La fe detrás del actor

08 de Julio de 2009 | 08:56 |
Pero no sólo el viaje y las diversas teleseries transmitidas en Latinoamérica le han cambiado la vida a Vivanco. Su esposa, Sabrina, una colombiana que conoció en Miami mientras él vendía departamentos para ganarse la vida, en su época pre estrellato, y con quien está desde hace 6 años casado, le abrió las puertas a la filosofía que hoy reina en su vida: la cienciología.

“Soy cienciólogo desde hace unos 8 años y me cambió la vida, porque me hizo potenciarla a la máxima expresión posible. Nosotros tenemos un potencial en una sociedad supresiva, una sociedad que no quiere que tú saques tus mejores cosas porque no quiere perder su pedazo del pastel, así que te dan lo mínimo para que sólo sobrevivas (...) La cienciología se basa en axiomas, que son reglas de la vida. Son muchas y la gente no quiere que tú las sepas, porque si las sabes, ganas más plata, eres más hábil, puedes salir adelante”.

-¿Te refieres a la misma filosofía que sigue Tom Cruise?
“Exactamente. Conozco al señor Cruise, a John Travolta... He estado con ellos 20 mil veces. Pero no soy el único. La cienciología es una filosofía de vida, que es considerada religión en cientos de países.
“Se basa en el estudio de libros. Puedes ir a tu casa y leerlos. Es una religión aplicada, yo sigo creyendo en Dios y creo en Jesucristo, pero he tomado la filosofía de la cienciología para potenciarme al máximo”.

-Pero alrededor hay varios mitos. Han dicho hasta que Cruise está algo loco por seguir estas creencias...
“Te lo voy a decir de la siguiente manera: hace 2 mil años nació la religión católica y fue la religión más perseguida de todo el planeta porque hacía al ser humano más feliz, ¿ok?
Hoy por hoy dicen: ‘Ah, a la hija de Tom Cruise la metieron en un colegio de cienciólogos y puede tener una dieta baja en sodio’. Pero si fuera judía no estarían pensando que la metieron en un colegio judío y que no puede comer chancho ni mariscos. ¿Por qué, entonces, con la cienciología es distinto? Hay ignorancia. La gente no quiere saber acerca de la religión, porque no le interesa. Pero se puede ir a cualquier iglesia de cienciología, en todo el planeta, y ahí están todos los libros a la venta, siete días a la semana, 18 horas diarias. No es algo secreto, todo el mundo lo puede conocer. No es una secta”.

-¿No se cree en extraterrestres o cosas por el estilo?
“No, eso es mentira. Ocurre lo siguiente, efectivamente creemos que existen otras vidas, que hemos vivido otras veces y este planeta no es el único, así que pudimos haber vivido en otro lugar”.

-Pero, no es que los vayan a venir a buscar los extraterrestres.
“No, en absoluto. Nunca he leído nada de eso”.

-¿Existe alguna iglesia de cienciología en Chile?
“No, en Chile es considerada una secta. Para que vean lo supresivo que es el país: aquí hay gente que no quiere que tú seas más hábil; quieren que te tomes una pepita, que seas un robot más. Acá creen que cuando hay un problema con un niño hay que darle una droga. Eso es mentira. Hace 60 años atrás no existía eso, ¿por qué ahora sí? Porque lo único que quieren es manejar a la gente”.

-¿Hablas de una conspiración?
“Es una conspiración gigantesca de todas las farmacéuticas que hoy inventan enfermedades que no existen. Mira lo reaccionario que es Chile, la cantidad de contagiados de fiebre porcina... Eso es porque es un país obediente. Obedece a todo lo que sale en televisión. Mañana van a decir que no es la fiebre porcina, que es la fiebre del lunar y a todos les va a salir un lunar. Las farmacéuticas son los negocios más grandes del planeta y ellas ganan si tú estás enfermo o cuando te dan una droga para enfermarte.
“No existe -y esto lo digo con conocimiento de causa- ningún psiquiatra, ningún psicólogo que pueda comprobar que un niño haya mejorado y que hoy esté bien debido a las drogas psiquiátricas. No existe ningún caso en el planeta. Las drogas sólo suavizan momentos de desesperación de un ser humano que no sabe qué cresta hacer de su vida, así que le dan una pepa”.

-¿La cienciología lucha contra las farmacéuticas?
“Nosotros tenemos una guerra en contra de la psiquiatría y las farmacéuticas muy dura. Les hemos ganado todas las demandas a las farmacéuticas. En Estados Unidos, en Texas, se quería desarrollar un permiso para que los profesores, si el niño era hiperactivo, le pudieran dar una pastilla. ¿A ti te gustaría que a tu hijo le diera una pastilla un profesor? Hay una estadística aún más terrible. Todos los niños que han matado a sus compañeros en universidades y colegios han sido personas tratadas por drogas psiquiátricas, y en el cambio de una droga y otra, porque no le funcionó la anterior, los tipos se pegan unos cortes de circuitos mentales que no son ellos mismos, son otra persona y terminan matando a todo el mundo”.

-¿Qué haces tú cuando te enfermas?
“Lógico que si tengo un accidente, que me metan todas las drogas que tengan que meterme, pero si me resfrío, normalmente, tomo una fórmula de antibióticos naturales a base de vitaminas”.

-¿Tu esposa, Sabrina, te ha enseñado todo esto?
“La cienciología, cuando me la mostró ella, me hizo notar que era una religión sin dogmas y sin interpretaciones. Llegó un día y me empezó a hablar de todas estas cosas y todo me cuadró, así que empecé a estudiarlo. Hoy tengo un nivel bastante elevado, he estudiado muchísimo y seguiré estudiando”.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores