Mujeres marabuntas

Los hombres pueden reprimir el hambre de forma consciente mejor que las mujeres. Ellas flaquean.

26 de Enero de 2009 | 11:43 |
Las mujeres son menos capaces que los hombres de suprimir sus ansias de comer cuando avistan sus manjares favoritos, lo que podría explicar por qué las tasas de obesidad de las mujeres son mayores que las de ellos.

La razón fue descubierta, al parecer, por científicos del Laboratorio Nacional Brookhaven, en Estados Unidos, quienes, luego de muchos experimentos, llegaron a la conclusión de que, a pesar de que no sientan hambre, los impulsos cerebrales de las mujeres ante sus comidas favoritas son muy diferentes a las del género masculino y que la parte del cerebro que controla la ansiedad siempre está activa.

En el experimento, se sometió a 13 hombres y 10 mujeres a una jornada de 17 horas ayuno, previo a esto, se les enseñó técnicas psicológicas para controlar el hambre.

En el experimento, se le preguntó primero a los participantes sobre sus comidas preferidas. Algunos dijeron pizza, otros hamburguesa, otros pastel de chocolate u otro manjar. A todos se les pidió pasar la noche en ayunas.

Al día siguiente se les colocó enfrente sus comidas favoritas al tiempo que se medía la respuesta en sus cerebros. Además se les pidió usar una táctica psicológica para suprimir pensamientos de hambre o de comida.

Aunque hombres y mujeres señalaron que el método psicológico para inhibir el hambre dio resultado, lo que mostró las tomografías cerebrales que se le hacían a cada paciente mostraban algo totalmente diferente. Es decir, la actividad de hambre de los hombres en realidad bajó, pero en mujeres, las funciones cerebrales relacionadas con la respuesta a la comida se mantuvieron en funcionamiento.

“En los cerebros de las mujeres ocurre algo distinto”, dijo la doctora Gene-Jack Wang, uno de los científicos. “Sus señales cerebrales son sumamente diferentes”.

“Aunque las mujeres dijeron tener menos hambre cuando trataban de cohibir su respuesta a la comida, la parte mental que controla las ansias de comer seguía sumamente activa”, agregó.

Su colega Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Drogadicción y coautora del estudio, dijo que el equipo quedó sorprendido por las diferencias entre los sexos.

Para Volkow, este resultado puede tener su explicación en el papel biológico de la mujer, ya que su misión es alimentar a la cría, el cerebro femenino probablemente está diseñado para ingerir alimentos siempre que estén disponibles. El próximo paso sería averiguar si las hormonas femeninas están reaccionando directamente con esas áreas del cerebro.

Ante los resultados arrojados por el estudio, la doctora Volkow señaló que “en nuestra sociedad se nos bombardea constantemente con estímulos que nos dan hambre”, por ello, añadió que es importante entender la respuesta del cerebro para averiguar si hay maneras de resistir esos estímulos.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores