Colo Colo volvió al triunfo con Miguel Ramírez en el arco

El cuadro albo doblegó por la cuenta mínima a Temuco en la Araucanía, con el zaguero jugando de arquero tras la expulsión de Claudio Bravo.

10 de Marzo de 2004 | 23:25 | El Mercurio Internet
TEMUCO.- Ni el hincha más pesimista, de los que abundan por estos pagos, hubiese pensado a principios de temporada que Colo Colo tendría que sufrir tanto para derrotar a Temuco. Y no se trataba solamente de remontar los tres reveses consecutivos del equipo de Jaime Pizarro.

Además, el cuadro albo resistió los cinco minutos de descuento finales con diez hombres (los mismos de Temuco), pero con Miguel Ramírez custodiando la portería tras la expulsión del titular Claudio Bravo, por doble amonestación, ambas por "hacer tiempo". Por esto, el triunfo por la cuenta mínima conseguido en el "Germán Becker" es más bienvenido que nunca.

La oncena albiverde no es un mal equipo. Si sus puntas, Jorge Guzmán y César Díaz hubiesen estado algo más precisos en la definición, se pudo repetir un batatazo como el que le inflingieron a Universidad Católica. Pero no supieron aprovechar las repetidas licencias del fondo albo y terminaron en cero.

Por el otro lado, no había mucho más que el hiperquinético Juan Pablo Úbeda, el desborde incesante de Rodolfo Madrid y el oficio de Marcelo Espina. Por eso, la absurda infracción del zaguero Sebastián Rocco, cuando "Spider Man" recuperaba posiciones en el área temuquense, sonó a bendición.

Espina se paró en los once metros, remató de derecha y tapó Luis Vásquez. Pero el juez Claudio Fuenzalida ordenó repetir la ejecución por invasión al área local, y ahí Braulio Leal estuvo certero para cruzar el balón sobre el esfuerzo del ex meta de Unión Española (52').

Bonus track: Pablo Abdala fue expulsado por reclamar (54') y cuando el mediocampo albo superaba el esfuerzo de Rubén Bascuñán (ex colocolino), se lesionó Espina y todo volvió a fojas cero. Los minutos finales elevaron como figura al recuperado Miguel Riffo, hasta que expulsaron a Bravo.

Así se fue el partido y el triunfo quedó en manos del cuadro popular. Nada de mal como prolegómeno para el enfrentamiento ante Santiago Wanderers, para recomponer la lastimada relación entre la hinchada y el equipo, y para estrcuturar las confianzas perdidas. Que los dirigidos de Jaime Pizarro se den por pagados.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores