Sudáfrica: 47 muertos en partido de fútbol

Todos serían espectadores y habrían muerto aplastados en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, luego que una muchedumbre intentara entrar al recinto colmado de espectadores.

11 de Abril de 2001 | 16:05 | France Presse
JOHANNESBURGO.- Al menos 47 espectadores murieron aplastados este miércoles durante un partido de la Liga Sudafricana de fútbol en Johannesburgo, anunció un vocero de uno de los clubes que se enfrentaban.

El anuncio fue realizado en directo ante la televisión por Putco Mafani, encargado de relaciones públicas del equipo Kaizer Chiefs, que jugaba contra Orlando Pirates, ambos de Johannesburgo, en el estadio Ellis Park, en el centro de la ciudad.

Según la cadena de televisión estatal SABC, el origen de la tragedia fue que se habían vendido más entradas de lo que permitía el aforo del estadio, por lo que decenas de personas empezaron a empujar para tratar de entrar y quedaron atrapadas contra las vallas de alambres de púas.

La SABC, que estaba transmitiendo en directo el encuentro, ofreció imágenes de los cuerpos de algunas de las víctimas tendidos en el terreno de juego, cubiertos con mantas, poco después del suceso.

Entre los muertos hay mujeres y niños menores de 12 años, puntualizaron fuentes de los servicios de emergencia que acudieron a auxiliar a las víctimas, pero sin poder confirmar su número exacto.

Portavoces del hospital central de Johanesburgo afirmaron que otras 170 personas resultaron heridas y que cinco de ellas fueron ingresadas en estado "muy grave".

La mayoría de los heridos tuvieron que ser desalojados en helicópteros, ya que las ambulancias no podían acceder al estadio porque miles de automóviles, estacionados de manera caótica en las inmediaciones del mismo les impedían el paso, informaron las fuentes.

La estampida humana estuvo precedida por agresiones por parte de quienes no podían entrar en el estadio contra el personal de seguridad que custodiaba los accesos, que al verse sobrepasado por la situación pidió auxilio a la policía.

Los agentes policiales arrojaron gases lacrimógenos para contener a la multitud, que en un primer momento pareció calmarse, pero luego comenzó a avanzar de manera incontenible, relataron testigos presenciales.

Los empujones y avalanchas se repitieron luego en un sector de las tribunas populares, donde murieron al menos nueve personas, confirmaron los responsables del estadio, que suspendieron el partido a los 35 minutos del comienzo.

El presidente sudafricano, Thabo Mbeki, quien seguía el encuentro por televisión, expresó su "dolor por las víctimas y solidaridad con sus familiares", informó la portavoz gubernamental, Tasneem Carrim.

El jefe de Estado, según Carrim, ha ordenado una investigación urgente sobre las circunstancias que originaron el incidente a fin de adoptar las medidas de seguridad necesarias para que la tragedia no se repita.

El Comité Olímpico Nacional, el Ministerio sudafricano de Deportes y los líderes de varios partidos políticos, incluido el gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA), han dado su pésame a las familias de los fallecidos y calificaron el suceso de "tragedia nacional".

"Ciertamente esta es una tragedia nacional que ha sacudido a Sudáfrica y tardará mucho tiempo en borrarse de nuestra memoria", apuntó el CNA en un comunicado, que añadía que "el horror de esta terrible pérdida de vidas humanas ha tocado a todos los sudafricanos sin excepción".

Hace diez años, y con los mismo equipos, el Kaiser Chiefs y el Orlando Pirates, en la cancha, pero en el estadio del pueblo de Orkney, 150 kilómetros al sur de Johannesburgo, 40 personas murieron aplastadas, entre ellas dos niños, al abalanzarse la multitud sobre las puertas de salida, tras una pelea entre los hinchas.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores