Schumacher agradece el título

Creyente y supersticioso. La extraña mezcla del nuevo campeón mundial de la Fórmula Uno, a quien esta vez los rezos y los conjuros lo escucharon medio a medio.

10 de Octubre de 2000 | 10:39 | EFE
BERLIN.- El piloto alemán Michael Schumacher, campeón del mundo de Fórmula Uno, cree firmemente en Dios y afirma que después de cada carrera agradece al Señor que todo haya salido bien.

En unas declaraciones que publica este martes el diario alemán "Bild", Schumacher asegura además que no es supersticioso, aunque tiene "un par de manías".

"Por ejemplo, nunca me subo al coche por el lado de la izquierda", dice el piloto, que matemáticamente consiguió el domingo el que será su tercer título mundial tras vencer en el Gran Premio de Japón en el circuito de Suzuka.

El piloto de Ferrari afirma que su actual título "no va a ser el último" y reconoce que durante el gran premio de Hungría llegó a pensar que "era el final de todos los sueños", ya que fue mucho más lento que el finlandés Mika Hankkinen "y lo peor de todo, no sabíamos por qué".

El corredor no permitió a su representante, Willi Weber, encargar gorras con la inscripción "WM" ("campeón del mundo") antes de disputar el Gran Premio de Japón en Suzuka y asegurarse el triunfo.

"Ya lo hicimos en 1997 y 1998 y al final todo salió mal", dice Schumacher, que ahora ya puede respirar tranquilo y ha permitido a su colaborador "producir todas las gorras que quiera".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores