ediciones especiales

Día mundial de la hipertensión arterial: Las claves para prevenir una enfermedad silenciosa

Un cambio en el estilo de vida puede contribuir a mejorar los efectos de esta patología, que afecta a una cuarta parte de los chilenos.

17 de Mayo de 2019 | 09:01 | Redactado por D. Almazabar, Emol
Shutterstock
La hipertensión arterial es una patología cardiovascular que se produce por el aumento de la presión que ejerce la sangre sobre las arterias. Es descrita como una "asesina silenciosa", y que puede perjudicar gravemente la salud considerando que no muestra síntomas previos evidentes.

Según la última Encuesta Nacional de Salud (2016-2017), el 27,6% de los chilenos podrían presentar la enfermedad, quienes tienen alto riesgo de sufrir otras complicaciones derivadas como hemorragia cerebral, insuficiencia cardíaca, infarto del miocardio o cerebral, y llegar a diálisis crónica por daño renal.

En este día mundial de la hipertensión arterial, dos especialistas de la Clínica Alemana revelan algunos de los aspectos más fundamentales para familiarizarse con la enfermedad.

Prevenir la hipertensión


En primer lugar, el doctor Emilio Roessler, nefrólogo de Clínica Alemana, dice que las personas que necesitan una mayor vigilancia médica son aquellas que tienen obesidad y sobrepeso, hábitos como el tabaquismo y vida sedentaria; como también pacientes que ya han presentado complicaciones orgánicas generadas por la hipertensión arterial a niveles neurológico, cardiovascular o renal, esta última manifestada inicialmente sólo por leves alzas de la creatinina.

Por otro lado, Enrique Reynolds, nefrólogo de Clínica Alemana, indica que "todas las personas que tengan antecedentes familiares de hipertensión arterial deben tomarse la presión en ocasiones separadas por dos días como parte del examen para determinar si padecen de hipertensión arterial".

En ese escenario, el especialista señala que los principales beneficiados por las acciones de prevención son las personas que aunque presentan un cuadro de hipertensión, todavía no han sufrido daño orgánico.

Las campañas de búsqueda de hipertensos son muy importantes para detectar casos nuevos asintomáticos. Por eso, hay que aprovechar los planes preventivos, ya que si la hipertensión arterial se trata a tiempo, el riesgo de hacer daño orgánico se minimiza y equipara al del resto de la población. Es una inversión a largo plazo pero su rendimiento es muy alto”, explica.

Es por eso que el doctor Emilio Roessler considera importante que todas las personas mayores de 18 años se controlen la presión una vez al año -que es la recomendación de la OMS- y que esta medida se incorpore plenamente en todos los programas preventivos y en la práctica médica común.

Asimismo, un control permanente de las personas que han sufrido algunas de las enfermedades derivadas de la hipertensión es importante para evitar que repitan algún accidente y mejoren su condición de salud.

“Está demostrado que los pacientes que tienen enfermedad renal que se tratan la presión arterial doblan la sobrevida de su riñón sin diálisis, en comparación con aquellos que no lo hacen”, indica el doctor Roessler.

Cambiar el estilo de vida


Un cambio en el estilo de vida puede ser crucial para mejorar los índices de hipertensión. Y en ese sentido, especialistas dan relevancia a que los pacientes tomen en cuenta una serie de recomendaciones y actividades para prevenir la enfermedad.

En ese ámbito, la reducción de la ingesta de sal puede permitir en aquellos pacientes en tratamiento farmacológicos puedan, eventualmente, dejar de tomar los medicamentos y así mantener un buen control de su presión arterial. Sobre este punto, la organización Mundial de Salud (OMS) recomienda el consumo de no mayor a 5 a 7 gramos diarios de sal, incluyendo la sal intrínseca de los alimentos.

En relación al consumo de alcohol, hay que señalar que un vaso de vino de 150 cc, una cerveza de 100 cc, 1 trago de licor de 45 cc como el ron, pisco, whisky y vodka se asocia a una elevación de la presión arterial y a una menor salud cardiovascular y hepática si se consumen más 21 unidades /semana en hombres o más de 14 en la mujer.

Por su parte, un consumo excesivo de café de grano (5 o más tasas al día) se relaciona a una elevación de la presión arterial en personas con y sin un diagnóstico.

En cuanto a la actividad física, realizar ejercicios aeróbicos (caminata rápida, trote o andar en bicicleta) durante 30-60 minutos tres a cinco veces a la semana tiene efecto en reducir la presión arterial.

También es recomendable incluir terapias de relajación para reducir el stress y promover la relajación como parte de un estilo de vida saludable y reducirían, eventualmente, la presión arterial en pacientes.

Por último, aunque no existe una relación directa entre fumar y la presión arterial, sí hay evidencia en que constituye el principal factor de riego de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores