Romper con la imagen de madre y mujer perfecta

Al acercarse el Día de la Madre, Viviana Sosman nos propone en esta columna y en la siguiente revisar conductas.

05 de Mayo de 2009 | 12:55 |
La madre de hoy es una mujer con vida propia, autónoma y eficiente.

La maternidad es uno más de sus múltiples aspectos; también es profesional y trabajadora y se encuentra en constante interacción con otros, es una importante actora social.

Tiene conciencia de sus derechos, tanto emocionales como sexuales y laborales. Aspira a una relación de pareja en la que se valoren las diferencias y exista una distribución de las tareas.

Para poder enfrentar estos temas días, conviene tener presente algunas cosas:

La madre perfecta no existe: Las madres necesitamos hacernos cargo de nuestra condición humana, limitada e imperfecta. Si seguimos aspirando a la excelencia estamos fritas. Pretender hacerlo todo bien, es un anhelo imposible. Somos incompletas tenemos grietas y fallas. Nos equivocamos, nos confundimos, no tenemos todo claro y esa es nuestra realidad.

Existen en nuestra mente una serie de representaciones, imágenes y valores, incorporados desde la niñez, acerca del tipo de madres que deberíamos ser. En general, esta es una madre idealizada y omnipotente, que puede con todo. Esta creencia puede trasformarse en un juez interno muy exigente y cruel. El reto es hacerlo lo mejor posible de acuerdo a nuestra manera de ser y circunstancias actuales.

La familia y los hijos son una permanente creación: Si la mamá no se permite cometer errores y está siempre sintiendo que tiene que hacer las cosas de manera óptima, sin permitir equivocaciones ni en ella, ni en sus hijos y pareja, crea una tremenda exigencia al interior de la familia.

Algunas, madres, padres e hijos se sienten muy culpables por no estar cumpliendo con los ideales sociales de sus respectivos roles. Creen que tienen que cumplir con patrones de excelencia, y eso genera mucha frustración y angustia. Tenemos que trabajar para ir definiendo desde lo interno lo que significa ser una buena madre, padre o hijo. Los parámetros tienen que irse construyendo desde adentro. En estos tiempos no es posible calzar en un formato, hay muchas maneras de hacer familia, cada una tiene su estilo y ritmo propio. Las relaciones están en permanente reconfiguración, es necesario sobrellevar amorosamente los errores y las caídas que son parte del aprendizaje.
Consultas
Si deseas hacer alguna pregunta a nuestra psicóloga, envíanosla a través de ”Escríbenos”, ubicado en el costado izquierdo de la portada de Puntomujer.

La culpa como posibilidad de reparación: Las mujeres, en mayor o menor grado, sentimos culpa por salir a trabajar y/o por no poder compartir más tiempo con nuestros hijos. Por llegar tarde y cansadas con poca disponibilidad mental, sin la paciencia ni energías suficientes para estar con ellos El desafío, no es acabar con la culpa, sino transformarla en una posibilidad de acción y reparación.

Si me siento con mucha culpa y ésta me persigue me voy a juzgar sintiendo que lo he hecho todo mal. Si no es tan así, voy a poder ver que mis hijos están bastante bien dentro del tiempo que tengo. Al llegar cansada voy a poder contarles un cuento, o darme un tiempo para conversar y saber de ellos, según su edad y requerimientos.

Una vida propia y autonomía: Es necesario estar disponible para los hijos, pero no de forma incondicional. Es importante darse un tiempo para uno, poner límites y decir yo también necesito, ahora me toca a mí. La salud mental de la madre es muy importante para la relación que establecemos con los hijos y la pareja.

A las mujeres nos sana mucho sentirnos acogidas con el grupo de pares, compartir con las amigas problemáticas comunes, o simplemente pasarlo bien, es parte de cuidarse. Una película, un libro, una tina, incluso un tiempo tranquilo para ir a la peluquería son parte de lo propio.

La madre moderna requiere de una organización familiar en la que se pueda delegar: La super woman pasó al olvido, las mujeres necesitamos establecer roles y delegar en cuanto al manejo del hogar y los hijos. El desafío es acordar con la pareja la división de las tareas; ver quién hace qué cosa, que todos asuman responsabilidades, incluidos los hijos. Si la mamá tiene una actividad profesional en la noche, el papá tendrá que hacerse cargo de acostar a los hijos, especialmente si son chicos.


Tus comentarios sobre la columna de Viviana Sosman en el Blog PuntoMujer
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores