Blog de sexualidad: Una crisis de pánico diferente

No son pocas las mujeres que se paralizan en la actividad sexual, como si ésta fuera una fobia que no les permite llevar una vida normal en pareja. Aquí Odette Freundlich nos cuenta el caso de una de sus pacientes.

26 de Junio de 2015 | 15:39 | Por Odette Freundlich.
Fotobanco
¿Has escuchado sobre las crisis o ataques de pánico? Para las o los que lo han experimentado, debieran concordar conmigo que es una enfermedad terrible e invalidante, en donde pierdes el control de tu cuerpo y mente y piensas que te vas a morir ahí mismo.

Los motivos y síntomas son distintos, pero, por suerte, existe un tratamiento efectivo para placarlos. Y aunque no lo creas, esto también puede ocurrir en la vagina.

A Centro Miintimidad acuden muchas mujeres, buscando una solución para este problema.

En la evaluación inicial hacemos una detallada historia de sus antecedentes médicos, educacionales, sociales y de su vida sexual.

La gran mayoría de ellas relata que pierde el control y entra en pánico cuando está teniendo actividad sexual con una pareja. "Cuando siento que él se va a acercar a mi vagina, ya sea con los dedos o el pene, me viene una crisis de angustia, de miedo, de pánico; pierdo el control de mi cuerpo y mi vagina se cierra tan fuertemente que es imposible la penetración", explicó Ximena, una paciente.

La segunda parte de la evaluación, consiste en un examen físico en donde se realiza una observación, palpación e inspección del área genital.

En muchas mujeres es imposible acceder esta área, pues cierran las piernas, contraen los glúteos, aprietan el abdomen y arquean la columna, generándose diversas reacciones corporales que llevan a cerrar la vagina como si fuera una pared de fierro.

Al comenzar el examen con Ximena, me advirtió que tuviera mucho cuidado, pues ella se había desmayado en muchas ocasiones como éstas: le ocurrió cuando fue al ginecólogo, cuando ha visto imágenes de anatomía genital. E incluso contó que en una conversación reciente con una compañera de trabajo, esta le comentó que había sentido dolor en su última relación sexual y que había sangrado un poco. "(Entonces) empecé a sentirme mareada, mis latidos cardiacos y mi respiración se aceleraron. Empecé a transpirar y sentí que me desmayaría ahí mismo. Por suerte mi amiga se dio cuenta, me trajo agua con azúcar y me ayudó a controlarme”, dijo la paciente

Un tratamiento multidisciplinario

Al pedirle a  Daniel, la pareja de Ximena, que relate la situación que el vive en el momento de intentar el coito, me dice: " Su vagina es como un caracol, al tratar de acercarme se cierra entera", lo que da señales de que se trata de una reacción fóbica, frente al intento de penetración.

Pero, tal como lo anuncié en un comienzo, existe un tratamiento sumamente efectivo y de corta duración. Sin embargo, el abordaje debe ser multidisciplinario, pues se trata de una reacción emocional que produce un efecto físico, por lo que están involucrados tanto el ginecólogo, como el kinesiólogo experto en disfunciones sexuales y el sexólogo.

Ximena y Daniel están felices de haber podido resolver el problema que les aquejaba por varios años y al fin lograr tener relaciones sexuales sin temor, sin drama y con satisfacción.

Odette Freundlich, directora de Centro Miintimidad (Miintimidad.cl). Kinesióloga especialista en disfunciones del suelo pelviano y sexualidad.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores