EMOLTV

Conoce cómo puedes equilibrar tus estados de ánimo

Un libro de autoayuda profundiza sobre la depresión y entrega consejos para evitar caer en ella.

23 de Marzo de 2012 | 15:00 | Emol
Desánimo, desmotivación, estar sin energía ni control de la voluntad son algunos de los síntomas más comunes de estar pasando por una depresión, estado de ánimo que comúnmente se asocia con "tocar fondo" o "caer en el pozo".

Para conocer más profundamente sobre este mal habitual de la vida moderna, el libro "Salir del pozo. Claves para superar la depresión" (Concepto, Latinbooks) del doctor en psiquiatría Pedro Moreno Geay y la psicóloga Carmen Blanco Sánchez, ofrece una introducción en el conocimiento de este trastorno, y entrega consejos para prevenir y apoyar tratamientos con eficiencia, evitando las recaídas.

Para comenzar, lo importante es descubrir si se padecen algunos de los síntomas más frecuentes de la depresión, para lo cual existen un par de capítulos que los explican en detalle.

"Tristeza, pérdida de placer o interés por actividades que antes disfrutaba, baja autoestima, incapacidad de tipo físico y psíquico, pensamientos suicidas, ansiedad, obsesiones, pérdida de energía, problemas de sueño y reducción de la libido", son algunos de los que se enumeran.

En esa línea también se describen síntomas somáticos más comunes como alteraciones del sueño, de la energía, estreñimiento y disminución del apetito, cefaleas, dolores generalizados y mareos.

Pero si no queda claro, el libro también propone un cuestionario para descartar o ratificar el cuadro, ya que afirman que "la mayoría de los pacientes con depresión no reconocen que padecen este trastorno y por lo tanto, nunca son diagnosticados de manera oportuna".

Cómo evitarla y prevenir

Las oscilaciones del estado de ánimo de poca intensidad son normales, pero cuando se perpetúan en el tiempo durante semanas hay que hacer algo más que contemplarse.

Cuando se toma un tratamiento -aclaran los especialistas-, lo importante es terminarlo y no abandonar la terapia cuando mejoran los síntomas. En este sentido, Moreno y Blanco entregan cifras que indican que uno o dos de cada cuatro pacientes con depresión, sufrirán una recaída en los diez años siguientes de ocurrido del primer episodio.

"Cuando la depresión no desaparece demos procurar que no estén presentes algunas causas como dosis insuficiente de antidepresivos, concomitancia con una enfermedad somática que pasa desapercibida, la persistencia de acontecimientos psicosociales negativos o una elevada carga familiar de depresiones", señalan.

En esos casos habrá que actuar inmediatamente, porque los riesgos de quitarse la vida son altos cuando este trastorno pasa a ser una enfermedad psiquiátrica. "Debemos tener presente que los intentos de suicido son impulsivos y pueden decidirse con solo una hora de antelación", advierten los expertos.

Asimismo, los autores especifican que algunos de los síntomas de la depresión más asociados con el suicido son el aumento del abandono personal y el deterioro cognitivo.

"Otros factores de riesgo son la pérdida inminente de un ser querido, la soledad y el asilamiento social, mala salud, problemas de alcohol, drogas e indicios suicidas", agregan.

Para evitar desgracias, Moreno y Blanco llaman a consultar a un especialista y jamás dejar solo al paciente, así como también tener los medicamentos bajo llave y esconder aquellos elementos que puedan servir para lesionarse.

Ahora bien, si la persona desconoce qué tipo de tratamiento necesita para combatir una depresión, en el libro "Salir del pozo" hay un capítulo completo dedicado a explicar las terapias psicológicas existentes, las psiquiátricas y biológicas con fármacos.

Sin embargo, si lo que se desea es prevenir los cuadros depresivos, los autores plantean una serie de consejos cuya aplicación debe ir acompañada por cambios en la alimentación y rutinas diarias, además de aprender a expresar emociones y sentimientos:

- Tenga pensamientos positivos. Aprenda a identificar los pensamientos automáticos negativos (no reales) y sustituirlos.

- Haga ejercicio físico de forma constante. Al menos tres veces a la semana.

- Acéptese a sí mismo. No se compare con otras personas.

- Cuide su salud.

- Busque actividades de su interés.
Le ayudarán a realizarse como persona y sentirse útil con los demás.

- Desarrolle su capacidad de afrontar los problemas y su nivel de autoestima.

- Cuide a sus amigos y sus apoyos sociales.

- Intente retomar el contacto con “las cosas importantes de la vida”. Esto puede ser una forma de prevenir depresiones.

- Adopte una actitud activa ante la vida. Reconozca que muchas veces la decisión precede al conocimiento.

- Acepte la desesperación ocasional como una emoción más que acompaña, motiva e informa de las acciones que determinan la dirección para avanzar en un futuro.

- Tenga en cuenta que aunque cada camino sea único, los demás pueden ayudarnos a encontrar las coordenadas necesarias para seguir el viaje.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?