EMOLTV

“(Mi nominación) es una señal cultural relevante de la derecha”

La ministra de Bienes Nacional afirma que desde su discapacidad puede hacer mucho para generar mayores cambios en Chile. Aborda también las tareas que su cartera debe asumir con urgencia en el plan de reconstrucción.

01 de Julio de 2010 | 13:00 |
imagen
Su blog quedó absolutamente desactualizado. Ya no tiene tiempo para escribir y comentar la política contingente, su gran pasión.

Militante de RN, Catalina Parot (abogada, casada y madre de 4 jóvenes), dice que la Ley de Transparencia la obligó a confesar sus vanidosos 54 años. De ellos habla con más restricción que de su discapacidad, que la obliga a desplazarse por el poco amigable Santiago con muletas.

Una poliomielitis a los 6 meses de vida no fue impedimento para alcanzar todo lo que se propuso en la vida, como emprender dos candidaturas a diputado en esta última década. Y hoy es nada menos que la Ministra de Bienes Nacionales.

“El servicio público es mi vocación; es como un llamado que te fuerza a seguir por un camino aunque sea súper difícil, y si no lo sigues, sientes que te falta algo, que hay un vacío”, afirma.

Agrega que la política, más que el poder por el poder, es la forma que ella tiene de sentirse útil y hacer cosas por las demás. “Si no lo hiciera, no me sentiría realizada”.

-¿Por eso has persistido?
“Sí, en mi candidatura por San Bernardo yo sabía que ni podía ganar porque competía contra Kast, pero era un desafío demostrar que una mujer como yo podía ser candidata a diputado y sacar una buena votación”.

-¿A qué te refieres con ‘una mujer como yo’?
“A una mujer con una discapacidad. Aunque se ha hecho mucho en los últimos años, en Chile todavía existen ciertos prejuicios, pensando que una persona que tiene limitación no podría llevar adelante desafíos que son complicados y que le exigen mucho esfuerzo físico. Además, no es la costumbre. De hecho, un parlamentario que me vino a ver me dijo sinceramente uy, que raro, lo que ejemplifica la sensación de muchos. Creo que tengo que luchar contra eso, no porque lo vea como algo desagradable, sino que porque sentía que lo necesitaba”.

-Eres muy realista al ver tu condición de discapacitada. ¿Crees que eso tiene algo que ver con tu nombramiento en el gabinete?
“Puede ser, por supuesto, no lo descarto. Obviamente he hecho una carrera, todos me conocen, saben que soy súper comprometida y jugada, soy profesional, estoy preparada para asumir esta función, pero claramente, existían muchos otros nombres dentro de los cuales el Presidente pudo optar. Creo que él pensó que era una mujer con todas las capacidades, pero además quiso dar una señal de integración y de apoyo a personas que pueden en algún momento, no tener todas las oportunidades para desarrollarse”.

-¿Crees que tu condición puede hacer una diferencia en el gabinete y en el Gobierno?
“Sí, una diferencia para mejor, en el sentido que son señales culturales que son relevante que la derecha las dé. Son señales de inclusión a las personas diferentes, y no sólo de las que tienen una discapacidad, sino de las que pueden venir de un mundo cultural distinto como en el caso del subsecretario mapuche o distintas religiones y sensibilidades que están incorporadas en el gabinete.
“Creo que es una avance de la derecha chilena, de apertura, modernidad”.

-Estás en el poder, ¿crees que puedes hacer algo por mejorar la situación de los discapacitados en Chile? Mucha de las leyes son letra muerta.
“Creo que sí, porque al pasar a una persona pública, muchas de las cosas que hacía privadamente y no se notaban, hoy se ven. Cuando voy a visitar a una autoridad y tengo que dedicarme a subir una tremenda escalera, la persona que voy a visitar se da cuenta. O cuando tengo que hacer una gira y subirme a un avión, y las autoridades me ven bajarme de él sin antes percibir algo que nunca habían visto. En cierta forma, pongo la discapacidad como tema con más fuerza.
“Y desde mi ministerio puedo hacer un trabajo importante por quienes tienen una discapacidad como hacer los accesos a los Parques Nacionales, para quienes no tengan todas sus habilidades puedan disfrutar de las bellezas de nuestro territorio como cualquier ciudadano”.

Desde su nuevo cargo deberá proteger el patrimonio de los chilenos, tanto en bienes inmuebles, como bellezas naturales (el 32% del territorio), además, de administrar muchas propiedades y terrenos que pertenecen al Estado. Y aunque algunos no ven una relación, hoy su cartera resulta fundamental para el proceso de reconstrucción del país.

-Oriunda de Talca, ¿este terremoto tiene que haber tenido un significado especial?
“Es muy fuerte lo que uno siente por la ciudad en que nació, por las calles que recorrí para ir al colegio. Está destruida, todo es verdaderos hoyos, con terrenos baldíos que se van llenando de mediaguas o quedando vacío.
“La casa de mis padres no está destruida, pero se cayeron las tejas y los revestimientos y ellos están viviendo en sólo dos habitaciones, mientras el resto se repara. Todo es doloroso, pero a la vez, es una oportunidad. Esto constituye una oportunidad para que Talca pueda reconstruirse como mejor ciudad, porque estaba colapsada”.

-¿Cuál será el rol que cumplirán en la reconstrucción?
“Lo primero que hicimos fue hacer un catastro de todos los bienes para ver cuáles podíamos poner a disposición de las tareas más urgentes como instalar una escuela.
“Además, el ministerio cumple una labor muy importante en la regularización de la propiedad raíz y sin esos títulos de dominio, la gente no podrá postular a todos los beneficios que está dando Vivienda, como subsidios y créditos de Corfo. Esto pasa a ser un tema fundamental y por eso, hemos acortado los plazos del proceso. Queremos incluir en la ley de reconstrucción una gratuidad del proceso para las personas afectadas para acortar las tramitaciones, que duran 2 años. Una redefinición del proceso nos permite entregar el título de dominio en 5 meses, sin considerar los tiempos posteriores de oposición. Hay que encontrar una fórmula de permitir que la casa se haga y quede quizás prendada hasta que se cumpla el plazo de oposición que dura un año”.

-Se deben erradicar zonas costeras, ¿hay posibilidad de permutar tierras?
“Ese es otro gran tema. El ministerio estaba aplicando la ley de caletas para 17 asentamientos humanos, pero lo detuvimos porque no podemos regularizar los títulos de dominios sin que los municipios resuelvan cuál va a ser el destino del borde costero y ver si se harán un loteo nuevamente. Gran parte de las caletas fueron barridas por el tsunami como Juan Fernández y tenemos esta regularización en statu quo.
“Queremos hacer una mirada integral del borde costero y evitar que las personas instalen viviendas en él y en cambio, hacer infraestructura y comercio y permutar terrenos sobre una cota que deje las vivienda a salvo. Lo otro que podemos hacer es entregar terrenos al Minvu para que edifiquen casas de subsidio”.

-¿Cuánto patrimonio se ha perdido?
“Se confunde los bienes que están en manos de Bienes Nacionales, con otros que son administrados por otras entidades del Estado como los museos. Si bien son nuestros, su cuidado depende de otras carteras. De nuestra responsabilidad, 130 bienes sufrieron daños, pero sólo 4 deben ser derribados y el resto puede ser reparado. El tema es el costo de ello y la viabilidad de hacerlo ahora”.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?