Minsal.

09 de Septiembre de 2008 | 14:53 |
Para mirarlas se necesita de microscopios, pero sus consecuencias son observables a simple vista: el aumento de bacterias resistentes a los tratamientos habituales con antibióticos está provocando cuadros respiratorios e infecciosos más graves, como neumonías, meningitis, tuberculosis y diarreas.

En Chile, si bien se presentan casos de este tipo, "a nivel pediátrico la resistencia microbiana no es muy alta y muchas veces se vence aumentando la dosis del antibiótico, sin necesidad de recurrir a un antibiótico más complejo", precisa el doctor Raúl Corrales, jefe del Laboratorio Broncopulmonar de la Clínica Alemana y director del II Curso de Enfermedades Respiratorias Infantiles, que comienza hoy en ese centro.

En cambio, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas son los más afectados por la resistencia microbiana, en especial, ligada al ámbito hospitalario.

Según datos del proyecto europeo Mosar -que busca controlar la propagación de este problema-, cerca del 60% de las infecciones que se adquieren en los hospitales se debe a bacterias resistentes a uno o más antibióticos.

"Todo esto implica que tendremos infecciones más graves y gérmenes más resistentes, lo que implicará el uso de antibióticos de mayor costo y una situación compleja a nivel infectológico", dice el doctor Iván Araya, director de la Red de Medicina Intensiva de Santiago y presidente de la Comisión Nacional de Sepsis del Ministerio de Salud, creada para ver el aumento de estos casos a nivel intrahospitalario.
Mal uso
EL 80% de los antibióticos que se prescriben en atención primaria para tratar infecciones respiratorias no aporta ningún beneficio (Proyecto europeo Moser).

Bacterias como la clostridium difficile y el estafilococo dorado preocupan a los médicos.

Según un estudio de 2007 de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU., la prevalencia de infecciones causadas por el estafilococo (casi el 20% son mortales) es mayor a la que se creía.

En el país, desde el año pasado existe la obligación de notificar cada nuevo caso al Minsal, pues se vio que el tipo de cepa presente en Chile coincide con el que se ha visto en EE.UU.

Este número creciente de infecciones en las que ya ningún antibiótico resulta eficaz está generando una grave situación sanitaria y ha llevado a médicos en todo el mundo a temer que los antibióticos, milagrosas drogas del siglo XX, estén dejando de funcionar.

Sin vuelta atrás

Desde su aparición en la década del 40, la resistencia bacteriana ha ido creciendo de la mano con la incorporación y uso de los distintos tipos de antibióticos. "Esto se ha generado en gran parte debido al uso indiscriminado de los antibióticos. Muchas veces se usan cuando no hay infecciones bacterianas y, en otras ocasiones, se emplean antibióticos más potentes, cuando no hay necesidad de ellos", dice Araya.
Terapia innovadora
Una línea de tratamiento novedosa y hasta ahora eficaz con antibióticos es la que se está desarrollando para la bronquitis bacteriana persistente. La idea es utilizar estos medicamentos, como azitromicina y eritromicina, por un período de tiempo mayor al habitual, pero en dosis bajas, con el propósito de mejorar la respuesta inmune en el paciente. La doctora Anne Chang, del Royal's Children Hospital de Australia, quien desarrolla un estudio al respecto con 108 niños, está en Chile invitada a un curso de la Clínica Alemana sobre enfermedades respiratorias infantiles.

Grandes responsables del problema son los mismos médicos, pues ellos indican los antibióticos (en Chile y en la mayoría de los países se venden sólo con receta). "Suele pasar que cuando los pacientes han presentado síntomas por un tiempo y consultan a su médico, el doctor asume que tienen una infección bacteriana y les recetan antibióticos", aún cuando el problema no sea causado por bacterias, como explica James Young, del Hospital Universitario de Basilea, en Suiza, y autor de un estudio sobre el tema publicado en marzo en "The Lancet".

Por ejemplo, en el invierno las infecciones respiratorias aumentan, pero la gran mayoría son provocadas por virus, por lo que no pueden ser tratadas con antibióticos. Según la investigación del doctor Young, en EE.UU. al 80% de los pacientes con sinusitis se les prescribe un antibiótico.

Situaciones como ésta han llevado a que el pneumococo, causante de neumonías en niños y ancianos, se vuelva resistente a terapias habituales, como la penicilina. De hecho, antibióticos alguna vez efectivos, hoy no sirven para nada.

"Al dejar de usarlos, puede que en un tiempo largo alguno de esos antibióticos vuelvan a tener sensibilidad y ser útiles. Pero en general cuando liquidas un antibiótico, es difícil volver atrás", dice Araya.

De allí que a nivel mundial se trabaje en nuevos protocolos de administración, para evitar su uso indiscriminado.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores