ediciones especiales

Desde la lactancia hasta la caída de los dientes de leche: Cómo cuidar la salud bucal en niños

Cómo calmar los dolores de la dentición, qué hacer con un diente suelto y a qué edad los niños deben comenzar a cepillarse por sí solos, son algunos de los temas que abordó la odontopediatra de Clínica Alemana, Ximena Muñoz.

29 de Enero de 2020 | 11:52 | Por Camila Mardones, Emol
SANTIAGO.- Mantener dientes fuertes y una sonrisa saludable es muy importante, no solo por apariencia física y autoestima, sino porque permite que el organismo cumpla funciones que son vitales. En Chile, sin embargo, la salud bucal no es prioridad: según la última Encuesta Nacional de Salud realizada por el Ministerio de Salud (Minsal) el 62% de los niños chilenos mayores de 12 años tiene caries.

En el caso de los más pequeños, son los padres y cuidadores los principales responsables de asegurarse que mantengan una buena salud oral y de formar hábitos de higiene. Para ello, la odontopediatra de Clínica Alemana, Ximena Muñoz, entregó consejos para enfrentar distintas etapas como la dentición, la caída de los dientes de leche y la primera visita al dentista.

A pesar de lo que algunos creen, el cuidado de la salud bucal puede comenzar incluso antes de que aparezcan los dientes. Según la especialista, en niños que toman leche de fórmula se recomienda la limpieza de las encías y lengua después de los primeros meses de vida.

La higiene de la boca del lactante puede realizarse con una gasa humedecida en agua una vez por día en la noche”, explicó la odontopediatra. “Si se está alimentado con lactancia materna exclusiva no está indicada la limpieza de los rebordes mucosos y lengua, ya que esta posee inmunoglobulinas que protegen al bebé contra infecciones orales”, añadió.

Cuando comienzan a aparecer los primeros dientes es normal que surjan molestias normales como la irritabilidad, el aumento de volumen y enrojecimiento de la zona de erupción, picazón y aumento de salivación.

Para aliviar estos síntomas, la experta recomendó masajear las encías con mordedores de silicona fríos. “No se recomienda el uso de geles anestésicos locales en infantes por el riesgo de que lo trague y efectos secundarios graves, como puede ser la metahemoglobinemia, que afecta la capacidad de la sangre de llevar oxígeno a los tejidos. De hecho, su venta fue prohibida en farmacias por este riesgo”.

La especialista advirtió que la fiebre no está asociada al proceso de erupción dentaria.

El cepillado y los dientes de leche

Una vez que aparece el primer diente en la boca de un niño, debe iniciarse el cepillado diario. “Ojalá dos veces al día con un cepillo pequeño tipo dedal o con mango de cerda suave y movimientos redondeados”, explicó la experta.

Desde los seis meses se puede comenzar a usar pasta con flúor de 1000-1100ppm en una dosis aproximada de medio grano de arroz crudo. Los padres deben acompañar el cepillado hasta aproximadamente los siete u ocho años. “A esta edad los niños adquieren una motricidad fina que les permite aplicar una técnica de cepillado que remueva eficientemente la placa bacteriana”, dijo Muñoz.

Más tarde, entre los seis y los 12 años ocurre la etapa de recambio de dientes, aunque la edad puede variar según el niño. Para enfrentar la caída de un diente de leche la experta recomendó "supervisar que el recambio se produzca de la manera más natural posible, sin necesidad de realizar extracciones que no sean estrictamente necesarias”.

Consultar con un especialista

Al igual que como ocurre con otras especialidades, es importante que los niños y adolescentes puedan consultar con profesionales expertos en población infantil. En el caso de la salud bucal, el profesional mejor preparado es el odontopediatra.

“Es capaz de entregar el soporte emocional y profesional que permita la atención del paciente infantil y adolescente en un contexto seguro, con un enfoque que prioriza el componente de prevención y promoción de la salud oral y general del paciente”, dijo Muñoz.

La primera consulta debería ser a los seis meses o antes de que cumplan un año. El objetivo en esta etapa, aseguró la experta, es lograr establecer un “hogar dental”. Esto es “una relación de confianza, que permita lograr la adaptación del niño a un entorno odontológico y entregar un completo asesoramiento en medidas preventivas, para fomentar hábitos adecuados para una salud bucal”.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores