¿Es posible acortar la duración de un resfrío? Conoce la respuesta aquí

Aunque es una enfermedad menor, sus síntomas no son nada agradables y pueden permanecer por varios días.

25 de Octubre de 2013 | 16:17 | Por M. Francisca Prieto, Emol
Estamos en primavera, y aún el calor no está totalmente asentado. Las mañanas están frías y las tardes más templadas, y los días soleados se intercalan con otros nublados y de bajas temperaturas. Un escenario ideal para agarrarse un buen resfrío.

Pero, ¿es cierto que pasar del calor al frío y viceversa puede ocasionar uno? "Curiosamente, es un fenómeno que todos aceptamos como un hecho, pero no está probado científicamente (…) De costumbre asumimos que es así, pero eso no ha sido demostrado", sostiene Rodrigo Soto, médico broncopulmonar de Clínica Alemana.

Otra creencia fuertemente arraigada es que los estornudos sí o sí son indicio de que se avecina un resfrío. Sin embargo, el especialista indica que, aunque es posible que sea así, no siempre lo es, ya que también pueden ser señal de alergia o de que la persona inhaló una sustancia irritante.

Pero en caso de que la persona esté efectivamente resfriada, deberá tener paciencia y esperar a que la infección siga su curso de evolución. "Hace algún tiempo al resfrío común se le llamaba 'la enfermedad de los tres días', porque en general duran entre tres y cinco días", dice Rodrigo Soto.

El broncopulmonar lo describe así: "Es una enfermedad trivial, menor, sin fiebre, con manifestaciones irritativas de la nariz, romadizo, estornudos, un poquito de ronquera, picazón en la garganta y cefalea, que en ningún caso obliga a la persona a hacer reposo en cama o la saca de su actividad rutinaria".

Sin embargo, destaca la importancia de distinguirlo de la famosa influenza, "un cuadro de tipo gripal, tóxico, serio, con gran decaimiento y malestar, dolor muscular cefalea fuerte, fiebre alta y que, quiéralo uno o no, obliga al reposo en cama por tres o cuatro días".

Rodrigo Soto agrega que, al contrario de lo que comúnmente se cree, no es posible acortar la duración o interrumpir la evolución de un resfrío. "Si efectivamente existiera una medida para hacerlo, sería motivo del Premio Nobel", afirma. Así, la única opción que tienen los médicos es recetar remedios para quitar la cefalea, aliviar el malestar general, así como también la congestión de la nariz, ojos y garganta.

"Usamos preparaciones que tienen un analgésico, un antihistamínico y, a veces, un vasoconstrictor que lleva pseudoefedrina. Eso hace que sean buenos medicamentos para gente joven y sana, y no tan buenos para gente mayor que pueda tener riesgo cardiovascular, hipertensión, arritmia, enfermedad coronaria, en las que el vasoconstrictor se convierte en un peligro incluso para el funcionamiento de la vejiga", explica.

"Tómate una limonada caliente"

De esta manera, el antiguo consejo de las abuelas de beber una limonada caliente ojalá con miel para detener el resfrío, no pasa de ser un mito. "Son medidas que solamente alivian síntomas (…) Alivian un poquito la picazón de garganta y el malestar general", reitera el médico.

Lo mismo ocurre con la recomendación de beber mucho líquido, que -según el especialista- para lo único que sirve es para reponer los líquidos que se pierden al transpirar producto del resfrío.

Algo en lo que no coincide Sandra Adamson Fryhofer, internista y ex presidenta del Colegio Médico Americano, quien precisamente aconseja aumentar la ingesta de agua si lo que se desea es detener la evolución de un resfrío.

"La hidratación ayuda a mantener húmedas las fosas nasales, para que así puedan deshacerse de las pequeñas bacterias que ingresan a ella", dijo a Men's Health.

Otras recomendaciones para acortar la duración de un resfrío propuestas por la revista son:

- Relajarse: "Cuando una persona está bajo estrés, su sistema inmune termina reaccionando menos a las infecciones virales y bacterianas", sostuvo la internista.

- Moderar el ejercicio: aunque la actividad física ayuda a evitar las enfermedades, cuando el resfrío ya está instalado es mejor descansar. "Sólo necesitas escuchar a tu cuerpo (…) No lo sobreexijas", señaló Sandra Adamson Fryhofer. Rodrigo Soto concuerda con este punto de vista y aconseja postergar el ejercicio mayor. "Si la persona está congestionada de la frente y de los pómulos, y se pone a hacer ejercicios, se acalora, se enfría, aumenta la posibilidad de que termine con una sinusitis o con una otitis", plantea.

- Tomar zinc: según Men's Health, varios estudios han demostrado que si se ingiere cuando aparecen los primeros síntomas, puede reducir tanto su gravedad como su duración.

- Hacer gárgaras: la idea es hacerlas sólo con agua varias veces al día, porque ayudarían a deshacerse de los gérmenes.

- Usar probióticos: las investigaciones dicen que son capaces de acortar la duración de los resfríos y atenuar los síntomas de éstos. Los probióticos son microorganismos vivos que, si se ingieren en una cantidad adecuada, protegen al cuerpo del ataque de organismos patógenos que pueden provocar enfermedades. Por lo general se encuentran en leches y yogurt.

- Comer ajo: puede ser en forma de suplemento o natural. Aunque formalmente no ha sido muy estudiado, el ajo ha sido utilizado durante mucho tiempo como un remedio casero por sus supuestos poderes antimicrobianos y antivirales.

- Dormir: el sueño aumenta la función inmune. Según Men's Health, un estudio publicado en "Archives of Internal Medicine" halló que las personas que duermen menos de siete horas por noche, eran tres veces más susceptibles a los resfríos en comparación a quienes tienen un sueño nocturno de ocho o más horas. Así que si sientes que te vas a resfriar, quizás es mejor que te vayas a dormir.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores