Christián Zamudio: La nece(si)dad de una receta

06 de Diciembre de 2013 | 08:01 | Por Christián Zamudio
Para guiarnos, para dirigirnos, para introducirnos, las recetas nos han ayudado a adentrarnos en cocinas que nos son ajenas, desconocidas, a veces inciertas. Ayudan a especificar, a despejar dudas, a entregar certezas de que algo va a funcionar: Puntos de cocción, cuajo, cocimiento, armonía, color, sabor.

Así como estas recetas que ofrecemos cada semana, que son un intento por acercarlos a cocinas diversas. Son una forma de ofrecerles opciones, de aportar conocimiento, de mostrar fracciones del mundo y sus individualidades y sus secretos.

Pero ojo: así como una buena receta puede hacernos amar un plato, una mala puede hacernos odiarlo injustamente. Y no sólo eso: en los países de gran cultura gastronómica a veces hay tantas recetas “regionales” como habitantes de dicha región, por lo que no es posible conocer LA verdadera y única receta de un plato clásico. Todas son, un poco más, un poco menos, ciertas. Aunque también por cada receta buena, puede haber una mala. Y mala en el sentido de que no respeta la esencia de un plato o desvirtúa su origen o sencillamente contraviene la propia química de los alimentos.

Aún así, en las recetas tampoco hay máximas infranqueables, rígidas al extremo. También debe participar el criterio o la intuición del que cocina, teniendo claro hacia dónde quiere ir. Por eso es más una guía que un mandamiento. Así, si voy a hacer una salsa tipo boloñesa, puedo agregar un poco más o un poco de tomate, según la intensidad que quiero lograr o que le gusta a mis comensales. Otra cosa sería matarla poniéndole crema de leche cuando nunca la ha llevado. Ahí ya dejaría de ser boloñesa y pasaría a ser otra cosa.

Como sea, fórmulas hay para todo. La idea es que entendamos que no hay cosas absolutas y rígidas a la hora de explorar sabores. Y probablemente nos apegaremos más a una receta cuanto menos dominemos esa cocina en particular y más queramos acercarnos a un sabor específico o a lo que sugiere la preparación propuesta. De igual manera siempre existe ese “toque” tan personal y subjetivo como el de “sal a gusto”, “salpimentar” o cuando hablamos de un “puñado”, una “pizca” o un “pichintún”.

¡Que disfruten!

Christian Zamudio, chef del Ristorante La Dolce Vita de Alonso de Córdova.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores