“El Techo para Chile no es una medalla que se disputan los candidatos”

La cara joven de la campaña de Piñera defiende la aparición de los “jóvenes Techo” en la disputa por la presidencia, y asegura sentir “muy suyo” el programa del abanderado de la Coalición por el Cambio.

29 de Julio de 2009 | 08:32 |
En Apoquindo 2921, de las pocas casas que están quedando en la avenida, Francisco Irzrrázaval (33) no para de hablar por teléfono. Tiene que afinar los últimos detalles para el lanzamiento de “Mójate por Chile”, una especia de sub campaña de Sebastián Piñera, que tiene como objetivo incentivar la inscripción de los jóvenes, quienes, se presume, votarían por el ex senador de Renovación Nacional y hoy abanderado de la Coalición por el Cambio.

Desde el 2007 que este joven del Saint George, ingeniero civil de la UC y primer director de Un Techo para Chile se unió a esta nueva cruzada de la derecha, a través de la comisión para la superación de la pobreza del grupo Tantauco, encargado de entregar propuestas para el programa del empresario-político en un eventual gobierno.

Es por eso que este “joven Techo” del bando piñerista niega que su figura haya salido al frente de la campaña, como una jugada de la Coalición por el Cambio ante la aparición de Sebastián Bowen (el “joven Techo” oficialista), en la costa enemiga.

Lo cierto es que su presentación oficial la hizo el mismísimo candidato de la derecha, a sólo días del debut de Bowen en el comando de Eduardo Frei, brindando con bebidas energéticas junto a Irarrázaval. En esa ocasión, Piñera también aprovechó de lanzar una crítica hacia la incorporación de nuevos rostros en la disputa política por La Moneda, para ser sólo “carne de cañón”, sin un real poder para tomar decisiones.

-¿No crees que contigo fue así, tomando en cuenta tu aparición tras el nombramiento de Bowen?
“Esto no ha sido una reacción, ni un empate, ni una carne de cañón, porque yo estaba acá desde antes. El día 3 de abril le entregué a Sebastián Piñera, en sus manos, en el acto final del grupo Tantauco, el trabajo de nuestra comisión. Eso fue antes que Frei fuera candidato a la Concertación y mucho antes que Bowen fuera nombrado coordinador de campaña. Mi rol aquí no es ser el jefe del comando; yo tengo un cargo de participación ciudadana, que es un proyecto que venimos de hace tiempo trabajando. Lo que sí debo reconocer es que cuando fue nombrado Sebastián Bowen, la prensa puso mucha atención en saber quiénes eran los jóvenes de los comandos, las caras nuevas. Vinieron a mirar aquí, y se encentraron con la sorpresa de que también había alguien de Un Techo para Chile”.

-El Techo parece una medalla que se disputa cada candidato hoy en día. ¿No crees que desvirtúa el verdadero espíritu de la institución?
“Para mí, el real sentido de la institución es hacer una contribución significativa, mejorar la calidad de la vida de la gente que vive en los campamentos y creo que lo cumple. Por otro lado, su función es también fomentar o potenciar vocaciones de servicio reales de jóvenes que tengan carácter de liderazgo, y que el día de mañana van a tener posiciones dentro del gobierno. Eso también lo cumple y hay mucha gente que ha salido del Techo para Chile -puedo nombrar varias- que hoy son candidatos a diputado, que han armado fundaciones, que trabajan en el gobierno. No creo que sea una medalla que se disputan los candidatos, en absoluto. Lo mismo se podría decir de cualquier universidad; si tú eres exitoso en la formación de tu gente, esperas después que esté en lugares que avalen esas condiciones que formaste, y que son principalmente liderazgo y vocación de servicio público”.

-Sí, entre los directores están tú y Claudio Seebach que trabajan con Piñera, Manuel Edwards, cofundador, que va como candidato a diputado por RN; Sebastián Gatica se mantiene independiente y Bowen se fue con Frei. ¿Vendría a ser él una oveja negra entre las directivas del Techo?
“No. Nunca hicimos una encuesta política dentro del Techo como para saber cuál es la tendencia política predominante, pero no es muy distinta a la nacional, que es tremendamente diversa”.

-No militas en ningún partido, por ahora. ¿Te han tratado de tentar en RN?
“Mira, aquí estoy en una cuestión bien clara. Mi cargo acá se llama ‘jefe de área social y de plan de inscripción’, y estoy en eso, concentrado en esta campaña de participación de jóvenes y en planes sociales, para poder levantar propuestas para un eventual gobierno. No está en mis análisis meterme o militar en algún partido por el momento”.

-¿Tampoco ocupar un cargo político ante un posible gobierno de Piñera?
“Primero que todo, yo no soy candidato a nada. No estoy pidiendo a nadie que vote por mí. Es que es poco relevante para mí. Yo tengo hoy un rol específico... Me parece que si los jóvenes no se interesan en la política y no aportan las cosas que ellos traerían, que son valores, un sentido de la urgencia, idealismo, hacer las cosas bien sin segundas intenciones, la política chilena está en serio peligro. Yo creo que esa es una causa en sí misma y eso es lo que me tiene motivado para estar acá. Ahora, obviamente lo hago desde la vereda de Sebastián Piñera, mi candidato, que representa la opción que yo quiero para Chile.
“Detrás de él hay un grupo enorme de gente que nunca ha estado en política. En particular, la Coalición por el Cambio nunca ha estado en el Gobierno. Entonces, cuando salga electo se va a producir una renovación que va a refrescar la política... La cultura de hacer las cosas bien y el sentido de la urgencia, la Concertación lo perdió hace mucho tiempo. Hoy le preocupa más las reelecciones que el futuro de las nuevas generaciones”.

-Pero Marco Enríquez-Ominami parece aventajado en el discurso de las nuevas caras en la política, de la renovación, sobre todo a la hora de la inscripción entre los jóvenes.
“Lo que está haciendo él es fantástico en ese sentido, porque está encantando a gente joven; él va a ser capaz de meter personas nuevas dentro de su partido o lo que sea que esté armando. Creo que es un proyecto que está en maduración y me parece muy positivo. Sin embargo, discrepo en una buenísima parte, porque él, tarde o temprano, se va a sumar a la Concertación, porque pertenece a ella. Así que no lo veo como una alternativa muy viable a la renovación”.

-Has trabajado de cerca en el programa que presentará Piñera para su candidatura, a través del área social de los grupos Tantauco. ¿Tú tienes planes sociales propios dentro de esta campaña?
“Sí, pero no se han hecho públicos todavía”.

-Sebastián Bowen dijo no estar dispuesto a “trabajar sólo para la foto”, que de ser así, se iría. ¿Has pensado esa situación en tu caso, que tus proyectos no sean tomados en cuenta en el futuro?
“Es que aquí esa situación no existe. Estuve un año dentro de los grupos temáticos para elaborar un programa y me siento súper participe de él, lo siento mío”.

-Se viene el lanzamiento de la campaña de inscripción juvenil, con este bus que recorrerá Chile, en el que tú también estarás...
“Sí, estamos coordinando esta caravana de cien días non stop, y que ha requerido mucho tiempo, porque son dos comunas al día, muchos, miles de jóvenes que tienen que coordinarse, detalles logísticos, permisos, gente... Son como unos trabajos de invierno de cien días. Yo no voy a estar en todos, pero algunos días sí voy a participar”.

-¿Con pena de dejar a la familia? ¿Qué te dice tu esposa?
“Sí, duele y se les echa de menos. Mi esposa es muy generosa y me dice: Mira, si es lo que quieres hacer, si es lo que te hace feliz, no me importa que te veamos menos, y adelante. Me ha apoyado todo el rato. Ella está asumiendo una buena cantidad de funciones que hacía yo en la casa antes”.

-¿Cuántas hijos tienes?
“Dos hijas, una de casi 4 años y otra de casi 2.
“Cuando tengo tiempo, me gusta pasarlo con ellas y mi señora. Tratamos de salir a acampar harto”.

-¿Cuál es tu vicio privado?
“No sé si es un vicio privado, pero lo que hago cuando tengo tiempo, un domingo en la tarde, es armar aviones de madera. He hecho como diez. Los pinto y los vuelo después. Es aeromodelismo. Dedico el noventa por ciento de eso a armar el avión y diez para romperlo si no se sabe aterrizar. Eso hago desde hace un par de años. No hay mucho espacio en la casa, así que los tengo colgando del techo”.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores