Adriano y Recoba, la "conexión sudamericana" que salva al Inter

La combinación entre el brasileño y el uruguayo ya es vista como la tabla de salvación para los males que aquejan al conjunto italiano.

02 de Febrero de 2004 | 12:06 | EFE
ROMA.- El brasileño Adriano Leite y el uruguayo Alvaro Recoba, autores anoche cada uno de ellos con dos tantos de la goleada liguera del Inter de Milán sobre el Siena (4-0), han devuelto la ilusión a una afición interista, que tras sufrir continuos varapalos, les ve como la solución a los males del equipo.

La "conexión sudamericana" en el ataque interista funcionó en su primer partido con ambos como titulares. Evidenciaron que se complementan a las mil maravillas, pues uno aporta lo que no tiene el otro.

Y es que Adriano y Recoba, salvo en jugar en el Inter de Milán y el disparo con la zurda, no tienen nada en común: ni en el físico, ni en características futbolísticas.

Adriano, el "gigante bueno" con sus 1,89 metro y casi 90 kilogramos, es el prototipo del denominado delantero "de peso". Un tanque muy difícil de parar por las defensa rivales, capaz de pelear con toda la retaguardia rival, que tiene gran olfato de gol, sabe resolver en los metros finales, y crear espacios a su compañero de reparto.

Además, el brasileño no está ni mucho menos exento de técnica. Es más, pese a su corpulencia, sus dotes técnicas son más que notables. Y ello pese a contar con tan sólo 22 años (los cumplirá el 17 del presente febrero). Virtudes que evidenció ayer tanto con sus dos goles como por el penal que se le cometió y que Recoba tradujo en el 3-0.

Recoba, que el 17 del próximo febrero celebrará su vigesimoctavo cumpleaños, es otra cosa. Con 179 centímetros de altura y zurdo nato, es de los jugadores más dotados técnicamente.

Su pierna izquierda es una maravilla, su disparo lejano es mortífero, ya que conjuga gran potencia y excelente colocación. Y le gusta jugar "a su aire", con libertad de movimientos y espacios, partiendo desde lejos e iniciando la acción que traiga consigo o una mortífera asistencia a un compañero o su disparo.

Y el hacer de Recoba, sobre todo, se ve beneficiado en mucho con los huecos que en la defensa rival sabe abrir la pelea y corpulencia de Adriano. El brasileño, unido a la recuperación física del uruguayo que se ha visto perjudicado por diversas lesiones musculares, puede ser vital para el renacer futbolístico de Recoba.

Ambos se complementan y forman una conexión que puede ser perfecta para el Inter de Milán y mortífera para el rival. Dan un ataque más equilibrado.

Ya lo apuntaron hace dos domingos, cuando el brasileño saltó en la segunda mitad del Módena-Inter de Milán (1-1), y ayer lo remarcaron tanto que nadie se acordó de las ausencias, en especial, la del lesionado Christian Vieri.

Un Vieri que junto al argentino Julio Cruz (anoche en el banquillo), el nigeriano Martins (lesionado) y el suspendido por dopaje Kallon dan al Inter un teórico temible poderío atacante.

Pero un ataque donde, en opinión de algunos técnicos italianos, hay muchos "clones", delanteros con características muy similares (Adriano, Vieri y Julio Cruz) y que difícilmente se pueden complementar si juegan juntos.

El problema para el técnico interista Alberto Zaccheroni vendrá ahora en si mantener la "conexión sudamericana" o dar entrada a Vieri, que se espera ya esté recuperado para el próximo partido.

Hoy por hoy, a tenor de anoche, Adriano y Recoba son vistos ya como insustituibles por la afición interista, que ha puesto su fe y confían en ambos para capitanear el renacer de un nuevo Inter. Incluso ya hay quien no ve imposible la segunda plaza (8 puntos le separan del Juventus y Roma).

Eso sí, las buenas sensaciones de anoche se deben confirmar en los siguientes encuentros, pues no hay que olvidar que el Inter acostumbra a deslumbrar en un partido y, en el siguiente, a destrozar todas las ilusiones de sus seguidores.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores