Padres golpeados de niños tienden evitarlo con sus hijos

17 de Agosto de 2009 | 13:38 |
Nueva York.- Los padres que fueron golpeados cuando eran pequeños presentan una tendencia menor a pegar a sus propios hijos que las madres que recibieron el mismo trato cuando eran menores, según un estudio llevado a cabo en Estado Unidos.

Investigadores de la Universidad de Ohio quisieron determinar si los hombres de la década de 1990 habían seguido el ejemplo de sus madres y hallaron que los padres de hoy en día demostraban mucho más afecto a sus hijos, leyéndoles más y pegándoles menos.

"Nos sorprendió que las madres parecen aprender mucho sobre el papel de madre de la suya, mientras que los padres no siguen tanto el ejemplo de su madre", dijo el investigador Jonathan Vespa.

El estudio, realizado con 1.133 padres jóvenes, cuyas madres participaron en un estudio de 15 años desde 1979, demostró que hay grandes diferencias generacionales con respecto a las prácticas de paternidad.

En general, ha habido un cambio generacional en el que la segunda generación de padres presenta una tendencia mucho menor a pegar que sus propios progenitores.

Las madres de la segunda generación golpeadas al menos una vez a la semana cuando eran pequeñas son mucho más propensas a pegar a sus hijos, mientras que las que no habían recibido tal trato no lo hacían.

Los padres que recibían azotes de niños no tienen la misma tendencia a hacerlo con sus hijos.

El estudio determinó que sólo el 28 por ciento de la segunda generación de padres afirma que golpeaba a sus hijos, en contraste con el 43 por ciento de las madres.

"Recibir pequeños azotes de niños parece alejar a los padres de golpear a sus hijos", dijo Vespa.

"Las pruebas sugieren que las madres son las que marcan la disciplina en la familia más que los padres", añadió.

En general, la cantidad de afecto que los padres muestran a sus hijos ha aumentado considerablemente a lo largo de las diferentes generaciones.

El 60 por ciento de los padres y el 73 por ciento de las madres de la segunda generación mostraban afecto físico a sus hijos, mientras que tan sólo el 40 por ciento de sus progenitores les mostraron afecto semanalmente.

Leer a los niños también es una práctica que ha aumentado. Casi tres veces más madres en la segunda generación decía leer a sus hijos cada día, comparado con sus propios padres.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores