Bioplastía, implantes con biomateriales que permiten corregir o mejorar la apariencia

Se trata de un procedimiento estético que durante los '80 tuvo mala fama, pero que hoy es seguro y otorga excelentes resultados.

16 de Diciembre de 2011 | 10:24 | Emol
Elevar la punta de la nariz, crear pómulos o mejorar los ángulos de la cara son algunas de las correcciones que se realizan con el procedimiento médico, no quirúrgico y ambulatorio, llamado bioplastía.

En términos simples, se trata de implantes o rellenos que se hacen en determinadas zonas del cuerpo con materiales que no causan alergias ni rechazo. La técnica fue despreciada en los '80 por el uso de siliconas industriales o metacril, además de los horrorosos tratamientos efectuados por manos inexpertas, pero hoy se encuentra de vuelta con materiales seguros y con clínicas de probada trayectoria, que dan confianza para acceder a tratamientos de este tipo.

El doctor Rodolfo Espínola (www.versejoven.cl) con más de nueve años de experiencia en bioplastía, asegura que el material más seguro es el Polimetilmetacrilato (PMMA), un biomaterial  aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos.

"Para hacer una bioplastía como corresponde, tal cual como la crearon los brasileños, hay que usar el PMMA. Es el que da mejores resultados y, a la vez, es el que posee mayor antigüedad en el campo médico y odontológico, ya que lo ocupan desde 1936 en diversas prótesis o para pegar prótesis de cadera o rodilla", afirma. Añade que en Chile el único PMMA certificado por el Instituto de Salud Pública (ISP) es el NewPlastic®, por eso es enfático en señalar la importancia de corroborar el origen y nombre del material que se va a ocupar.

"Hay que revisar el envase, porque hay gente que dice que usa PMMA pero es silicona líquida, una sustancia que está prohibida por los daños irreparables que produce", advierte.

Claudio Thomas, cirujano plástico certificado CONACEM de la Clínica Sara Moncada, cuenta que este procedimiento cosmético lo realizan hace más de 10 años y señala, que utilizan medicamentos fabricados por países europeos que vienen con su certificación en el exterior del envase.

"El gel viene estéril dentro de una jeringa para uso individual y único, el médico no requiere preparar ni extraer de un frasco o ampolla el producto para utilizarlo, lo que disminuye el riesgo de infección", asegura.

El procedimiento

La bioplastía es muy diferente al relleno que se realiza superficialmente en los tejidos, como el caso de las infiltraciones de ácido hialurónico, hidroxiapatita o poliacramida por nombrar a las sustancias más seguras.

En cambio, este procedimiento consiste en "implantar el biomaterial en zonas profundas de la piel, con una microcánula que son agujas con la punta redondeada, que no lesionan los vasos sanguíneos ni los nervios", afirma el cirujano.

Es decir, es una técnica mínimamente invasiva que permite recuperar o crear volúmenes en la cara, logrando por ejemplo, realzar pómulos, mandíbulas, crear nuevos ángulos del mentón (de frente y de perfil), rejuvenecer los labios y hasta aseguran que atenúa los trayectos venosos del dorso de las mano y disimula los surcos labio genianos, que son los pliegues que se forman entre los labios y las mejillas.

Además la bioplastía ha demostrado que puede corregir uno o varios defectos de la nariz naturales o accidentales dependiendo de la gravedad puede mejorar "siete de cada diez narices con defectos".

Otra ventaja de una bioplastía es que los procedimientos son ambulatorios y con anestesia local. "El que más tarda no pasa de 50 minutos. Muy importante es saber que en la mayoría de los casos el tratamiento requiere dos sesiones, con un lapso entre ellas de 45 días. Luego, los efectos duran muchos años, a diferencia de los procedimientos en que se usan otras sustancias", sostiene el doctor Espínola.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores