Natación: Reina de Munich 1972 intenta volver a participar en una Olimpiada

Shane Gould, de 47 años y única mujer en poseer los cinco récord de estilo libre al mismo tiempo, participará en un clasificatorio para Atenas 2004. La australian fue considerada como la "Mark Spitz" femenina, y es toda una leyenda en la natación.

25 de Febrero de 2004 | 17:51 | ANSA
SYDNEY.- Shane Gould, reina de los Juegos Olímpicos de Munich 72, de 47 años y madre de cuatro hijos, participará de un torneo clasificatorio para Atenas 2004.

"No es una broma, algunas de mis rivales serán más jóvenes que mis propios hijos", dijo Gould al semanario The New Idea.

Gould registró una marca de 30’’32 (por debajo del límite de 30.50) al ganar los 50m mariposa del Masters de veteranos que se celebró hace unos días en New Jersey, Estados Unidos.

Gould ganó en Munich oro en 200 y 400m libres y en 200 mixtos, plata en los 800m y bronce en los 100m libres y sigue siendo la única nadadora que llegó a poseer al mismo tiempo todos los records mundiales en estilo libre.

Heroína de su país con apenas 15 años, la australiana se retiró de la natación al año siguiente de los Juegos de Munich, con apenas 16 años, por lo que su vuelta, tres décadas después, marca un hecho inédito en la historia del deporte.

El retiro de "la Mark Spitz" de la natación femenina, como llegó a bautizarla la prensa, también se debió a que no soportó la presión a edad tan temprana, como reveló años más tarde en un libro autobiográfico.

Spitz, ganador de siete oros en Munich 72, intentó a los 41 años un retorno al alto nivel, pero sin éxito.

El retorno de Gould al alto nivel a los 47 años también es un hecho inédito en la natación, un deporte técnico y musculoso, y a su vez con muchas diferencias respecto del boxeo, donde George Foreman también sueña con su retorno a los 54 años de edad.

Gould se había retirado porque se casó muy joven, a los 18 años, con Neil Innes y se estableció en una granja cerca de su ciudad natal en Margaret River, en Australia Occidental, donde tuvo sus cuatro hijos (Joel en 1978, Kim en 1980, Tom en 1982 y Kristin en 1983).

Allí se dedicó a una vida alternativa, que contempló la religión, los paseos, el surf y la crianza de caballos, pero jamás olvidó la natación.

Después de 23 años de matrimonio se separó de Innes y sufrió una fuerte depresión, de la que comenzó a resurgir en 2000, requerida para los Juegos Olímpicos de Sydney, tras lo cual se radicó en Estados Unidos.

Allí comenzó a entrenarse con Mitt Nelms, su pareja actual, con quien además realiza un trabajo no convencional, que incluye sesiones de yoga y de Pilates, que la mostraron en gran forma en el reciente Masters de veteranos de Estados Unidos.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores