Ellas, las verdes de envidia

La necesidad de ser únicas, las inseguridades y la capacidad femenina de fijarse más en las cosas y ser más emocionales, fomentaría la competencia descarnada en el género. “(Tienen) un mundo mucho más enriquecido (pero) mucho más agresivo también”, asegura un experto.

04 de Noviembre de 2009 | 09:39 |
La noche anterior al campeonato, el 6 de enero de 1994, la patinadora artística de hielo Nancy Kerrigan se retorcía de dolor en un oscuro pasillo. Acababa de ser atacada con una barra metálica en sus piernas por un desconocido del que apenas vio su silueta.

Aunque los médicos le dijeron que no había grandes lesiones en su pierna, debió abandonar el campeonato americano. En cambio, Tonya Harding, su principal rival en la competencia, estiró su cuello para recibir el oro y hacer sus maletas para las Olimpiadas de Invierno de Lillehammer ‘94, al tiempo que era apuntada por todos los dedos de su país como la principal sospechosa del misterioso ataque.

La envidia, ese “pesar del bien ajeno”, la competencia desleal en la que todo vale por alcanzar eso que no se tiene, por ser la única, surge como un sentimiento normal de la naturaleza humana, pero, a primera vista, parece más presente en los nervios femeninos que en los masculinos.

"Se expresa más en ellas porque tienen una tendencia a ver muchos más detalles que los hombres”, explica el psiquiatra de Clínica Alemana Guillermo Gabler.

“Como tienen el sistema nervioso central integrado, las mujeres son mucho más de ver detalles, colores, accesorios, todo. Una mujer tiene una capacidad descriptiva mucho mayor que la de un hombre, y así hay muchas más cosas que envidiar”, cuenta.

Por otro lado, para la psicóloga Marisa Soler, el hecho radica, en parte, debido a que “ellos han sido educados para ser más racionales, mientras que las mujeres muestran más los sentimientos”.

“(Ellas) tienen la necesidad de ser únicas, de ser las primeras, de tratar de conquistar al macho, de sobresalir”, cuenta la psicóloga.

“Fuimos únicas en un momento, el mundo giró a nuestro alrededor y después aparecieron otras personas. Si tengo carencias afectivas, eso me hace sentir insegura, y surge una gran necesidad de ser la primera”, agrega.

La competencia aparece como tema principal al hablar de la envidia, y representa una actitud “atávica”, como dice Soler, que está presente de manera natural en el reino animal.

“Esa competencia puede ser estimulante, porque saca lo mejor de uno y se puede comentar abiertamente a una amiga y no por eso ser desleal a ella”, cuenta la psicóloga, antes de agregar que, en cambio, la envidia aparece fuertemente unida a las inseguridades personales: “Si me va mal en la competencia, atribuyo el éxito de la otra a atributos que no tengo”.

“La envidia es una forma extremadamente malsana de admiración”, dice, por su parte, el doctor Gabler, quien afirma que “la envidia sana no existe”.

“Y para las mujeres, es mucho más complicado, porque tienen una forma de comunicarse distinta a la de los hombres; perciben los estímulos no verbales mucho más que ellos, y aparecen todos los ‘me dijo, no me dijo, me miró, no me miró’. Es un mundo mucho más enriquecido que el de los hombres y, por lo tanto, mucho más agresivo también”, cuenta.

Nancy Kerrigan logró recuperarse del golpe y partir a las Olimpiadas del ’94. Alcanzó una medalla de plata y se retiró. Al finalizar su ejercicio, las rosas que lanzaba el público llenaron las pistas y emocionaron hasta las lágrimas a la patinadora.

Harding también lloró, pero no por rosas, sino que por las pifias de los espectadores. Terminó octava.

Tras saberse que su ex marido y su guardaespaldas estuvieron implicados en el golpe a Kerrigan, Tonya fue expulsada de la Federación Americana de Patinaje Artístico.

Desde entonces, se ha sabido de ella por un video pornográfico que circuló en internet, por agredir en estado de ebriedad a su novio (golpeándolo con los puños y lanzándole una llanta en la cabeza) y por comenzar en el 2004 su carrera de boxeadora y luego de luchadora “vale todo”.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores