Colo Colo ganó a Bolívar y mató la mufa de la Libertadores

El cuadro popular consiguió la primera victoria de un equipo chileno en la Copa Libertadores, mantuvo su opción de clasificar a la segunda ronda y mostró las debilidades de una oncena que presentó a seis jugadores que serán titulares ante Chile, el 30 de marzo.

25 de Marzo de 2004 | 22:20 | El Mercurio Internet
Juan Pablo Úbeda
DÍA CERO.- Úbeda encaja un testazo en la puerta de Bolívar, la primera vez que un equipo chileno se ponía en ventaja en toda la Copa.
El triunfo de Colo Colo, minuto a minuto

SANTIAGO.- Colo Colo sumó el primer triunfo chileno en la Copa Libertadores de 2004, 337 días después de que Cobreloa superara a Pumas de México en los octavos de final de la edición anterior. Felizmente esta alegría no vino sola. A saber.

1. El cuadro albo ahora debe esmerarse en derrotar a Boca Juniors en Santiago, resultado que extendería sus opciones de clasificar en la última fecha, triunfo mediante sobre Deportivo Cali, en Colombia.

2. Marcelo Espina parece haber recuperado su nivel internacional: habilitó ambos goles. Los delanteros albos ya se están acostumbrando a celebrar: Úbeda y Neira anotaron sus primeros goles en meses. Y la defensa alba recuperó un patrón de esos que ya no hay por estos pagos. David Henríquez.

3 (y la mejor). Bolívar formó a Fernández, Sánchez, Pizarro; Pachi, Colque, Suárez y Castillo; todos jugadores que debieran ser titulares en el enfrentamiento entre Bolivia y Chile, por la quinta fecha clasificatoria, en La Paz. Si la altura no es mágica, Salas y Navia no debieran tener grandes problemas para desequilibrar, mientras que Nelson Tapia no tendría muchos apuros (¿o se estaba cuidando?).

José Castillo
EL CUCO.- Castillo fue bien controlado por el fondo albo.
El partido

Resulta que Bolívar salió temeroso al Monumental, así como la Católica el pasado fin de semana. Y cuando eso pasa, el control del partido queda inmediatamente en poder de los habilidosos Espina y Leal, que han justificado su integración en la cancha.

Por las bandas, Madrid y Huaiquipán ganaban los duelos personales, pero carecían de precisión para cerrar las jugadas con un buen centro o un pase con ventaja. Por eso, fue el capitán albo tomó las banderas y articuló el juego por el centro del equipo local, dodne Tufiño y Reyes no tenían el despliegue que mostraron en La Paz.

Eso y las confusiones entre los zagueros Sánchez y Ferreyra, permitieron que Neira y Úbeda aparecieran con ventaja en la cancha. Como es la costumbre de ambos, marraron un par de opciones antes de celebrar, pero por lo menos lo hicieron antes de que se desatara la rabia de los escasos seis mil hinchas que visitaron el Monumental.

El cuadro de Gustavo Huerta no puso más que sucesivos pelotazos para Castillo y algún remate Suárez que conjuró Lobos sin muchos problemas. La superioridad de la última línea, que se vio equilibradísima en el oficio de David Henríquez pudo más.

Cualquiera puede pensar que se celebra un triunfo histórico. No lo es, pero a estas alturas no hay que mirar el colmillo. Y sacarle el brillo suficiente para que el 30 de marzo el vuelo levante en forma más definitiva. Olmos... pídase el video del partido.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores