María Eugenia Wagner: “En sociedades fracasadas las empresas no son exitosas”

La ex subsecretaria de Hacienda está al frente de una ONG dedicada a la Responsabilidad Social Empresarial. Desde ahí asegura que preocuparse por los trabajadores es la forma más eficiente de hacer bien la pega y apuesta a que las empresas se ayuden en este ámbito.

09 de Septiembre de 2010 | 08:39 | Por María José Errázuriz L.
Paula Farías, El Mercurio
Debe estar mucho más relajada que cuando ocupaba su oficina de subsecretaria de Hacienda, en Teatinos 120. La que tiene ahora es pequeña, pero se le ve muy entusiasmada con su nuevo rol de gerenta general de la Fundación AcciónRSE.

Siguiendo ahora los pasos de la responsabilidad social empresarial -que no tiene que ver con la filantropía, sino que con las relaciones que tiene la empresa con sus trabajadores, sus consumidores, la comunidad donde se encuentra, el medio ambiente y el gobierno corporativo- ya percibe los cambios que se han dado en este ámbito en el país, aunque cree que hay mucho que hacer.

María Eugenia Wagner sabe que su asunción se da en momentos en que el accidente de los mineros de Atacama, pone en el tapete el tema de la RSE en relación a la dignidad del mundo laboral. Pero, cuidadosa, prefiere no hablar de casos puntuales.

En cambio, afirma que cada vez más empresas han incorporado una estrategia y forma de hacer las cosas que considera la RSE. "Nosotros tenemos 108 empresas asociadas, pero hay un interés creciente".

-¿Pero 108 empresas es nada para el universo chileno?
"Es cierto. Sin embargo, las empresas socias de AccionRSE tienen una composición bastante representativa de la realidad nacional, además existen muchas ONG y empresas trabajando el tema. Lo interesante es que el tema es cada vez más importante y además, resalta que en las empresas el tema se trabaja a nivel de gerencias y no sólo en la base de trabajadores. Esto es fundamental para que haya una mirada estratégica sobre el tema".

-¿Las empresas se han comprometido con esto porque ven una necesidad o sólo una obligación que les impone el mercado?
"Las empresas están para producir los bienes y servicios que las personas necesitan y para eso necesitan utilidades. Lo que ha ido pasando con el tiempo es que las empresas se han ido dando cuenta que si hacen las cosas bien, en el sentido de que si se preocupan por sus trabajadores, el medioambiente, la comunidad, el tener un gobierno corporativo ético, a la larga les va mejor.
"Si dejan de tener una mirada muy cortoplacista y empiezan a tener una mirada de largo plazo y hacen las cosas bien, van a tener trabajadores más fieles, más productivos, y a la larga les va ir bien".

-¿Cómo te explicas la tensión laboral que se está viendo en el mundo del trabajo, entonces?
"No puedo hablar de casos particulares, pero nosotros en Acción vemos una forma de gestionar la empresa que incluye una mirada donde se puede compatibilizar el resultado económico con una preocupación por lo laboral, el medioambiente, la comunidad... por hacer las cosas bien y no sólo mirando la línea de las utilidades. Si se invierte en los trabajadores, en tener una buena calidad de vida laboral, a la larga voy a tener una empresa mejor gestionada".

-¿No crees que hay una doble cara en este tema. Que hay preocupación por el medioambiente y la comunidad, que publicitan además, y no por los trabajadores?
"Creo que la sociedad está cada día más empoderada y exigente. Por lo tanto, si hay empresas que efectivamente dicen que hacen RSE, pero en realidad no lo hacen, a la larga se va a saber porque hay cada día más información".

-¿Qué mirada se puede tener sobre la RSE en Chile cuando hay tantos temas sobre la mesa que la cuestionan como ingreso mínimo bajo que hace hablar de salario ético y otros que muestran tanta debilidad?
"Creo que en Chile hay muchos desafíos, pero así como hay muchos desafíos por delante, también hay muy buenos ejemplos. Conocemos empresas que han ido mucho más allá de la ley en temas de calidad de vida laboral como algunas que han implementado sistemas de retorno gradual del post natal. La empresa lo hace porque si dio cuenta que tenían muchas mujeres y presentaban problemas para volver, que habían licencias y al final, se implementó un sistema que hace que las mujeres estén más contentas y sean más productivas. Todo el mundo ganó".

-¿Esto no es un poco elitista, porque estamos hablando de muy pocas empresas, grandes, que no considera a las pymes que no conocen el concepto?
"Por razones de mercado, lo más obvio es que las primeras empresas que se han involucrado sean las exigidas por los mercados internacionales como las multinacionales, donde la RSE está muy instalado.
"Pero también RSE es preocuparme por mis proveedores (o subcontratistas), porque si soy una empresa grande o mediana que tiene que producir productos con ciertos estándadres, también me tengo que preocupar que mis proveedores hagan lo mismo".

-Un efecto dominó del grande al chico.
"Exacto, del más grande al más chico. Ojalá que estos cambios se multipliquen y nosotros lo promovemos y de hecho hay casos de empresas que han ido ayudando a sus proveedores a incorporar algunas normas de RSE en forma creciente, como es el caso de las exportadoras que tienen en su cadena de proveedores a algunos muy informales y los han ayudado a formalizarse.
"Esperamos que estos ejemplos se masifiquen porque las empresas se han dado cuenta que tienen que colaborar entre ellas. A una empresa le va mejor si pertenece a un país donde hay más RSE, que si pertenece a un país donde hay menos. Las empresas en este tema no compiten, comparten prácticas, se ayudan. De hecho, una parte importante de nuestro trabajo consiste en juntar empresas para que conversen. A las empresas les ayuda que la RSE permee hacia abajo".

María Eugenia Wagner se da un espacio para profundizar: "En sociedades fracasadas las empresas no son exitosas. Para que a la empresa le vaya bien a la sociedad le tiene que ir bien. Y esto hay que tenerlo en cuenta si se considera que el rol de empresa en el país es muy grande, es el porcentaje mayoritario del PIB. Además, la sociedad lo está empezando a exigir".

-¿Cómo evalúas hechos como el de los mineros o chóferes del TranSantiago manejando con pañales?
"Los hechos que mencionas son lamentables, pero no nos vamos a referir a casos particulares.
"Lo que sí creemos que es importante levantar el tema de la RSE y que cada vez más dueños de empresas se den cuenta de que si hacen las cosas bien, a la larga, les va ir mejor. Si invertimos en nuestros trabajadores, cuidamos el medio ambiente, nos preocupamos de la comunidad en la que estamos insertos, a la empresa le va a ir mucho mejor".

-¿Una empresa que cumple con las RSE no debiera tener problemas laborales o ambientales?
"Siempre los vas a tener, pero los riesgos de tener problemas serios se disminuyen notablemente. Se van a tener problemas, pero también formas cómo gestionarlas, formas mejores para abordarlos y probablemente menos problemas que si no se invirtió en RSE.
"Esto no los estamos inventando en Chile, y tenemos que seguir el mismo camino de las sociedades desarrolladas".

-Considerando los diversos aspectos de las RSE como trabajadores, medio ambiente, gobierno corporativo, comunidad y otros, ¿hay alguno que tenga una prioridad?
"No se puede decir que uno es más importante que otro. Cada empresa tiene algunas particularidades que son más importantes en una industria que en otra; si una se basa en recursos naturales se tendrá que preocupar más del medio ambiente, que otra que da servicios.
"Ahora, puedo decir que todas las empresas tienen trabajadores, y las empresas son sus trabajadores, entonces preocuparse por ellos es la forma más eficiente de hacer bien la pega".

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores