Morir en el hogar es mejor para pacientes con cáncer

Según un estudio, ahorra dinero, y evita dolor físico y emocional.

14 de Septiembre de 2010 | 12:48 | Por Maggie Fox, Reuters
Mario Muñoz, El Mercurio
WASHINGTON.- Los pacientes con cáncer que mueren en su casa lo hacen con más serenidad y sus cuidadores logran superarlo mejor emocionalmente, informaron hoy investigadores.

La atención médica en el hogar no sólo ahorra dinero sino que evita dolor físico y emocional, indicaron los expertos en "Journal of Clinical Oncology".

"Los pacientes con cáncer que murieron en una unidad de terapia intensiva o en un hospital experimentaron más dolor físico y angustia, y peor calidad de vida al final del camino", escribió el equipo de la doctora Alexi Wright, del Instituto del Cáncer Dana-Farber, en Boston.

"Si los pacientes son conscientes de que un cuidado más agresivo no sólo afecta su calidad de vida sino también la de sus seres queridos después de su muerte, tomarían otras decisiones", señaló Wright en un comunicado.

El equipo de Wright estudió a 342 pacientes con cáncer terminal y a sus seres queridos hasta la muerte de los enfermos, generalmente unos cuatro meses y medio después.

"Aunque la mayoría de los pacientes con cáncer prefiere morir en casa, el 36 por ciento fallece en un hospital y el 8 por ciento muere en una unidad de terapia intensiva (UTI)", escribieron los expertos.

El equipo halló que cuando las personas morían en una UTI, sus seres amados eran cinco veces más propensos a ser diagnosticados con trastorno por estrés postraumático (TEPT).

El 21 por ciento de los cuidadores de pacientes que murieron en una UTI desarrollaron TEPT, comparado con sólo el 4,4 por ciento de las personas al cuidado de pacientes que fallecieron estando atendidos en su hogar.

"Éste es el primer estudio que muestra que los cuidadores de los pacientes que mueren en UTI corren más riesgo de desarrollar TEPT", escribieron los investigadores.

Los familiares y seres queridos de los pacientes que murieron en el hospital también eran más propensos a tener un trastorno caracterizado por una profunda pena que dura más de seis meses.

La atención en el hogar apunta a aliviar el sufrimiento, pero al menos un estudio mostró el mes pasado que además ayudaría a los pacientes con cáncer a vivir un poco más.

Asimismo, este tipo de cuidado domiciliario cuesta mucho menos que tratar a los pacientes con cáncer en un hospital.

"Casi el 25 por ciento de los gastos de (la cobertura federal estadounidense) Medicare se destina a cuidados intensivos en el último mes de vida pese a la limitada evidencia de mejores resultados en los pacientes", añadió el equipo de Wright.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores