EMOLTV

La perfecta unión del dinero y el amor

Contar las monedas no es un signo poco romántico, al contrario. Un consultor financiero asegura que la estabilidad económica es clave para la felicidad de dos personas que, además, se aman. O como dice él: “Las parejas inteligentes enriquecen juntas”.

23 de Abril de 2010 | 16:44 |
imagen
¿Qué tan mata pasiones o superficial puede ser hablar de dinero y cuentas por pagar con el amor de tu vida?

Para Gustavo Cerbasi, uno de los 100 brasileños más influyentes del año 2009, no lo es. Al contrario, “gran parte de los problemas en las relaciones entre marido y mujer comienzan con el dinero, en exceso o escasez”, asegura.

Este consultor financiero sabe que el dinero puede transformarse en un mal que se esconde en las bases de los problemas que frecuentemente pueden azotar una relación sentimental. Y cuyo encanto hace que sea difícil identificarlo como la causa directa de los males.

“Si no hay dinero para una cena romántica, el problema se percibe como falta de romanticismo; si no hay dinero para renovar el guardarropa, el problema se percibe como descuido; si no hay dinero para llevar a los niños al parque, el problema se percibe como falta de cariño. Esas situaciones encubren un error común: la falta de habilidad para lidiar con el dinero y conseguir que rinda”, asegura en su libro “Las parejas inteligentes enriquecen juntas” (Editorial Grupo Nelson).

En el texto, el autor espera enseñar a sus lectores medidas para mantener la economía equilibrada y revisar así los aspectos más racionales de la vida en pareja, que muchas veces se dejan de lado por carecer del romanticismo de la luz de unas velas. Pero “el problema es que no dialogan sobre el dinero de forma preventiva, sino solo cuando la bomba ya explotó y el pleito se vuelve inevitable”, asegura Cerbasi.

El brasileño concuerda que el éxito de una relación amorosa requiere de paciencia y cierta habilidad para avanzar juntos. Pero “lo que muchos enamorados a veces tardan en percibir es que administrar las finanzas de la pareja también requiere esas y otras virtudes”.

Y así como algunas ciencias enseñan la compatibilidad de pareja entre signos del zodíaco, Cerbasi presenta una serie de perfiles económicos, desde los más despilfarradores hasta los más fanáticos del ahorro, y evalúa las posibilidades de éxito entre la unión de ellos.

-Ahorradores: Ellos conocen la importancia de guardar para disfrutar más adelante, algo así como las hormigas. Sus amigos, a veces, los califican de avaros. Pros: “Disciplina y capacidad de economizar”. Contras: “Conformismo con un estilo de vida sencillo, restricciones con las nuevas experiencias”.

-Gastadores: Viven el presente, y quieren que éste sea cómodo, así que gastan lo que ganan y a veces más incluso. “Gastan parta ostentar, se destacan por su ropa cara, y no les molesta pedir un préstamo si el objetivo es ser feliz”, dice Cerbasi.
Pros: “Hábitos poco apegados a las rutinas, apertura a nuevas tendencias, muchos pasatiempos”. Contras: “Inseguridad en relación al futuro, dependencia extrema de la estabilidad de su empleo, aversión a controles, presupuestos y cuentas”.

-Descontrolados: Ellos no tienen idea del dinero que entra y sale de sus vidas, sólo saben que siempre falta. Son amigos de los créditos, y cuando pagan las cuotas, lo hacen con el mínimo exigido, porque no tienen para pagar el total. Pros: “¿Es posible identificar alguno?”. Contras: “Indisciplina, propensión a conflictos, pago innecesario de intereses, desorientación”.

-Despistados: tal como su apelativo dice, no tienen mucha idea de lo que pasa a su alrededor. Con suerte abren las cuentas, sólo pagan, y viven sin preocuparse de la jubilación, que, para ellos, parece algo demasiado alejado en un futuro distante. Lo bueno es que gastan menos de lo que ganan, aunque “no saben exactamente cuánto”. Pros: “Vacaciones financieras, espacio para reducir gastos, si fuese necesario”. Contras: “Incapacidad para establecer y alcanzar objetivos, resistencia a planes que exijan disciplina”.

-Financistas: Su don es el de economizar. Su interés principal, más que ahorrar, es “poder comprar más pagando menos”, así que organizan todo y sacan cuentas para que ni un solo peso se les escape de sorpresa. Pros: “Facilidad para desarrollar planes y ponerlos en práctica, selección crítica de inversiones, capacidad de emplear mejor el dinero”. Contras: “En general son boicoteados por la familia, que no se conforma con tanto detalle”.

Pronósticos en pareja

Cualquier relación entre dos personas del mismo perfil financiero, probablemente, resulte un éxito, según el autor. Pero, ¿qué sucede cuando las nociones de la economía de hogar que tiene cada persona se mezclan?

Ahorrador-gastador: “Uno tropezando con el otro”. Los números estarán siempre en contra.
Ahorrador-descontrolado: “Uno empujando al otro”. El ahorrador puede quedar solo remando por la relación.
Ahorrador-despistado: “Uno empujando al otro (...) No obstante, con el riesgo de envejecer con la sensación de que el otro fue un obstáculo”.
Ahorrador-financista: Habrá una “tendencia a comenzar uno empujando al otro para después ir ‘a todo vapor’”.
Gastador-descontrolado: “A todo vapor rumbo a la separación”.
Gastador-despistado: “Uno empujando al otro”. Reinará la tranquilidad, pero probablemente necesiten la ayuda de un consultor financiero.
Gastador-financista: “Uno empujando al otro”. El financista debe probar que juntos pueden organizar una vida juntos.
Descontrolado-despistado: “A todo vapor, pero en el sentido contrario a sus sueños”.
Descontrolado-financista: “Uno tropezando con el otro”. Se prevén “tempestades a la vista”, pero el financista debe asumir la responsabilidad monetaria.
Despistado-financista: “Uno empujando al otro”. Deben aprender a convivir con la forma de ser del otro.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?