EMOLTV

En vez de vacuna antigripal, proponen aumentar defensas con medicamentos naturales y vida sana

La alimentación y preparar el organismo para la llegada de los virus sería mejor que exponerse a la jeringa, ya que permite producir las defensas sin pasar por los desagradables síntomas que a pueden aparecen tras el pinchazo.

08 de Abril de 2011 | 11:10 | Por Ángela Tapia F., Emol
imagen
EFE
Fiebre, dolores musculares, afonías y suaves cuadros virales son algunos de los efectos colaterales de una vacuna antigripal que, comenzando el invierno, se hacen más comunes entre niños y adultos que optaron por esta manera de prevenir los agudos malestares de la gripe. Pero, ¿por qué no prevenir la enfermedad y de paso evitar las molestias de las vacunas con otro tipo de medicamentos?

Esa es la propuesta de la homotoxicología, una terapia que a base de medicamentos hechos con productos naturales, puede aumentar las defensas del cuerpo y dejar a chicos y grandes preparados para la época de frío. “Los medicamentos tradicionales tienen tantos efectos colaterales, que mientras menos se usen, es mejor para el paciente”, asegura el pediatra y especialista en homotoxicología, doctor Sergio Vaisman, quien explica que las vacunas con las que cada año se intenta prevenir inmunizan de 3 a 4 cepas de virus, cuando, hoy en día, existen más de cien.

En cambio, como explica, cuando una persona sana estimula las defensas de su cuerpo, ante la llegada de un virus, la enfermedad será más leve y se complicará mucho menos. Eso se traduce en los niños en un poco de tos y mocos, sin la necesidad de faltar al colegio.

En el caso del pediatra, él utiliza un medicamento (Engystol) hecho a base de un derivado del azufre y una planta (vincetoxicum hirundinaria) que, tal como lo comprobó entre sus pequeños pacientes, éstos apenas presentan complicaciones con la gripe. Lo más importante, como indica Vaisman, es que ellos adquieran los virus para crear defensas contra ellos, pero no por eso quedar en cama, sufriendo los a veces fuertes malestares de un cuadro gripal respiratorio. Ante eso, se debe tomar en cuenta que, en promedio, a un menor de dos años le puede ocurrir de 10 a 11 veces al año.

Preparando el cuerpo para el verano

Las cosas se complican en la lucha contra las gripes cuando el ambiente y las costumbres no son saludables. Los constantes períodos de alerta y preemergencia ambiental que sufre Santiago, y los altos niveles de contaminación que afectan a no pocas ciudades del país hacen de ellas un perfecto caldo de cultivo de los virus. Cuando a eso, sus habitantes le suman una mala alimentación, se convierten en las víctimas perfectas.

“La medicina natural tiene un factor común, que es la vida sana. Eso significa respirar aire puro, alimentarse bien, tener actividad física, regular bien los mecanismos de excreción del cuerpo, como las deposiciones”, explica el doctor, ya que en el caso contrario, con la polución, se irritarán las vías aéreas del cuerpo y por ende, las defensas disminuirán.

En cuanto a la alimentación, se deben evitar la comida chatarra, frituras y los excesos de carnes rojas, debido a que, aunque no lo parezca a simple vista, también bajan las defensas del organismo, ya que se inflaman la mucosa del intestino. “Y es que el cuerpo es uno solo”, comenta el pediatra.

Vaisman no descarta aquellos alimentos ricos en vitamina C, clásica herramienta médica invernal, ya que el exceso de ésta se bota a través de la orina, evitando así una intoxicación.

Ejemplos de éstos son los pimientos, los más ricos en esta vitamina, las frutas cítricas como la naranja, el limón, el pomelo, al igual que el kiwi, el tomate, plátano, manzanas, melones, sandías, piñas, peras, papayas, moras, frambuesas, frutillas, arándanos y uvas.

En cuanto a las verduras, están las espinacas, coliflor, rábanos, coles, zanahorias, apio, habas, papas, palta y ajo, entre otros.

Propóleo, otra arma contra la gripe
Este natural producto, tan común entre los enfermos de la garganta, contiene nutrientes excelentes para aumentar las defensas, como son los bioflavonoides (vitamina P). Éstos no sólo ayudan a una persona que tiene problemas circulatorios, sino que también favorecen la absorción de la vitamina C. Al igual que esta última, su exceso se bota a través de la orina, por lo que no sería perjudicial en grandes cantidades.
El uso del propóleo, por parte de las mismas abejas, es prácticamente como un desinfectante de sus colmenas. Por ende, fue muy temprano su uso para fines médicos en la salud de los humanos y hoy se cree que es un excelente aliado para luchar contra las molestias de la gripe y prevenir el contagio de virus, ya que aumentaría las defensas.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?