Boca Juniors ahonda los problemas de River

El conjunto "xeneize" venció cómodamente a su eterno rival y se afirma en la primera plaza del Torneo Apertura, aumentando los problemas de la oncena que dirige Manuel Pellegrini.

09 de Noviembre de 2003 | 18:14 | ANSA
BUENOS AIRES.- Boca Juniors apabulló a River Plate en su propio estadio Monumental, con un triunfo cómodo por 2-0, y se afirmó como líder absoluto a cinco fechas del final del Torneo Apertura del fútbol argentino.

Sebastián Battaglia a los 37’ -de cabeza- y el brasileño Pedro Iarley a los 52’, en notable maniobra individual, marcaron los goles de Boca ante unos 55.000 fanáticos, un resultado que vuelve a poner en dificultades al técnico Manuel Pellegrini, quien aún no puede ganar un clásico con los "millonarios".

Fue el clásico número 300 entre ambos equipos, los dos más populares de Argentina, con un registro de 110 victorias para Boca y 94 para River, cuyos jugadores salieron bajo una lluvia de silbidos del Monumental.

"A Boca lo ví muy bien, un equipo que le crea a River diez situaciones de gol en su cancha tiene que jugar muy bien. Creo que fue el mejor partido de Boca en el torneo", dijo Carlos Bianchi, DT de Boca, quien jamás había ganado en el Monumental.

Iarley, de 29 años, ex jugador de Paysandú de Brasil, pareció ganarse el cariño definitivo de los fanáticos de Boca, no sólo por su gol, de notable factura, sino porque también fue la figura del clásico.

"Venía buscando el gol desde hacía varios partidos y llegó en el momento justo", expresó Iarley.

Un cabezazo de Sebastián Battaglia a los 37’ dio a Boca la ventaja de 1-0 en el primer tiempo, escasa si se advierte que el equipo de Bianchi tuvo otras cinco situaciones claras para aumentar y dominó a voluntad durante la última media hora de la etapa inicial.

River apenas jugó bien el primer cuarto de hora, cuando Boca debió ingresar a Roberto Colautti ante la baja por lesión del centrodelantero Antonio Barijho, el reemplazante de su atacante estrella, Carlos Tévez, que no jugó por lesión.

Tan abrumador fue el dominio de Boca que a partir de los 30 minutos los fanáticos de River comenzaron a entonar duros cánticos contra sus jugadores, exigiéndoles mayor compromiso, y despidiéndolos con una gruesa silbatina.

El amago de reacción de River al iniciarse el segundo tiempo se frustró con el notable gol de Iarley, a los 52’, tras quitarle primero el balón al paraguayo Ricardo Rojas, burlar luego la marca de Horacio Ameli y batir a Franco Constanzo con violento remate bajo de zurda.

River, no obstante los ingresos de Luis González, Daniel Montenegro y Maxi López, jamás pudo llevar peligro serio para la defensa de Boca, en la que lució el colombiano Luis Pérez, aún actuando como lateral derecho, ante la lesión de José Calvo.

Un tiro en un poste de González a los 85’ fue la situación de mayor peligro para River, de muy pobre campaña y afectado por las bajas por lesión de sus dos principales refuerzos de temporada, el chileno Marcelo Salas y Marcelo Gallardo.

El presidente de River, José María Aguilar, había asegurado el sábado que el DT chileno Manuel Pellegrini tenía su puesto asegurado más allá de cual fuere el resultado del clásico, pero la dura posición de los fanáticos pareció renovar el debate sobre su continuidad.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores